Un informe del Instituto Reuters analiza los cambios en la producción de noticias por el COVID-19 y los movimientos sociales

El estudio del Instituto Reuters Changing newsrooms 2020, publicado a finales de octubre, destaca que los confinamientos y las restricciones de seguridad han cambiado la forma en que las noticias se producen. Además, considera que el COVID-19 ha aumentado la incertidumbre económica, después de una caída considerable de los ingresos publicitarios, de los despidos masivos y de una mayor presión sobre una industria que ya soportaba desafíos considerables.

Un 55% de los encuestados destaca que las prácticas de trabajo en remoto pueden haber tenido el efecto de hacer las organizaciones más eficientes. Al mismo tiempo se mostraban preocupados por el impacto que pudieran haber tenido en la creatividad y el trabajo en equipo. Cerca del 80% sienten que el trabajo en remoto complica la creación y mantenimiento de relaciones.

De cualquier forma, muchas de las empresas de noticias podrían continuar operando de una forma más flexible. Casi la mitad de los encuestados (48%) decían que sus empresas planeaban reducir el tamaño de sus instalaciones. Así, el estudio concluía que, en el futuro, las redacciones híbridas (con parte del personal en la oficina y otra en remoto) podrían seguir siendo una parte integral del futuro de los medios.

Al mismo tiempo, los sucesos de los últimos meses han sacado a relucir una serie de cambios sociales y generacionales que están desafiando a las redacciones en otros aspectos. El movimiento Black Lives Matter ha traído consigo un mayor escrutinio de las injusticias raciales y las desigualdades sociales que cuestionan directamente la cobertura mediática de este tipo de temas.

Aunque los encuestados manifestaban que había habido un progreso significativo en la eliminación de las brechas de género, raciales, políticas y de las relativas a otras formas de diversidad, se mostraban reacios a afirmar que hubiesen desaparecido.

De acuerdo con los resultados del estudio, la mayoría de las organizaciones recogen datos sobre la diversidad de sus empleados y su dirección. Al mismo tiempo, algo más de un 40% manifestaba que sus empresas monitorizaban la diversidad de sus colaboradores y entrevistados y un 46%, que tenían a una persona al cargo de la gestión de la diversidad, la equidad y las prácticas inclusivas. Sin embargo, sólo un tercio de las empresas estaban dotadas de un presupuesto destinado a fomentar la diversidad. Además, mientras que muchos de los encuestados creían que sus organizaciones lo están haciendo bien en los niveles profesionales más bajos (84%), sólo una minoría (37%) sentían que fuese así en los niveles superiores.

Los problemas crecientes de la industria han impactado negativamente en la confianza de los directivos en sus capacidades para atraer y retener talento, especialmente para los cargos no editoriales. Además, destacaban que no están en condiciones de competir a través de las ofertas salariales y otros beneficios con otras industrias.

Para la elaboración del informe, el Instituto Reuters entrevistó a una serie de líderes de la industria por todo el mundo acerca de cómo se estaban adaptando sus organizaciones a estos desafíos internos y externos. El tamaño de la muestra fue de 136 entrevistados de 38 países y las entrevistas se realizaron entre el 21 de septiembre y el 7 de octubre de 2020.

Acceso al estudio AQUÍ

La caída de ingresos por el COVID-19 provoca pérdidas de explotación a Vocento

El grupo de comunicación Vocento registró en los nueve primeros meses de 2020 unas pérdidas de explotación de 3,321 millones de euros, cuando en el mismo periodo del año millones, pasado se habían conseguido unos beneficios de explotación de 6,073 millones, según la información remitida por el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Este empeoramiento de la explotación de Vocento cabe atribuirlo, sobre todo, a la caída del 15,1% de los ingresos de explotación que pasaron de 284,344 millones a 241,495 millones entre ambos periodos.

En el caso de los ingresos de publicidad, se redujeron el 19% hasta 95,759 millones de euros. Si se consideran juntos los ingresos de publicidad digital y los de comercio electrónico, ya representan el 45,4% de los ingresos de publicidad, cuando hace un año era el 41,9%.

Las pérdidas antes de impuestos ascendieron a 9,618 millones de euros frente a los 2,520 millones de beneficios de 2019.

Divisiones

Por divisiones, la de periódicos sigue siendo la parte principal de los ingresos de Vocento. Sus 195,282 millones representan el 80,9% de los ingresos de explotación, seguidos por los de audiovisual, con 22,422 millones (9,3%) y los clasificados con 16,477 millones (6,8%). Los ingresos de la división de diversificación de Vocento, donde se integran gastronomía y agencias, ingresó 10,006 millones (el 4,1%).

Cabe destacar que las divisiones de audiovisual y clasificados cerraron los nueve meses con beneficios de explotación, pero que no fueron suficientes para compensar las pérdidas de periódicos, gastronomía y agencias y las derivadas de estructura y eliminaciones. Y que en el caso de los periódicos las pérdidas se debieron fundamentalmente a ABC, puesto que los diarios regionales aun tuvieron una explotación positiva.

La opinión de los españoles sobre los medios ha empeorado durante el coronavirus

La opinión que tienen los españoles de los medios de comunicación social ha empeorado sensiblemente a lo largo de la crisis del coronavirus, según se desprende de los datos de dos encuestas realizadas por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en los meses de junio y octubre.

Si el pasado junio era el 37,7% de los encuestados quienes respondían que su opinión sobre los medios de comunicación social había empeorado, el porcentaje se elevó al 47,7% el mes pasado. Al tiempo, para quienes había mejorado se redujo del 26,3 al 22,9%. Unos porcentajes estos muy similares a los de que no habían cambiado de opinión 27 y 22%, respectivamente.

Debe reseñarse que, en términos generales, se ha producido un empeoramiento de la opinión que los españoles tienen de todas las instituciones, ya que solo en un caso -el del personal docente (maestros/as, profesores/as, educadores/as, etc.)- crece el porcentaje de quienes declaran que su opinión ha mejorado.

Perspectiva DigiMedios: El empeoramiento de la opinión de los españoles sobre los medios de comunicación como institución debería mover a la reflexión de esos medios, ya que contrasta con el indudable esfuerzo que se ha hecho para cubrir informativamente la pandemia del COVID-19.

FCyT señala de nuevo la falta de transparencia de grupos y medios de comunicación en España

Ningún grupo ni medio de comunicación español, de los 21 incluidos en el informe Primera Plana 2019, alcanza la clasificación de “transparente” en las áreas de propiedad, gobierno corporativo, información económica, creación y divulgación de contenidos y cumplimiento normativo.

Este informe, realizado por la Fundación Compromiso y Transparencia, evalúa en función de 19 indicadores referidos a las áreas citadas cuál es el grado de transparencia de las compañías españolas, haciendo una distinción entre las cotizadas (que tienen unas obligaciones legales de transparencia mayores) y las compañías no cotizadas.

En el informe de este año solo alcanzan la categoría de “traslucidos” (en parte como consecuencia de las obligaciones citadas) los grupos cotizados Atresmedia, Mediaset, Prisa y Vocento, mientras que caen en la categoría de “opacos” el cotizado Unidad Editorial (en realidad, su matriz RCS MediaGroup) y los no cotizados: Ara.cat, Cope, Diario Prensa Digital (elDiario.es), El León del Español (El Español), Grupo Godó (La Vanguardia), Henneo (Heraldo de Aragón), Hermes Comunications (El Punt Avui), Intereconomía, Grupo Joly, Dos Mil Palabras (Okdiario), Grupo Planeta (La Razón), Grupo Prensa Ibérica (El Periódico), Promicsa (Diari de Tarragona), Grupo Segre, Titania (El Confidencial) y Grupo Voz de Galicia.

Dentro de sus conclusiones, el informe de Compromiso y Transparencia señala que “los grupos de comunicación españoles siguen sin ser muy conscientes de los riesgos que afectan a su credibilidad e independencia editorial”. Además, y paradójicamente, “las empresas de comunicación, cuya influencia a la hora de configurar los valores de la sociedad resulta incuestionable, constituyen uno de los sectores más opacos. La gravedad de este hecho no se puede suavizar en unos momentos en los que la credibilidad de las instituciones y personas está siendo sometida a un constante asedio por el auge de las fake news”.

Acceso al informe AQUÍ

El beneficio bruto de explotación de Unidad Editorial se redujo el 58,9% hasta septiembre

En los nueve primeros meses del ejercicio el grupo Unidad Editorial registró un beneficio bruto de explotación (EBIDTA) de 11,8 millones de euros, el 58,9% menos que los 28,7 millones del mismo periodo de 2019, según la información hecha pública por su compañía matriz, la italiana RCS MediaGroup.

El retroceso en la explotación el grupo italiano se atribuye al impacto de la epidemia de COVID-19 en los ingresos, que cayeron el 32,4% desde 210,5 millones en 2019 a 142,3 millones este año.

Dentro del capitulo de ingresos, los publicitarios se redujeron el 33,7% al pasar de 88,7 millones a 56,8 millones entre ambos periodos, de acuerdo con la información facilitada por RCS MediaGroup ahora y hace un año.

Del total de los ingresos publicitarios, el 59% (unos 34,7 millones) correspondieron a la publicidad digital. Además, en la información facilitada se confirma la cifra facilitada por el grupo español hace unas semanas de que los suscriptores digitales de Elmundo.es se sitúan entre 50.000 y 51.000 abonados.

AMPLIACIÓN (16/11/2020)

Por lo que se refiere al beneficio de explotación se redujo a la quinta parte al pasar de 20,0 millones de euros entre enero y septiembre de 2019 a 4,1 millones en el mismo periodo de este año. En el ercer trimestre de este año, sin embargo creció hasta 2,7 millones, frente a 0,9 millones hace un año.

En cuanto a las partidas de los ingresos, los 142,3 millones se distribuyeron entre: 56,4 millones de ingresos editoriales; 58,9 millones de ingresos publicitarios (no 56,8 millones como se estimó al redactar esta noticia el 9 de noviembre, a partir de la información de 2019), y 27,0 millones de otros ingresos.

La cobertura de la pandemia deja secuelas en el periodismo, según un estudio internacional

Para muchos periodistas que han cubierto informativamente la pandemia de COVID-19, el trabajo en una crisis humana tan devastadora ha provocado un impacto psicológico y emocional, al que califican como el aspecto más difícil del trabajo realizado. Esta es una de las conclusiones del estudio Proyecto de Periodismo y Pandemia, investigación realizada por el Centro Internacional de Periodismo (ICFJ, por sus siglas en inglés) y el Centro Tow para el Periodismo Digital de la Universidad de Columbia.

Mientras el 70% de los 1.406 periodistas encuestados en todo el mundo señalaban el citado impacto psicológico como la principal consecuencia, un 63% identificaba en segundo lugar los problemas financieros provocados, mientras que el intenso flujo de trabajo se situaba en tercer lugar, por delante del aislamiento y del temor a ser infectado por el virus.

Entre los aspectos más relevantes del estudio se encuentra el que los encuestados identificaron a políticos y a responsables de las administraciones y los gobiernos como la principal fuente de desinformación durante la pandemia, al tiempo que apuntaban a Facebook como uno de los principales propagadores de esa desinformación.

Entre los aspectos positivos, a juicio de los periodistas, debe destacarse un aumento de la confianza de las audiencias en el periodismo y un mayor compromiso con la profesión.

El Proyecto Periodismo y Pandemia se inició en abril de 2020 y hasta ahora se han hecho públicas las conclusiones principales del mismo, pero en los próximos meses está previsto ir distribuyendo otros informes realizados a partir de la investigación sobre aspectos que van de la influencia de la pandemia en la libertad de prensa hasta el desarrollo de nuevas narrativas.

Para acceder al estudio preliminar AQUÍ

La mitad de los hogares con acceso a internet usa plataformas de pago para ver contenidos audiovisuales

En medio de la pandemia -el trabajo de campo se realizó en mayo y junio pasados- el 49% de los hogares españoles que tenían acceso a internet utilizó plataformas de pago (como Netflix, HBO o Movistar TV) para ver contenidos audiovisuales, incluidas series de televisión, según los datos del Panel de Hogares CNMC, que Competencia mantiene junto al ente público Red.es. Ese porcentaje es doce puntos superior al que se registraba en el mismo periodo del año pasado.

La facturación de Mediaset hasta septiembre disminuyó un 17,3%

De acuerdo con las cifras que ha presentado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en los nueve primeros meses de 2020, el grupo audiovisual Mediaset generó un resultado de explotación de 132,9 millones de euros, lo que supone una caída del 30,1% respecto al mismo período del año anterior.

Entre enero y septiembre los ingresos de explotación de Mediaset llegaron a 546,6 millones de euros. Esta cifra supone una caída del 17,3% respecto a los 660,7 millones que ingresó en los primeros nueve meses de 2019.

La facturación publicitaria de Mediaset se ha visto afectada por la caída generalizada de la inversión en publicidad que ha provocado la crisis del COVID-19. Durante los primeros nueve meses de 2020, los ingresos brutos publicitarios de Mediaset se redujeron en casi un 24% respecto a 2019 pasando de 644 millones a 488. Sin embargo, dentro de la línea de negocio de Mediaset correspondiente a otros ingresos (actividad cinematográfica, internet, venta de derechos, servicios prestados a TV Real Madrid y suscripciones a Mitele Plus) la cantidad facturada se elevó de 44,2 millones de euros en 2019, a 76,4 millones este año.

Así, el beneficio antes de impuestos Mediaset España en el periodo de referencia alcanzó los 134,4 millones de euros lo que supone una caída respecto a 2019 del 31,2%.

Dentro de las cifras presentadas por Mediaset a la CNMV, destaca el menor retroceso -del 4,8%- de los ingresos en el tercer trimestre de 2020 y la mejora del beneficio de explotación del 22,3% hasta 44 millones de euros.

Prisa incurre en pérdidas de explotación en los primeros nueve meses de 2020

El grupo de comunicación Prisa cerró los nueve primeros meses del ejercicio con unas pérdidas de explotación de 0,1 millones de euros, cuando el año pasado en el mismo periodo había logrado un beneficio de 49,6 millones, según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el periodo, los ingresos del grupo descendieron el 22,7% al pasar de 796,9 millones a 616,0 millones entre 2019 y 2020.

El grupo editor de El País registró a mes de septiembre unas pérdidas antes de impuestos de 66,6 millones (-10,7 millones, en 2019), que se incrementarían notablemente con las pérdidas ocasionadas por la venta del grupo portugués Media Capital, operación aún pendiente de las autorizaciones preceptivas.

Divisiones

Hasta septiembre, la división de educación de Prisa, que se organiza en torno al grupo Santillana, generó unos ingresos de 392,3 millones de euros, que representaban el 63,7% de los ingresos totales, mientras que su resultado bruto de explotación(EBIDTA) fue de 110,1 millones, siendo la única unidad de negocio del grupo que registró beneficios.

La división de radio registró unos ingresos de 122,5 millones se redujo el 37,6%, mientras que sus pérdidas de explotación fueron de 39,2 millones de euros, frente a un beneficio en 2019 de 28,4 millones.

En España los ingresos de esta división ascendieron a 91,7 millones (-31,2%) y la pérdida de explotación a 10,3 millones frente a unos beneficios de 16,6 millones en 2019.

La división de Prensa (que incluye Prisa Noticias, Prisa Tecnología y Prisa Brand Solutions), por su parte, generó unos ingresos de 113,5 millones, con una caída del 25,8% frente a los 152,9 millones de hace un año. Sus pérdidas brutas de explotación ascendieron a 17 millones de euros, cuando en 2019 generó un beneficio de 1,1 millones.

Dentro de esta división, el grupo Prisa informa de que el sistema de suscripción digital de El País ya ha alcanzado los 71.021 suscriptores digitales exclusivos (117.421 suscriptores si se contabilizan modalidades como el papel o las copias digitales), con un ingreso por abonado (ARPU) cercano a los 9 euros. Los ingresos digitales representan ya un 41% del total de los ingresos de Noticias (100,3 millones).

Competencia sanciona a Atresmedia por publicidad encubierta.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto dos sanciones al grupo audiovisual Atresmedia por la inclusión de publicidad encubierta en los programas de El Jefe Infiltrado, de Antena 3, y El Hormiguero, de La Sexta. La CNMC considera que las prácticas de los programas de Atresmedia entran dentro del supuesto de infracciones graves contrarias a la Ley General de Comunicación Audiovisual.

En el caso de la infracción del programa El Jefe Infiltrado la CNMC impone a Atresmedia una sanción de 162.132 euros por publicidad encubierta de la empresa Grupo Abrasador el 9 de mayo de 2019.

En el caso de El Hormiguero, la CNMC considera que realizó publicidad encubierta de la marca Carolina Herrera. La sanción en este segundo caso se elevaría a 232.970 euros por la promoción realizada el pasado 3 de octubre de 2019.

La CNMC destaca en un comunicado que con su última resolución se agota la vía administrativa y que cualquier disconformidad adicional de Atresmedia tendrá que llevarse como recurso contencioso-administrativo a la Audiencia Nacional.

En la tramitación del expediente pertinente, Atresmedia alegó, entre otras razones, que en el caso del programa de La Sexta ”no se trata de emplazamientos de producto, al faltar el requisito de la remuneración o contraprestación similar” y en el de Antena 3, que en el programa se mostraban no solo aspectos positivos de la empresa, sino también negativos, algo a lo que no se prestaría un anunciante en un anuncio publicitario.