Competencia sanciona a Atresmedia por publicidad encubierta.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto dos sanciones al grupo audiovisual Atresmedia por la inclusión de publicidad encubierta en los programas de El Jefe Infiltrado, de Antena 3, y El Hormiguero, de La Sexta. La CNMC considera que las prácticas de los programas de Atresmedia entran dentro del supuesto de infracciones graves contrarias a la Ley General de Comunicación Audiovisual.

En el caso de la infracción del programa El Jefe Infiltrado la CNMC impone a Atresmedia una sanción de 162.132 euros por publicidad encubierta de la empresa Grupo Abrasador el 9 de mayo de 2019.

En el caso de El Hormiguero, la CNMC considera que realizó publicidad encubierta de la marca Carolina Herrera. La sanción en este segundo caso se elevaría a 232.970 euros por la promoción realizada el pasado 3 de octubre de 2019.

La CNMC destaca en un comunicado que con su última resolución se agota la vía administrativa y que cualquier disconformidad adicional de Atresmedia tendrá que llevarse como recurso contencioso-administrativo a la Audiencia Nacional.

En la tramitación del expediente pertinente, Atresmedia alegó, entre otras razones, que en el caso del programa de La Sexta ”no se trata de emplazamientos de producto, al faltar el requisito de la remuneración o contraprestación similar” y en el de Antena 3, que en el programa se mostraban no solo aspectos positivos de la empresa, sino también negativos, algo a lo que no se prestaría un anunciante en un anuncio publicitario.

Competencia sanciona a Mediaset y Atresmedia por prácticas anticompetitivas en la comercialización de la publicidad en televisión

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha comunicado ya la imposición de una sanción a los grupos audiovisuales Mediaset y Atresmedia por prácticas anticompetitivas en la comercialización de la publicidad en televisión. En conjunto, la sanción se eleva a 77,1 millones de euros, repartidos casi a partes iguales. La CNMC, además, ha comunicado a los dos grupos que están obligados a modificar sus estrategias comerciales antes de tres meses. Tanto Mediaset como Atresmedia han anunciado que recurrirán la sanción.

A juicio de Competencia, los dos grupos audiovisuales han desarrollado políticas comerciales en la venta de la publicidad televisiva que se han traducido en una elevada concentración de la inversión publicitaria en sus canales; entre ambas tienen una cuota conjunta del 85% del mercado. De esta manera, dice el comunicado de la CNMC, se limita “la capacidad del resto de canales de televisión para captar ingresos por publicidad, con riesgo de verse expulsados del mercado”.

Según la investigación ad-hoc de la CNMC, Mediaset y Atresmedia imponían a sus anunciantes una elevada cuota mínima de inversión, que, en definitiva, suponía un porcentaje significativo de sus campañas de publicidad, contemplando penalizaciones si se incumplían estos compromisos.

Por otra parte, ambos grupos pagaban unos incentivos a las agencias de medios –principales intermediarios de la publicidad televisiva- denominados extraprimas, que estaban condicionados a que las agencias alcanzaran un determinado volumen o cuota de inversión sobre el conjunto de la publicidad facturada en Mediaset y Atresmedia. Dichas extraprimas tienen un peso significativo en la cuenta de resultados de las agencias.

En tercer lugar, los dos grupos comercializaban de forma habitual la publicidad en paquetes o módulos de canales, que incluían alguno de los de mayor audiencia, con otros menos atractivos para los espectadores. La venta mediante paquetes de canales se veía reforzada por la denominada pauta única (denominada simulcast), es decir, la transmisión simultánea de la publicidad en los distintos canales de la cadena, siguiendo la pauta del que tiene más audiencia.

Todas estas prácticas combinadas hacían que el resto de operadores televisivos (tanto nacionales como regionales, abiertos y de pago) tuvieran dificultades para competir en igualdad de condiciones con los canales que son equivalentes en audiencia y que son propiedad de Mediaset y de Atresmedia, quedando así excluidos del mercado de la publicidad televisiva y teniendo más dificultades para adquirir contenidos atractivos que les permitieran mejorar su audiencia.

Aunque cada grupo televisivo, según la CNMC, realizaba estas prácticas de forma independiente, en la valoración de los efectos se ha tenido en cuenta su carácter acumulativo, ya que representa el 85% del mercado de la publicidad televisiva en España y cada uno tiene más del 40%.

Por lo que se refiere a las sanciones, la de Mediaset España (y de su comercializadora Publiespaña) se eleva a 38,9 millones, mientras que la de Atresmedia Corporación (y de su comercializadora Atres Advertising) asciende a 38,2 millones de euros.

Recursos

Como contra esta resolución no cabe recurso administrativo, los grupos solo pueden interponer recurso contencioso-administrativo en la Audiencia Nacional, como así han dicho que harán.

En el caso de Mediaset España, y a través de un comunicado (AQUÍ) a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía ha manifestado su más absoluto desacuerdo con la decisión y ha anunciado que procederá a impugnarla, solicitando su suspensión cautelar.

De acuerdo con el citado comunicado, “La deficiente consideración de la estructura de mercado, la base jurídica errónea y el error en la calificación de las conductas, la ausencia total de prueba de los efectos anticompetitivos supuestamente generados, y otros muchos vicios de base en la investigación llevada a cabo, nos hacen confiar en que la Resolución será anulada en vía jurisdiccional”.

Por su parte, Atresmedia, y también mediante una comunicación a la CNMV (AQUÍ), ha manifestado que considera que la sanción no está justificada, ni por su fundamentación legal ni por su cuantía, y ha anunciado que planteará todas las actuaciones y recursos que procedan, y en todas las instancias, para defender sus intereses.

Según una nota de prensa de este grupo, se trata de “una resolución injusta, errónea e infundada, fruto de un procedimiento que, sorprendentemente, parecía tener decididas las conclusiones desde su inicio”. Atresmedia, además, considera desproporcionada la cuantía de la sanción y subraya que se trata de la mayor multa impuesta por la CNMC a una empresa por unas prácticas que solo alcanzarían la categoría de infracción grave.

La CNMC abre un expediente sancionador a Telefónica por el incumplimiento de los compromisos asumidos tras la compra de DTS

Según ha confirmado la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) Telefónica “calculó de forma errónea los costes fijos del canal ‘Movistar Partidazo’ de su oferta mayorista de canales de televisión de pago (en la temporada 2016/2017), al realizar el reparto inicial en julio de 2016 entre los operadores que lo contrataron”. Aunque el operador de telecomunicaciones reconoció su error después, los operadores tuvieron que soportar por dicho canal unos costes mayores a los que les correspondían.

Por este motivo la CNMC ha instado que se abra un expediente sancionador a Telefónica por el incumplimiento de los compromisos adquiridos tras la operación de concentración Telefónica/DTS en abril de 2015, cuando el operador compró el 56% de DTS que poseía el grupo Prisa.

Según las condiciones de la operación y en el caso de los canales de pago, Telefónica debe contar con una oferta mayorista para que sus competidores puedan acceder a sus canales de televisión de pago con contenidos premium (películas de estreno, competiciones deportivas nacionales e internacionales, etc.), y comercializarlos mediante sus propias plataformas de televisión de pago. Para calcular el pago de los competidores por el acceso a los canales de fútbol y motor de la oferta mayorista Telefónica tiene en cuenta el llamado coste mínimo garantizado (CMG).

Del análisis de la CNMC del reparto inicial entre los operadores del coste mínimo garantizado del canal Partidazo que realizó Telefónica en julio de 2016, el regulador concluye que Telefónica debe ajustar los costes que fueron asignados a cada operador por el efecto de varias correcciones. Uno de estos ajustes es consecuencia de que Telefónica consideró inicialmente un número de abonados inferior al que debería haberle correspondido, lo cual dio lugar por este factor a costes superiores para los operadores que contrataron este canal. Si bien se ha tenido en cuenta en las compensaciones económicas que Telefónica devolvió los importes excedidos por esta causa en septiembre de 2018, la temporada ya estaba vencida, sin posibilidad de reparar los posibles efectos sobre la competencia en su momento.

Realizados todos los ajustes en conjunto, la Resolución determina que Telefónica deberá compensar a aquellos operadores a los que cobró de más por coste mínimo garantizado de los canales de fútbol y motor, así como se le reconoce igualmente a Telefónica el derecho a reclamar el pago de las cantidades cobradas de menos a otros operadores, en caso contrario.

Acceso a la resolución completa AQUÍ

Competencia sanciona a Mediaset con 1,3 millones por la emisión de contenido inadecuado para menores

La Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto una sanción a Mediaset por un importe de 1.094.006 euros y otra de 207.302 euros tras instruir sendos expedientes por la emisión de contenidos audiovisuales que pueden resultar perjudiciales para el desarrollo físico, mental y moral de los menores.
El primer expediente, que agrupa seis sanciones, se refiere a la emisión de contenidos perjudiciales para el desarrollo de los menores de edad, y con una calificación por edades inadecuada, en varios programas “Sálvame Naranja” y “Sálvame Limón” emitidos el pasado enero.
El segundo expediente, por su parte, agrupa dos sanciones y se refiere a la emisión de contenidos inadecuados en un programa de “Sálvame Naranja”, emitido en febrero.
La CNMC había requerido previamente a Mediaset que adecuase la emisión de contenidos a la normativa audiovisual.
Recurso de Mediaset
Por su parte, Mediaset, según informa su portal Mitele.es, recurrirá la multa impuesta por la CNMC al considerarla absolutamente «desproporcionada, arbitraria, injustificada y con imputaciones antijurídicas». Según dicha información, para Mediaset España, la sanción pone de manifiesto la «arbitrariedad con la que se tratan los asuntos relativos a la televisión generalista, que adolece de una hiperregulación que contrasta con la nula legislación para las nuevas actividades audiovisuales”.
Además, Mediaset España considera que en ningún momento hubo durante dichas emisiones la presentación de un conflicto emocional grave y detallado, con un tratamiento de los asuntos que encaja en la calificación con la que se emitió.

La CNMC investiga si Mediaset emitió publicidad encubierta

La Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) ha abierto un expediente sancionador contra Mediaset por una posible vulneración de la Ley General de Comunicación Audiovisual , que prohíbe “la comunicación comercial encubierta y la que utilice técnicas subliminales”.

Según una nota de la CNMC, durante la emisión del programa “Sálvame Limón/Sálvame Naranja” del 8 de noviembre pasado se presentó una revista con finalidad publicitaria y promocional, con incitación directa a la compra de la misma. A juicio de Competencia, este hecho puede inducir a error a los telespectadores, pues a la vez que se informa o se debate sobre la noticia publicada en portada ese mismo día por la revista, también tiene lugar una promoción de la misma.

Ahora, Mediaset dispone de un plazo de diez días para presentar alegaciones.

Multa por superar el tiempo de publicidad

Por otra parte, a finales de enero la CNMC sancionó a la misma compañía con 35.850 euros por superar los límites de emisión dedicados a los mensajes publicitarios, que están fijados en 12 minutos por hora natural.

Las infracciones se habían producido entre mayo y julio de 2017 en los canales Cuatro, Telecinco y Boing.

Aunque a Mediaset se le aplicó una reducción de la sanción inicialmente prevista (59.750 euros), por reconocer voluntariamente su responsabilidad y por haber realizado el pago voluntario con anterioridad a dictarse la resolución, puede interponer recurso contencioso-administrativo contra esta sanción ante la Audiencia Nacional.

La CNMC sanciona a Atresmedia por sobrepasar los límites de emplazamiento publicitario en la serie “Velvet”

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto una sanción de 200.030 euros al grupo audiovisual Atresmedia Corporación de Medios de Comunicación por sobrepasar los límites de emplazamiento de producto de la marca Coca-Cola, según una nota de prensa distribuida por este organismo.

Las infracciones se cometieron durante la emisión en su canal Antena 3, de la serie Velvet entre septiembre de 2015 y diciembre de 2016.

A juicio de la CNMC, el grupo audiovisual cometió una infracción administrativa grave de carácter continuado, incumpliendo los requisitos establecidos en el art. 17.3 de la Ley General de Comunicación Audiovisual (LGCA). Según el organismo, del análisis llevado a cabo se extrae la utilización de la marca de forma recurrente en varios capítulos de la serie y, en algunos de ellos se le ha dotado de una prominencia excesiva dentro de las escenas en las que se incluye el emplazamiento.

Contra esta decisión, Atresmedia podrá interponer recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional.

Competencia sanciona a RTVE por emitir publicidad encubierta

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a la Corporación de Radio y Televisión Española (CRTVE) por haber emitido durante un programa de Masterchef, en La 1, una comunicación comercial encubierta de la marca Bodegas González Byass y de algunos de sus productos.

La sanción impuesta por la CNMC asciende a 219.342 euros y responde a la comisión de una infracción administrativa continuada de carácter grave de la Ley General de la Comunicación Audiovisual. Con anterioridad a la emisión del programa citado, en mayo de 2016, la CNMC ya había requerido en febrero de ese año a CRTVE para que dejara de emitir comunicaciones comerciales en cualquier programa de Masterchef y Masterchef Junior.

Contra la resolución de la CNMC, la radiotelevisión pública estatal puede interponer  recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional.

Competencia abre un expediente a Telefónica por publicidad en Canal+ Liga

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha abierto un expediente sancionador a Telefónica tras detectar la emisión de publicidad de bebidas alcohólicas de graduación inferior a 20 grados, fuera de la franja horaria comprendida entre las 20:30 y las 06:00 del día siguiente.

Mientras que la publicidad de bebidas con graduación alcohólica superior a 20 grados está prohibida, las de graduación menor a 20 grados sí que se permiten en el horario especificado.

Las infracciones -de carácter grave- detectadas en Canal + Liga tuvieron lugar en los meses de octubre y noviembre de 2015.

Ahora, Telefónica dispone de un plazo de quince días para presentar alegaciones.

Competencia sanciona a Atresmedia por incumplir las condiciones de la fusión de Antena 3 y La Sexta

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto una sanción de 2,8 millones de euros a  Atresmedia al considerar que ha incumplido algunas de las condiciones impuestas en la concentración de Antena 3 y La Sexta autorizada en 2012. Para el regulador este incumplimiento supone una infracción muy grave de la Ley de Defensa de la Competencia  de 2007. Si no está de acuerdo con la sanción, y como esta resolución pone fin a la vía administrativa, Atresmedia deberá interponer recurso contencioso-administrativo en la Audiencia Nacional.

Según la CNMC se ha acreditado el incumplimiento de las condiciones relativas al mercado de la publicidad televisiva (entre octubre de 2012 y febrero de 2014), a la adquisición de contenidos y a los mercados de comercialización de contenidos (entre septiembre de 2012 y noviembre de 2014).

En referencia al mercado de publicidad, la política comercial de la televisión, a juicio de la CNMC, limitaba la libertad de contratación de los anunciantes al vincular la venta de publicidad entre los canales del grupo Atresmedia y al no tener una oferta comercial que no permitiera al cliente distribuir su inversión como estimase conveniente.