Un estudio identifica las dificultades que tienen los medios para captar audiencias más jóvenes.

Un estudio encargado por el Reuters Institute for the Study of Journalism (RISJ) a la agencia Flamingo revela que la forma en la que las audiencias más jóvenes en Estados Unidos y el Reino Unido se acercan a las noticias es diferente a la de las generaciones anteriores. Los jóvenes persiguen, principalmente, progreso y disfrute para sus vidas, lo que impacta en la manera en que buscan y reciben las noticias.

Para las audiencias de menor edad, ya no existe la necesidad de buscar las noticias o de informarse de forma proactiva. Están expuestos, indirectamente, a los impactos informativos que les llegan a través de las redes sociales, el contenido digital, los programas de televisión y las conversaciones online. Al mismo tiempo, se enfocan con mayor interés a otros tipos de contenido, como la combinación de información y entretenimiento (o infotainment), las historias de estilo de vida o los contenidos de blogueros o videoblogueros.

Por ello, las generaciones más jóvenes están desconectando de las formas tradicionales de consumir noticias, que han dejado de ser tan relevantes o dominantes para ellos cuando se trata del contenido informativo.

El estudio destaca que, si las marcas de noticias tradicionales concebían las noticias como “lo que uno debe saber”, las nuevas generaciones lo ven más cómo “lo que uno debe saber (hasta cierto punto), pero también lo que es útil, interesante o divertido saber”.

Por este motivo, el papel que las noticias tienen para las nuevas generaciones es mucho más individualista. Se trata de lo que la información puede hacer por ellos como individuos, más que como sociedad. En ese sentido, aunque se ha aumentado la producción los contenidos pensando en los individuos, la realidad es que pocas marcas tradicionales de información son consideradas útiles, interesantes o divertidas.

Además, el estudio destaca que, en ocasiones, conectar con algunos de estos grupos de edad es aún más complejo, ya que perciben el consumo de noticias como una tarea rutinaria y tediosa.

Por último, la investigación de la agencia Flamingo –que está especializada en el diseño de estrategias culturales- hace hincapié en el hecho de que una parte significativa de los jóvenes será difícil de captar, habida cuenta de su bajo interés en las noticias.

Más información AQUÍ

Un estudio universitario destaca la diversidad de las redacciones como herramienta clave para enfrentarse a los retos periodísticos

El estudio “Talento y diversidad en los medios”, publicado hace unas semanas por el Reuters Institute for the Study of Journalism (RISJ), destaca la necesidad de contar con unas redacciones diversas en materia de género, de composición étnica y de pluralidad política con el fin de poder representar de forma adecuada la realidad de las sociedades sobre y a las que informan.

El estudio fue realizado por cinco investigadores y profesores universitarios del Reino Unido, Alemania y Suecia (Alexandra Borchardt, Julia Lück, Sabine Kieslich, Tanjev Schultz y Felix Simon) que entrevistaron a una docena y media de directivos de informativos  y a una decena de representantes de escuelas y facultades de Periodismo de los tres países.

Según las conclusiones del estudio, el papel de los medios en la sociedad está cambiando y la legitimidad de las organizaciones informativas tradicionales está siendo cuestionada. Además, los periodistas han perdido su condición de únicos mediadores de la información, al tiempo que se erosiona la base económica sobre la que descansan los medios en los que trabajan.

En este contexto, las conversaciones de los investigadores con los ejecutivos y los responsables de los centros de formación revelaron que la búsqueda de profesionales con talento para las redacciones se sitúa siempre entre los tres principales desafíos de los medios, si bien el primer lugar lo ocupa siempre la gestión de la transformación digital y el correspondiente ajuste del modelo de negocio.

A los ojos de ejecutivos y profesores, las nuevas generaciones de periodistas están más motivadas, son más flexibles y están más capacitadas tecnológicamente que las generaciones anteriores. Entre sus características citan también que se comprometen menos con las empresas en las que trabajan, le dan más valor a la libertad individual y buscan unas condiciones laborales que les permitan conciliar su vida profesional con la personal.

A la hora de abordar la diversidad, el estudio revela la necesidad de la contar en las redacciones con puntos de vista distintos sobre los asuntos políticos; los problemas que se derivan de la ausencia de periodistas con un conocimiento del mundo rural, como consecuencia de los problemas que atraviesan los medios locales, y, también, la ausencia de profesionales –normalmente de extracción universitaria- que aporten la perspectiva de las clases trabajadoras.

Por lo que atañe a la diversidad de género, los ejecutivos y profesores entrevistados no ven ningún problema a la hora de contar con mujeres periodistas con talento. En este caso los retos que se mencionan son los que generan aspectos laborales como la brecha salarial.

El informe de 2019 del Instituto Reuters constata la menor confianza y las dudas sobre el papel de los medios informativos

La confianza de los ciudadanos en las noticias en general ha descendido en los países que cubre el Digital News Report 2019, que realiza el Reuters Institute for the Study of Journalism (RISJ), un promedio de 2 puntos hasta situarse en el 42% (43% en España) y menos de la mitad de los encuestados confían en las noticias que ellos mismos buscan. Debe destacarse que la confianza en las noticias a las que se accede por buscadores (33%) o que se recibe por las redes sociales (23%) es aún más baja.

Además, el panorama se completa con la constatación de que, para los ciudadanos, los medios informativos cumplen mejor la labor de mantenerles al día de lo que sucede (61% lo cree) que de ayudarles a entender qué hay tras esos acontecimientos (51%).

Para entender el crecimiento del populismo y sus consecuencias, los responsables del estudio introj¡dujeron este año algunas preguntas específicas que les mostraron que las personas con actitudes populistas señalan más la televisión como su principal fuente de noticias, suelen utilizar Facebook para consultar noticias online y confían menos en la información en términos generales que otros colectivos.

Otro aspecto en el que profundiza el estudio del Instituto Reuters este año es en el de aquellos encuestados que manifiestan que evitan de forma activa las noticias y que han llegado hasta el 32% (en España, el 33%). Entre las razones esgrimidas se encuentran la de que tienen un efecto negativo en su estado de ánimo y la de que les hace sentirse inermes para cambiar las cosas.

En cualquier caso, el deterioro de la relación entre consumidores y medios tiene un aspecto positivo toda vez que un 26% de la muestra manifiesta que ahora escoge fuentes de información que les ofrecen más confianza, mientras que otro 24% manifestó que habían abandonado fuentes que les parecían dudosas.

Más información AQUÍ

El Informe Reuters de 2018 detecta signos de cambio en el escenario de los medios informativos

El Digital News Report, que anualmente elabora el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, detecta este año signos esperanzadores de cambio en la industria de los medios y la información, con el desarrollo de modelos más centrados en la calidad del contenido y un mayor énfasis en los sistemas de pago por contenidos.

Según los responsables del estudio se advierte que la tendencia hacia un contenido informativo distribuido a través de redes sociales y agregadores se ha ralentizado (y en algunos casos revertido),mientras que hay un crecimiento en muchos países hacia las suscripciones.

Acceso a la versión inglesa del informe AQUÍ

En el caso de España, donde el estudio fue editado por los profesores Avelino Amoedo, Alfonso Vara-Miguel y Samuel Negredo  de la Universidad de Navarra, se reduce la diferencia entre los usuarios que confían en las noticias (44%) y los que no se creen la mayoría de la información (30%), si bien cuando se les pregunta por las noticias que han elegido, la diferencia crece (48% confía frente a 23% que no confía). Por tipo de medios, esa confianza oscila entre el 54% que reciben los periódicos impresos y el 30% de las redes sociales.

En cualquier caso, España se sitúa en el tramo intermedio de los 37 países investigados por lo que se refiere a la población de confía en las noticias, por delante de países europeos como Reino Unido, Italia, Suecia y Francia, entre otros.

Este año el Digital News Report ha profundizado por primera vez en la alfabetización mediática de la audiencia de noticias online y, en el caso de España, según los responsables del informe, “los resultados no son demasiado alentadore”. Así, sólo un 53% de los encuestados sabía que TVE no depende de la publicidad para financiarse; un 22% conocía que las notas de prensa suelen estar escritas por los portavoces o personal de comunicación de las organizaciones; apenas un 29% sabía que las noticias que ofrece Facebook son elegidas con base en un algoritmo y no por periodistas o aleatoriamente; y sólo un 10% de los encuestados estaba informado de que la mayor parte de los diarios digitales está en pérdidas.

Es importante señalar que en el informe  el universo de la encuesta no está cuantificado y corresponde a internautas adultos que han consumido noticias en el último mes. Según AIMC/EGM en España en 2017 leyeron información actualidad en el último mes 17,34 millones de españoles, es decir el 44% de la población mayor de 14 años.

Para acceder a la parte del informe referida a España AQUÍ

Diferenciación, fiabilidad y pluralismo, tres palancas para que periodistas y medios recuperen la confianza de la audiencia

El estudio  sobre la información digital realizado por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (2017 Digital News Report) detectó un bajo nivel de confianza en una serie de países, entre los que se encontraba España, en relación a la información que los medios informativos y las redes sociales suministraban a los periodistas.

Como el estudio disponía de algunas preguntas de respuesta libre sobre esta cuestión, ahora se ha publicado un informe complementario que busca indagar sobre las razones de esa baja confianza y propone algunas medidas para tratar de contrarrestarla.

El estudio, con el título Sesgos, basura y mentiras: perspectiva de la audiencia sobre la baja confianza en los medios, refleja que entre aquellos que manifiestan no confiar en los medios, la mayoría (67%) piensan que la información esta sesgada o que responde a los intereses de los grupos con poder antes que a los de los lectores o espectadores. Una opinión más acusada entre los jóvenes y quienes tienen menor poder adquisitivo.

Por medios, la televisión es el que se considera más difícil de manipular, al emplear la información en directo, si bien también se critican al considerar que ponen la inmediatez por delante de la precisión en las informaciones.

En el caso de quienes sí confían en la información que reciben (que vienen a ser de media el 40% entre los nueve países investigados), una proporción importante considera que los periodistas realizan un buen trabajo comprobando sus fuentes, verificando los datos y buscando evidencias que respaldan sus informaciones.

A tenor de lo recogido en la investigación, los responsables del estudio (Nic Newman y Richard Fletcher)  concluyen que existen una serie de pasos que permitirían mejorar la confianza en la información. Esos pasos serían: 1) los medios informativos necesitan diferenciarse más y mejor de otras fuentes que distribuyen información sin someter esta a métodos profesionales; 2) también necesitan separar mejor la información de la opinión, lo que se traduciría en una mayor fiabilidad, y 3) unos medios más representativos y plurales (en términos de edad, género, posicionamiento político o planteamientos económicos) daría respuesta a la crítica de que los actuales responden sobre todo a los intereses de los grupos establecidos y con poder.

El caso de España

España es uno de los nueve países investigados donde hay una mayor proporción de personas que piensan que tanto los medios informativos como las redes sociales realizan un buen trabajo a la hora de distinguir lo que son los hechos de la ficción. Un 46% piensa que los primeros lo hacen y el 36% opina que realizan esta labor las segundas. Debe recordarse, de todas formas que la encuesta del Instituto Reuters se realiza sobre internautas y no sobre la población en general.

Entre los que piensan que los medios realizan un buen trabajo al verificar la información, el 22% cree que eso es así por la utilización de métodos profesionales a la hora de elaborar la información.

El nivel de confianza de la audiencia en las noticias es muy parecido en la mayor parte de los países

En 22 de los 36 países analizados en el Reuters Institute Digital News Report 2017, el porcentaje de la población que confía en la información que recibe y consume se sitúa entre el 40% y el 60%, saliéndose de ese rango por arriba Finlandia (el 62% confía) y situándose trece países (incluidos Italia, Estados Unidos, Francia y Grecia) por debajo del umbral del 40%.

En el caso de España, un 51% de los encuestados manifestaron confiar en la información, porcentaje significativamente superior al del estudio de 2015, cuando era del 34%.

En el apartado  del informe dedicado a las cuestiones de confianza en la información, los responsables del mismo señalan la dificultad de analizar los problemas de las noticias falsas, ya que se entienden por tales hasta tres tipos de noticias diferentes: 1)las noticias inventadas bien para hacer dinero, bien para desacreditar a otros; 2) las noticias que se basan en algún hecho pero que se presentan desde algún ángulo en concreto para que se acomoden a un determinado punto de vista, y 3) noticias que incomodan o suscitan el rechazo de determinados colectivos.

De todas formas, al ser interrogados acerca de qué medios -informativos o sociales- separan mejor los hechos de la ficción, son los primeros los que reciben mayor crédito en buena parte de los países en los que se indagó sobre este extremo . En el caso de España, mientras el 46% de los encuestados opinan que esa distinción la hacen mejor los medios informativos, es el 36% quienes piensan que lo hacen mejor los medios sociales.

Perspectiva DigiMedios

Este año los datos del informe del Reuters Institute referidos al nivel de confianza que los españoles tienen en la información que reciben se asemejan más a los disponibles en otras fuentes españolas, si bien estos están realizados con metodologías diferentes. Así, por ejemplo, el Informe Anual de la Profesión Periodística señala desde hace varios años que en una escala de 0 a 10, los españoles puntúan ligeramente por encima de 5 la confianza que los ciudadanos tienen en la información. Del mismo modo, al ser interrogados sobre si confían o no en los medios informativos como institución, los ciudadanos suelen situar en buen lugar a esos medios tanto en las investigaciones del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) como en el Índice de Confianza que elabora la escuela de negocios ESADE con La Caixa. Y ello, pese al ruido que hizo un injustificado titular «Los medios españoles, los menos creíbles de Europa», que se basaba en el informe del Reuters Institute de 2015 y donde sólo se había preguntado por este extremo en siete países europeos.

Advertencia: El Informe Anual de la Profesión Periodística, que edita la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y DigiMedios son responsabilidad de la misma persona, Luis Palacio.

Las aplicaciones de mensajería comienzan a competir en la distribución de noticias con las redes sociales, según el informe anual del Reuters Institute

El uso de aplicaciones de mensajería como WhatsApp empieza a rivalizar con redes sociales como Facebook en la distribución de noticias en algunos mercados como España, según el informe del Reuters Institute correspondiente a 2017.

En cualquier caso, solo un 24% de los encuestados para el informe, creen que los medios sociales  realizan un buen trabajo a la hora de separar los hechos de la ficción en las noticias. La ausencia de reglas unido a la viralidad provocada por los algoritmos hacen que las noticias falsas y de baja calidad se distribuyan rápidamente.

El Reuters Institute Digital News Report 2017 se ha publicado hoy y en él se recogen datos de 36 países, incluido España.

(Acceso AQUÍ)

El sensacionalismo erosiona la confianza en las noticias, según un estudio del Reuters Institute y Kantar Media

Cuando las noticias se presentan de forma sensacionalista y con un tono que busca llamar la atención del consumidor provocan que la confianza en su contenido sea menor, según el estudio «Marca y confianza en un entorno informativo fragmentado» (ver AQUÍ), realizado por el Reuters Institute for the Study of Journalism y la compañía de investigación de audiencias Kantar Media.

Aunque la medición de la confianza en las noticias, según las conclusiones del estudio, es una cuestión compleja, suele ser asociada al contenido mismo de las noticias, pero en particular a la percepción de su precisión, imparcialidad y al tono con que es elaborada.

En el estudio -realizado a partir de una investigación cualitativa- los usuarios de más edad suelen ser favorables al uso informativos de las webs, mientras que los más jóvenes cada vez prefieren más las historias que reciben a través de las redes sociales. En cualquier caso, la mayor parte de los participantes se mostraban partidarios de tener una fuente preferida para informarse y casi todos tendían a emplear fuentes de la red.

En relación a las preferencias de la recepción de noticias mediada por editores o por algoritmos, las posiciones se dividían; mientras los más habituados al mundo digital se decantaban por la neutralidad que perciben en los algoritmos, otros se decantaban porque fueran editores y periodistas quienes se encargaran de la selección informativa.

Más de la mitad de los periodistas británicos ya trabaja en medios digitales

Desde 2012, la proporción de los periodistas del Reino Unido que trabajan en medios digitales ha pasado del 26% al 52%, mientras que los que lo hacen en periódicos ha descendido del 56% al 44%, según un estudio sobre el periodismo en ese país, publicado por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (RISJ, por sus siglas en inglés).

Según dicho estudio actualmente hay unos 30.000 periodistas que trabajan total o parcialmente en medios digitales y aquellos que prestas sus servicios exclusivamente en este área están peor retribuidos que quienes trabajan sólo para periódicos.

Por lo que se refiere a los salarios, un 20% de los periodistas tienen ingresos inferiores a las 19.200 libras (unos 24.300 euros), si bien el 83% de los periodistas de menos de 30 años ganan menos de 29.000 libras (unos 36.800 euros), lo que, debido al coste de la vivienda en el Reino Unido, implica un notable reto el aspirar a convertirse en propietario.

Según el estudio, firmado por los especialistas Neil Thurman, Alessio Cornia y Jessica Kunert, el 54% de los periodistas trabajan para un único medio y trabajar para varios no entraña un beneficio económico claro.

En promedio, un periodista produce unas diez piezas/noticias a la semana, si bien, en el caso de los periodistas online, está cifra se duplica.

Un estudio del Reuters Institute señala que la televisión debe replantear su modelo informativo

Las audiencias de televisión en los países más desarrollados tecnológicamente han comenzado a erosionarse, al tiempo que el consumo audiovisual se desplaza hacia los sistemas de video a la carta y las redes sociales con sus sistemas de contenidos compartidos, según señala el estudio What is happening to television news? publicado por el Reuters Institute, dentro de su Digital News Project 2016. Como consecuencia de dicha erosión, a juicio de los autores del estudio, si las compañías de televisión no reaccionan, la información televisiva que proporcionan corre el riesgo de convertirse en irrelevante.

Aunque los efectos de los cambios en la audiencia pueden tardarse en ser evidentes (ya que los grupos de mayor edad continúan consumiendo en gran medida televisión convencional) el estudio del Reuters Institute señala que las compañías deben reaccionar e internarse por el terreno de la innovación. En este sentido, aunque algunas compañías y grupos de medios (audiovisuales, pero no solo) han comenzado a experimentar con diferentes tipos de información online (más o menos parecida a la televisiva) y de noticias en video para llegar a audiencias de jóvenes; y aunque algunos proveedores de video a la carta como Netflix y Amazon Prime, o plataformas como Facebook o YouTube están experimentando a su vez con videos de larga duración, pero también video clips y con piezas de contenido más profundo, todavía no se ha dado con una fórmula adecuada para las noticias en video o por internet.

De todas formas, concluye el informe, aunque no se haya encontrado una fórmula idónea las compañías de información televisiva tienen que comenzar a actuar ya, puesto que no se descarta que en el sector televisivo se produzca una disrupción a medio plazo, como la que acaban de experimentar los diarios impresos.