La simplicidad es un valor en las newsletters, según un estudio del Instituto Reuters

Pese a las limitaciones obvias que impone el formato de los boletines de noticias o newsletters (como la imposibilidad de ser corregidos o actualizados; su diseño simple,y el que no suelan contener contenidos complejos), la propia simplicidad es algo apreciado por los usuarios. Esto, al menos, se desprende de un estudio publicado por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo a partir de encuestas realizadas en 21 países. Dicho estudio se centra en el uso de newsletters y correos electrónicos por parte de los medios de comunicación para captar nuevos suscriptores.

Según el estudio, los casos más exitosos suelen recibir el tratamiento como cualquier producto editorial por parte de un periodista experimentado, que aporta el tono informal y el toque personal que suele faltar en los medios digitales.

Los newsletters no son aún una vía de información relevante. De acuerdo con los resultados del estudio, las cifras de consumo de newsletters varían de forma considerable para cada uno de los países y van desde el caso de Bélgica, con más de un cuarto (28%) de los encuestados que consumen noticias a través del e-mail semanalmente hasta un 9% en Reino Unido. Así, la media general de entre todos los países encuestados se sitúa en el 16% (el 15%, en España).

Sus usuarios declaran consumir noticias por correo electrónico tienden a estar mucho más interesadas en la actualidad y disponer de ingresos más elevados.

De acuerdo con el estudio, los newsletters diarios de actualización de noticias son los más populares (60%). También los referentes a una determinada alerta o evento sobre una persona o asunto específico son ampliamente utilizados (75%) a lo largo de los 21 países estudiados.

El consumo de noticias aumentó con la crisis del coronavirus según el estudio Digital News Report 2020

Durante la crisis provocada por el coronavirus COVID-19, el consumo de noticias creció en los medios principales a nivel global, según se desprende del informe Digital News Report 2020, que realiza el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (RISJ, por sus siglas en inglés). Creció sobre todo el consumo de noticias en televisión y de fuentes online, mientras que los medios impresos fueron los principales damnificados por la crisis sanitaria.

Este año el RISJ realizó una primera recogida de datos para el informe en enero, pero, como consecuencia de la crisis del COVID-19, se complementó con información adicional procedente de encuestas realizadas durante abril en seis países (Alemania, Argentina, Corea del Sur, España, Estados Unidos y el Reino Unido). En todos los casos, los resultados son representativos de poblaciones online que consumen noticias al menos una vez por mes.

Por lo que se refiere a los datos del conjunto de países, en general, el uso de medios online y de redes sociales ha crecido, llegando a aumentos del 10% en algunos países.

Entre los encuestados de los seis países citados, la confianza en la cobertura de los medios durante la pandemia era alta y superior a la que recibían las redes sociales, las plataformas de vídeo y los servicios de mensajería. El 60% de los encuestados consideraban que los medios habían hecho un buen trabajo ayudando a comprender el alcance de la crisis sanitaria.

Por lo que se refiere a los datos generales del informe (los recogidos en enero), la preocupación por la desinformación se mantiene alta en relación con años anteriores. Más de la mitad de la muestra manifestaba sentir preocupación a la hora de distinguir las noticias verdaderas y falsas en internet y los políticos nacionales se mantenían como la fuente de desinformación más citada. Sólo un 38% de los encuestados manifestaban confiar en la mayoría de las noticias la mayor parte del tiempo, y menos de la mitad (46%) dijeron que confiaban en las noticias que recibían.

Cabe reseñar respecto a las preferencias a escala global, que la mayoría de encuestados prefiere noticias que no tienen un punto de vista específico y sólo un 28% decían preferir noticias que compartían su punto de vista.

La mayoría de los encuestados (un 52%) se manifestaban a favor de que los medios actuasen como verificadores de las declaraciones falsas de los políticos y un 58% se mostraban a favor de que las plataformas bloquearan los mensajes políticos con afirmaciones inexactas.

El estudio del RISJ destaca también que la mayoría de las personas (84%) aún no paga por acceder a las noticias online a pesar de que ha habido incrementos en la proporción de personas que sí lo hacen.

A la hora de suscribirse a contenidos de pago, los encuestados declaran hacerlo por una cuestión de calidad. Sin embargo, en muchos países se observaba que había un amplio porcentaje de personas que decían que nada podría convencerles de pagar por la información. En los países con mayores niveles de pago por noticias, entre una tercera parte y la mitad de las suscripciones iban a unas pocas grandes marcas informativas.

El acceso a las noticias se suele hacer a través de más de un canal. En ese sentido, destaca que las personas entre 18 y 24 años tienen más del doble de probabilidades de acceder a las noticias a través de redes sociales. Instagram en la red social que presenta mayor crecimiento a ese respecto, habiéndose duplicado su uso desde 2018. Para contrarrestar esa tendencia, los medios han buscado establecer conexiones más directas con su audiencia acudiendo al correo electrónico y a las alertas móviles. Sobre los datos de todos los países hay una media general de un 16% que accede semanalmente a noticias por correo electrónico, de las cuales, un 60% está suscrito a un boletín de información general o política.

Por último, y en relación con el consumo de podcast, la proporción de usuarios sobre el total de la muestra se ha visto incrementada en torno a un 31%. Además, más de la mitad de los encuestados destacaban que el formato ofrecía una mayor profundidad y comprensión a la hora de recibir la información en comparación con otros tipos de medios.

Un estudio del Reuters Institute muestra que el consumo de noticias fue de más a menos durante la pandemia en el Reino Unido

Entre marzo y abril de 2020 el consumo de noticias en Reino Unido creció significativamente, según un estudio realizado por el Reuters Institute. Sin embargo, entre mediados de abril y de mayo se detectó que la evitación activa a las noticias pasó del 15% al 22% de los encuestados. Según el estudio, sólo el 20% de los encuestados afirmó no haber evitado nunca de forma activa contenidos informativos. 

En cuanto a la distribución de este fenómeno de evitar las noticias por grupos sociales, la única diferencia significativa detectada se produce en base a la edad y el género. Los adultos de entre 25 y 44 años eran más proclives a evitar las noticias que aquellos menores de 25 y mayores de 45. Respecto al género, el 26 % de las mujeres evitaron las noticias frente al 18% de los hombres. Cabe destacar que esa diferencia entre géneros ya existía antes de la pandemia.

La mayoría de las personas que declararon que siempre (o con frecuencia) evitaban las noticias (el 86%) también declararon estar evitando las noticias relacionadas con el Coronavirus.

En relación con las razones para evitar las noticias, la mayor parte de los encuestados declararon que les preocupaba el efecto que pudiesen tener sobre su estado de ánimo. Un tercio de los encuestados (32%) declararon que evitaban las noticias porque no se fiaban de ellas, y, entre ellos, el 49% se identificaban como de derechas. Sólo el 5% declaraba que evitaban las noticias porque no estaban interesados en ellas.

La mayor parte de los encuestados decían evitar las noticias en  televisión (78%) mientras que el  55% lo hacía en relación con los medios digitales.

El estudio se basa en los resultados obtenidos de un panel de investigación online aplicado a una muestra significativa de la población de Reino Unido. Se ha diseñado por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo de la Universidad de Oxford y ha sido realizado por YouGov.

La confianza en los medios informativos de los expertos y del público en general suele coincidir, según revela un estudio

Existe una correlación fuerte acerca de la exactitud de la información en determinados medios entre los expertos y el público general, según el estudio ¿Ven igual a los medios informativos los expertos y el público? En un informe realizado en el Reuters Institute y donde se compara información de 23 países europeos.

Según dicho estudio, los medios informativos que reciben las calificaciones más altas por su precisión para los expertos suelen tener las calificaciones más altas entre el público. Y, por el contrario, los medios menos precisos a juicio de los expertos tienden a ser en los que menos confía el público.

Además y en promedio, tanto los expertos como el público en general suelen considerar los medios de titularidad pública como más precisos y dignos de confianza, mientras que las noticias de los nativos digitales suelen recibir unas puntuaciones más bajas en ambos casos. La televisión comercial y la prensa ocuparían, en este sentido, una posición intermedia.

El estudio citado parte de la comparación de los resultados del European Media Systems Survey de 2017 y del Digital News Report del Reuters Institute de 2018.

Acceso al estudio AQUÍ

El uso de podcasts abre nuevas vías para captar audiencia y distribuir contenidos, según un estudio del Reuters Institute.

El estudio News podcasts and the opportunities for publishers, publicado por el Reuters Institute, se centra en las tendencias que ha seguido el consumo de podcast en los últimos años y revela las oportunidades que ofrecen para la industria de medios de comunicación a la hora de captar nueva audiencia y distribuir sus contenidos. El estudio parte de las tendencias de consumo de cinco países: Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Suecia y Francia.

En cuanto a las tendencias generales, el informe destaca que los datos del Reuters Institute Digital News Report muestran que el 36% de los encuestados habían accedido al menos a un podcast al mes, y de ellos un 15% habían consumido un podcast informativo.

Entre sus conclusiones, los autores señalan que los podcasts de noticias están habitualmente entre los más escuchados. Según ellos, los medios de comunicación más tradicionales ya trabajan para adaptarse a este nuevo formato, aunque en muchas ocasiones lo perciban únicamente como un medio para atraer a las generaciones más jóvenes.

Por lo que se refiere a las posibilidades de monetización de los podcasts, en países como EE. UU., Reino Unido o Australia ya se registran crecimientos significativos de las inversiones en publicidad destinadas a ellos. Además, el estudio hace referencia también a que el mercado se encuentra en pleno crecimiento y que aún quedan por explorar posibilidades como las que ofrecen las plataformas bajo demanda orientadas al consumo en coches, que pueden contribuir al aumento de las audiencias.

Un informe del Instituto Reuters propone varias medidas para promover el periodismo independiente en Europa

El Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (RISJ, por sus siglas en inglés) acaba de publicar un informe en el que identifica varias medidas de carácter político que sería necesario adoptar por parte de la Comisión Europea y de los estados miembro de la Unión Europea para promover un entorno en el que pueda desarrollarse el periodismo independiente.

El informe –What can be done? Digital Media Policy Options for Europe (and beyond)– está firmado por Rasmus Kleis Nielsen, director del RISJ; Robert Gorwa, experto en la regulación de plataformas y en políticas digitales transnacionales, y Madeleine de Cock Buning, profesor en la Escuela de Gobernanza transnacional de la Universidad Europea.

De acuerdo con estos expertos, para que el periodismo independiente pueda progresar en los países europeos es necesario que la actividad disfrute de ciertas condiciones de libertad, financiación y futuro. Para lograrlo, la política mediática necesita proteger la independencia y libertad de expresión de periodistas y medios; promover un entorno sostenible para el negocio de la información, y orientarse hacia el mundo digital, móvil y enfocado hacia las plataformas –que es el que demandan las audiencias-, en vez de seguir pretendiendo proteger los medios de radiodifusión e impresos, que son parte del pasado.

El informe destaca que existen una serie de amenazas a la libertad de expresión y a la libertad de medios en varios países miembros de la Unión Europea. Como primer paso, es necesario solucionar esto, antes de adoptar otras medidas a más largo plazo.

El primer paso, a continuación, sería adoptar una serie de compromisos relativos a la protección de la libertad de expresión, la libertad de medios, la protección de los periodistas y la búsqueda de una independencia real tanto de los medios de servicio público como de los reguladores de medios.

En segunda instancia, el informe propone ligar la concesión de fondos europeos al cumplimiento, con una revisión anual, de unos objetivos  en materia de libertad de expresión y de libertad de medios.

Según Kleis Nielsen, Gorwa y de Cock Buning, los negocios de los medios de comunicación convencionales están declinando con rapidez y la financiación de periodistas y medios debe combinar nuevos negocios digitales de información y diferentes formas de apoyo público, incluidas las de medios públicos independientes y organizaciones sin ánimo de lucro.

El informe destaca tres medidas como las más prometedoras a la hora de facilitar la transición del sector a nuevos modelos de negocio. En primer lugar, la reforma y expansión de las formas de apoyo al sector privado de medios de comunicación para que puedan adaptarse al futuro digital del periodismo y no para proteger sus modelos del pasado. En segundo lugar, el reconocimiento y desarrollo del rol que los medios de información públicos pueden tener dentro de un sistema de medios de información que sirva para garantizar y proteger la democracia europea. Y, en último lugar, proponen la posibilidad de desarrollar una reforma legislativa que busque facilitar la creación y financiación de medios de información sin ánimo de lucro. Respecto al futuro del periodismo independiente, el informe señala que la evolución del sector en los últimos años comporta un riesgo importante para la democracia europea. Por ello deben buscarse formas y formatos innovadores y alternativos de difusión de noticias que la gente encuentre genuinamente atractivas y valiosas. Aunque avanzar hacia el futuro es responsabilidad sobre todo de la profesión y la industria, los legisladores pueden tener un rol en esta transformación y, para ello, hay que actuar en tres direcciones: que todos los actores compitan en igualdad de condiciones dentro del mercado digitalque se pueda proveer de fondos públicos para financiar la innovación en periodismo y en los medios de información para apoyar la transición digital, y garantizar que el ecosistema de medios, basado en plataformas, esté sujeto a un sistema transparente e inteligible de rendición de cuentas, que investigadores independientes tengan acceso a los datos de los medios para efectuar sus análisis y desarrollar proyectos de alfabetización mediática dirigidos a la educación de los ciudadanos europeos.

Un estudio identifica las dificultades que tienen los medios para captar audiencias más jóvenes.

Un estudio encargado por el Reuters Institute for the Study of Journalism (RISJ) a la agencia Flamingo revela que la forma en la que las audiencias más jóvenes en Estados Unidos y el Reino Unido se acercan a las noticias es diferente a la de las generaciones anteriores. Los jóvenes persiguen, principalmente, progreso y disfrute para sus vidas, lo que impacta en la manera en que buscan y reciben las noticias.

Para las audiencias de menor edad, ya no existe la necesidad de buscar las noticias o de informarse de forma proactiva. Están expuestos, indirectamente, a los impactos informativos que les llegan a través de las redes sociales, el contenido digital, los programas de televisión y las conversaciones online. Al mismo tiempo, se enfocan con mayor interés a otros tipos de contenido, como la combinación de información y entretenimiento (o infotainment), las historias de estilo de vida o los contenidos de blogueros o videoblogueros.

Por ello, las generaciones más jóvenes están desconectando de las formas tradicionales de consumir noticias, que han dejado de ser tan relevantes o dominantes para ellos cuando se trata del contenido informativo.

El estudio destaca que, si las marcas de noticias tradicionales concebían las noticias como “lo que uno debe saber”, las nuevas generaciones lo ven más cómo “lo que uno debe saber (hasta cierto punto), pero también lo que es útil, interesante o divertido saber”.

Por este motivo, el papel que las noticias tienen para las nuevas generaciones es mucho más individualista. Se trata de lo que la información puede hacer por ellos como individuos, más que como sociedad. En ese sentido, aunque se ha aumentado la producción los contenidos pensando en los individuos, la realidad es que pocas marcas tradicionales de información son consideradas útiles, interesantes o divertidas.

Además, el estudio destaca que, en ocasiones, conectar con algunos de estos grupos de edad es aún más complejo, ya que perciben el consumo de noticias como una tarea rutinaria y tediosa.

Por último, la investigación de la agencia Flamingo –que está especializada en el diseño de estrategias culturales- hace hincapié en el hecho de que una parte significativa de los jóvenes será difícil de captar, habida cuenta de su bajo interés en las noticias.

Más información AQUÍ

Un estudio universitario destaca la diversidad de las redacciones como herramienta clave para enfrentarse a los retos periodísticos

El estudio “Talento y diversidad en los medios”, publicado hace unas semanas por el Reuters Institute for the Study of Journalism (RISJ), destaca la necesidad de contar con unas redacciones diversas en materia de género, de composición étnica y de pluralidad política con el fin de poder representar de forma adecuada la realidad de las sociedades sobre y a las que informan.

El estudio fue realizado por cinco investigadores y profesores universitarios del Reino Unido, Alemania y Suecia (Alexandra Borchardt, Julia Lück, Sabine Kieslich, Tanjev Schultz y Felix Simon) que entrevistaron a una docena y media de directivos de informativos  y a una decena de representantes de escuelas y facultades de Periodismo de los tres países.

Según las conclusiones del estudio, el papel de los medios en la sociedad está cambiando y la legitimidad de las organizaciones informativas tradicionales está siendo cuestionada. Además, los periodistas han perdido su condición de únicos mediadores de la información, al tiempo que se erosiona la base económica sobre la que descansan los medios en los que trabajan.

En este contexto, las conversaciones de los investigadores con los ejecutivos y los responsables de los centros de formación revelaron que la búsqueda de profesionales con talento para las redacciones se sitúa siempre entre los tres principales desafíos de los medios, si bien el primer lugar lo ocupa siempre la gestión de la transformación digital y el correspondiente ajuste del modelo de negocio.

A los ojos de ejecutivos y profesores, las nuevas generaciones de periodistas están más motivadas, son más flexibles y están más capacitadas tecnológicamente que las generaciones anteriores. Entre sus características citan también que se comprometen menos con las empresas en las que trabajan, le dan más valor a la libertad individual y buscan unas condiciones laborales que les permitan conciliar su vida profesional con la personal.

A la hora de abordar la diversidad, el estudio revela la necesidad de la contar en las redacciones con puntos de vista distintos sobre los asuntos políticos; los problemas que se derivan de la ausencia de periodistas con un conocimiento del mundo rural, como consecuencia de los problemas que atraviesan los medios locales, y, también, la ausencia de profesionales –normalmente de extracción universitaria- que aporten la perspectiva de las clases trabajadoras.

Por lo que atañe a la diversidad de género, los ejecutivos y profesores entrevistados no ven ningún problema a la hora de contar con mujeres periodistas con talento. En este caso los retos que se mencionan son los que generan aspectos laborales como la brecha salarial.

El informe de 2019 del Instituto Reuters constata la menor confianza y las dudas sobre el papel de los medios informativos

La confianza de los ciudadanos en las noticias en general ha descendido en los países que cubre el Digital News Report 2019, que realiza el Reuters Institute for the Study of Journalism (RISJ), un promedio de 2 puntos hasta situarse en el 42% (43% en España) y menos de la mitad de los encuestados confían en las noticias que ellos mismos buscan. Debe destacarse que la confianza en las noticias a las que se accede por buscadores (33%) o que se recibe por las redes sociales (23%) es aún más baja.

Además, el panorama se completa con la constatación de que, para los ciudadanos, los medios informativos cumplen mejor la labor de mantenerles al día de lo que sucede (61% lo cree) que de ayudarles a entender qué hay tras esos acontecimientos (51%).

Para entender el crecimiento del populismo y sus consecuencias, los responsables del estudio introj¡dujeron este año algunas preguntas específicas que les mostraron que las personas con actitudes populistas señalan más la televisión como su principal fuente de noticias, suelen utilizar Facebook para consultar noticias online y confían menos en la información en términos generales que otros colectivos.

Otro aspecto en el que profundiza el estudio del Instituto Reuters este año es en el de aquellos encuestados que manifiestan que evitan de forma activa las noticias y que han llegado hasta el 32% (en España, el 33%). Entre las razones esgrimidas se encuentran la de que tienen un efecto negativo en su estado de ánimo y la de que les hace sentirse inermes para cambiar las cosas.

En cualquier caso, el deterioro de la relación entre consumidores y medios tiene un aspecto positivo toda vez que un 26% de la muestra manifiesta que ahora escoge fuentes de información que les ofrecen más confianza, mientras que otro 24% manifestó que habían abandonado fuentes que les parecían dudosas.

Más información AQUÍ

El Informe Reuters de 2018 detecta signos de cambio en el escenario de los medios informativos

El Digital News Report, que anualmente elabora el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, detecta este año signos esperanzadores de cambio en la industria de los medios y la información, con el desarrollo de modelos más centrados en la calidad del contenido y un mayor énfasis en los sistemas de pago por contenidos.

Según los responsables del estudio se advierte que la tendencia hacia un contenido informativo distribuido a través de redes sociales y agregadores se ha ralentizado (y en algunos casos revertido),mientras que hay un crecimiento en muchos países hacia las suscripciones.

Acceso a la versión inglesa del informe AQUÍ

En el caso de España, donde el estudio fue editado por los profesores Avelino Amoedo, Alfonso Vara-Miguel y Samuel Negredo  de la Universidad de Navarra, se reduce la diferencia entre los usuarios que confían en las noticias (44%) y los que no se creen la mayoría de la información (30%), si bien cuando se les pregunta por las noticias que han elegido, la diferencia crece (48% confía frente a 23% que no confía). Por tipo de medios, esa confianza oscila entre el 54% que reciben los periódicos impresos y el 30% de las redes sociales.

En cualquier caso, España se sitúa en el tramo intermedio de los 37 países investigados por lo que se refiere a la población de confía en las noticias, por delante de países europeos como Reino Unido, Italia, Suecia y Francia, entre otros.

Este año el Digital News Report ha profundizado por primera vez en la alfabetización mediática de la audiencia de noticias online y, en el caso de España, según los responsables del informe, “los resultados no son demasiado alentadore”. Así, sólo un 53% de los encuestados sabía que TVE no depende de la publicidad para financiarse; un 22% conocía que las notas de prensa suelen estar escritas por los portavoces o personal de comunicación de las organizaciones; apenas un 29% sabía que las noticias que ofrece Facebook son elegidas con base en un algoritmo y no por periodistas o aleatoriamente; y sólo un 10% de los encuestados estaba informado de que la mayor parte de los diarios digitales está en pérdidas.

Es importante señalar que en el informe  el universo de la encuesta no está cuantificado y corresponde a internautas adultos que han consumido noticias en el último mes. Según AIMC/EGM en España en 2017 leyeron información actualidad en el último mes 17,34 millones de españoles, es decir el 44% de la población mayor de 14 años.

Para acceder a la parte del informe referida a España AQUÍ