Más del 90% de los españoles consideran la desinformación como un problema importante, según un informe de la APM

De acuerdo con la Encuesta de Impacto del Periodismo, casi la mitad de los españoles (49%) consideran que la desinformación es un problema importante, mientras que un 42% adicional la califica de un problema importante.

Dicha encuesta forma parte de la investigación en que se basa el Informe Anual de la Profesión Periodística, que edita la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), que se presentó en Madrid el pasado 18 de diciembre. En dicho informe, sobre datos de encuestas propias realizadas a profesionales del sector, así como de otras fuentes estadísticas se realiza un diagnóstico del estado de la profesión en el año 2019.

Como es habitual en la redacción del informe, además de los datos más generales sobre la situación de la profesión, este año se incluye un capítulo dedicado a una cuestión particular que afecta de lleno a los profesionales de la información y sus audiencias: la desinformación. Está elaborado sobre datos de la citada encuesta realizada para el Informe, así como del Eurobarómetro, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y diversas fuentes de información sobre medios de comunicación.

De acuerdo con el plan de acción contra la desinformación de la Unión Europea, la desinformación es “la información falsa o engañosa que se crea, presenta y disemina con el fin de obtener una ganancia económica o con la intención de engañar y causar un perjuicio público, perjuicio que incluye la amenaza a procesos democráticos, pero también a bienes públicos como la salud, el medioambiente o la seguridad”.

El fenómeno de la desinformación se produce en un momento en el que la manera en la que los ciudadanos acceden a las noticias y la información está cambiando. Entre las nuevas generaciones, los medios tradicionales pierden relevancia a favor de las redes sociales y los medios digitales. De acuerdo con los datos de un Eurobarómetro especial realizado a comienzos de 2018, los europeos aún confían más en los medios tradicionales —radio (70 %), televisión (66 %) y diarios y revistas de información impresos (63 %)— que en los medios online, como diarios digitales (47 %), portales de vídeos y podcasts (27 %) y redes sociales (26 %). Sin embargo, el mismo Eurobarómetro revelaba que el crecimiento en importancia de redes sociales y medios digitales no se ha detenido. Así, en aquel momento, los europeos ya otorgaban una importancia similar a la televisión (69%) y a los diarios digitales (68%).

Como antes se indicaba, los datos revelan que en España existe una sensibilización importante respecto a la desinformación. Además,el potencial impacto de la desinformación podría verse incrementado por la tendencia de los españoles de no informarse de manera sistemática. En el Barómetro poselectoral del CIS, publicado en septiembre de 2019, los españoles que declararon informarse habitualmente de cuestiones de política rondaban el 30 %, variando desde el 23 % de los que utilizaban la radio y los diarios hasta el 34 % de quienes usaban internet. En España, la televisión se presenta como un caso aparte dado que un 62% de los españoles declaró utilizarla para informarse de forma habitual.

Por otro lado, según se refleja en el Informe de la APM, las iniciativas para combatir la desinformación se han incrementado en los últimos años. A iniciativas privadas como las webs de verificación de noticias (Maldita, Verificat, Comprobado…etc.) se unen los esfuerzos de las instituciones para atajar el impacto de la desinformación en las sociedades y democracias europeas.

Entre estas últimas, destaca la iniciativa de la Unión Europea con la redacción del plan de acción contra la desinformación y la creación de un conjunto de expertos para la realización de un informe sobre la materia, destinado a las instituciones europeas. Como conclusiones, los expertos recomendaban un acercamiento multidisciplinar al fenómeno de la desinformación que descansase sobre cinco pilares: reforzar la transparencia de las noticias online; promover la alfabetización mediática e informativa necesaria para moverse en un entorno de medios digitales; desarrollar herramientas que permitan a usuarios y periodistas enfrentarse a la desinformación; salvaguardar la diversidad y sostenibilidad del ecosistema europeo de medios informativos y promover una investigación continua del fenómeno.

Los periodistas occidentales creen que su trabajo se endurecerá en el futuro

Una encuesta realizada a un grupo de periodistas occidentales muestra que en su opinión las condiciones en que los periodistas desempeñarán su trabajo empeorarán en el futuro y que su actividad tendrá un menor soporte institucional, es decir que estará menos respaldada por grandes empresas de medios como sucedió en el pasado.

La encuesta (ver resultados AQUÍ) realizada por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (RISJ) con la colaboración de la Sociedad de Periodistas Profesionales (SPJ) fue contestada por 509 periodistas, en su mayor parte de Estados Unidos (79%), pero también por canadienses (3%), europeos (9%) y de otros países (9% restante).

Entre las causas de ese endurecimiento del trabajo periodístico en los próximos años se encuentra el que los encuestados creen que los periodistas se verán forzados a preparar más informaciones e historias, que tendrán menos posibilidades de desconectar de su trabajo y que este se realizará en condiciones más estresantes que las de otros profesionales cualificados.

Según el informe del RISJ que recoge la encuesta, y que se titula Journalists´ Perceptions of the Future of Journalistic Work, aunque los temores de los encuestados se refieren en gran medida a un empeoramiento respecto a las condiciones laborales y profesionales habituales en el periodismo de la segunda mitad del siglo XX y comienzos del XXI, su postura respecto a su profesión es que sigue siendo un conjunto de prácticas  y técnicas relativamente estable, que no dependen de medios en concreto y cuya existencia, piensan, no está amenazada.

Para los responsables del estudio, los resultados de la consulta resultan llamativos por varios motivos: primero, porque los periodistas no niegan que el impacto de los cambios en los medios no modifique también el trabajo periodístico; segundo, porque pese a reconocer que ejercer el periodismo va a ser más duro y estresante en el futuro no creen que el periodismo en sí se encuentre en peligro de extinción, y, tercero, porque los resultados de la encuesta resultan bastante consistentes entre los distintos tramos de edad, entre los géneros y sin independientes de la mayor o menor experiencia profesional.

Los periodistas creen que actualización e interactividad diferencian a los medios digitales

La rapidez en la actualización de los contenidos y la participación de los usuarios son los valores diferenciales más importantes de los medios informativos digitales para los periodistas, según los datos recogidos en el Informe Anual de la Profesión Periodística 2014, que edita la Asociación de la Prensa de Madrid y que se presentó ayer. Es relevante destacar que esto es así a juicio de los periodistas que respondieron a la encuesta realizada con la colaboración de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), del Col.legi de Periodistes y del Sindicat de Periodistes de Cataluña.

En paralelo a esa encuesta a periodistas asociados se realizó otra (con una muestra mucho menor) a periodistas que trabajan en medios digitales y en esta, junto a la rapidez en la actualización de contenidos, el valor diferencial más mencionado fue la especialización de contenidos.

Dentro de la información contenida en el anuario se recogen también datos sobre cuáles serán, a juicio de los periodistas, las fuentes de financiación de esos medios digitales (mayoritariamente se decantan por la publicidad y en menor medida por el pago por contenidos); quiénes serán los empresarios que los promuevan (y sobre todo se piensa que serán los empresarios actuales, que se adaptarán), o qué factores deben primar en la gestión de esos medios: empresariales o digitales a lo que los periodistas responden mayoritariamente que deben primer los criterios profesionales.

Advertencia: El Informe Anual de la Profesión Periodística está dirigido por Luis Palacio, editor también de DigiMedios.

La crisis obliga a muchos periodistas a convertirse en sus propios editores

Desde 2008 han aparecido en España varios centenares de medios de comunicación, puestos en marcha por periodistas. Una cifra que el Informe Anual de la Profesión Periodística de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) cuantifica en 297, si bien este número podría ser significativamente más alto, ya que no se dispone de un censo exacto de esos medios.

Uno de los motivos de esta proliferación debe buscarse en la crisis económica y profesional que sufre el sector. La pérdida del empleo, para los veteranos; la escasez de oportunidades para los periodistas jóvenes, y el descontento con muchos planteamientos editoriales e informativos actuales están detrás del impulso emprendedor que mueve a muchos periodistas a lanzar sus propios medios, según manifestó Luis Palacio, director del informe (y responsable también de DigiMedios) durante la presentación.

A este respecto, y según señaló Carmen del Riego, presidenta de la APM en el transcurso del acto, los periodistas “se han tenido que poner a trabajar como editores; una mezcla que no se había dado nunca y que puede entrañar riesgos, no para nosotros [los periodistas] sino para el periodismo”.

En el informe de la APM se recogen las conclusiones de un estudio realizado a los responsables de 108 proyectos de comunicación impulsados por los periodistas, con información sobre sus fuentes de financiación, estructuras societarias y plantillas, además del “censo” de 297 medios, antes citado.

Un nuevo mal año

Además, el informe recoge la situación actual de la profesión periodística, en la que destaca la existencia de 13.480 demandantes de empleo como periodistas, de los cuales 10.560 corresponderían al paro registrado en la profesión, según los datos del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE)

Por otra parte, la destrucción de todo tipo de empleos (incluidos los de periodistas) por las empresas de medios de comunicación se elevó el año pasado a 4.434, si se contabilizan los 1.680 trabajadores de la Radio Televisión Valenciana. Esa cifra representa un 40% del total de empleos destruidos entre 2008 y 2013, que se elevó a 11.151.

Finalmente, desde 2008 se ha constatado el cierre de 284 medios, 73 de ellos en 2013.

Más información en la web de la APM

La información política, entre las que menos confianza merecen de los medios españoles, según un estudio de la APM

Las noticias de información política (tanto nacional como local) se encuentran entre las que menor confianza merecen a los españoles, tras las noticias del corazón, según la encuesta Credibilidad de los Medios, recogida en el VI Informe de la Profesión Periodística, realizado por encargo de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). Como en años anteriores, el informe ha sido elaborado por un equipo de la Universidad de Málaga, dirigido por el profesor Pedro Farias. Continue reading