Las predicciones del Instituto Reuters para 2021 apuntan hacia un ejercicio con un cambio digital “súbito y profundo”

Como cada año, los primeros días de enero son el momento para hacer públicas las predicciones que, se espera, se materializarán a lo largo del año. El Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (RISJ) ha hecho públicas las suyas y en primer lugar destaca que tras un ejercicio de 2020 marcado por la pandemia de la COVID-19 que ha quebrado viejos hábitos de consumo de medios, el presente “será un año de cambio digital súbito y profundo”.

Para el RISJ este año también será un año de reestructuración económica en el que los medios se volcarán en la suscripción y el comercio electrónico, pero en el que -advierte el informe- “los medios que aún dependen de los ingresos por productos impresos o publicidad digital afrontan un año difícil, con más fusiones, recortes y cierres”.

En relación con esto último hay que recordar que, según los datos aportados en el último encuentro Claves 2021, organizado por la Asociación de Medios de Información (AMI), los ingresos de los diarios de nuestro país aún proceden en un 69% (73% en 2019) de sus actividades convencionales (ventas de ejemplares y publicidad convencional) y el 31% (27% en 2019) restante de la publicidad digital.

Dado el esfuerzo realizado por las editoras españolas a lo largo del último año para poner en marcha sus muros de pago, el ejercicio en curso será decisivo para conocer el impacto que tienen en sus cuentas los modelos de ingresos centrados en los lectores.

Según los datos del informe del Instituto Reuters, tres cuartas partes (el 76%) de su muestra de editores, consejeros delegados y líderes digitales dice que la COVID-19 ha acelerado sus planes de transición digital que incluyen más trabajo en remoto y un cambio acelerado hacia los citados modelos de ingresos.

Entre las predicciones también se recoge la preocupación por crear en el seno de los medios una cultura más innovadora. Según la encuesta realizada por el RISJ, las mejores formas de generar ideas novedosas proceden del conocimiento de la audiencia y del análisis de las métricas (74%), de los equipos multidisciplinares (68%) y del aprendizaje de lo que hacen otros medios (48%).

En este sentido, los encargados de producto desempeñan un papel crucial para coordinar y dar forma a la innovación digital.

Más información sobre el informe del RISJ AQUÍ

Deloitte prevé que a corto plazo comiencen a realizarse mediciones híbridas de la audiencia televisiva

La consultora Deloitte prevé que la introducción de las técnicas de medición híbridas -que integran el visionado en televisión y en otros dispositivos, como ordenadores, tabletas y móviles- se iniciarán durante el año en curso y ofrecerán unos datos más precisos sobre la audiencia televisiva. Esta es una de las prediciones recogidas por Deloitte en su informe anual Predicciones TMT (Tecnología, Medios, Telecomunicaciones) correspondiente a 2014. Las Predicciones TMT de Deloitte se realizan para el mercado mundial, a partir de las entrevistas realizadas por los investigadores de la consultora con sus clientes diseminados por todo el mundo.

Gracias a esas mediciones híbridas será posible conocer, además de las audiencias, otros datos como la elección de canales en los decodificadores y los registros de los servidores de televisión a la carta.

Según el informe, en los mercados desarrollados (que ya cuentan con penetraciones de la banda ancha superiores al 75%) la visualización de contenidos en dispositivos distintos del televisor ya representa entre el 1% y el 2% de toda la visualización, y hasta el 5% en el colectivo de telespectadores más jóvenes. Como la publicidad televisiva es el principal producto publicitario, con una inversión global de unos 200.000 millones de dólares al año (unos 144.000 millones de euros), es preciso avanzar hacia mediciones más precisas de las audiencias.

Una de las consecuencias de las mediciones híbridas es que tendrán un coste superior.

Entre las predicciones de Deloitte para el ámbito de los medios se encuentra el auge de la televisión de pago con el aumento de hogares abonados a dos servicios televisivos de pago y generalmente complementarios; el aumento del valor de los derechos deportivos más exclusivos y, en el ámbito de la música grabada, el crecimiento de los ingresos por los derechos de ejecución, al extenderse esa música a nuevos ámbitos.