Un estudio académico encargado por el Parlamento Europeo pone en cuestión la existencia de burbujas informativas y cámaras de eco

En Europa hay pocas evidencias que permitan mantener la idea de que una creciente exposición a informaciones afines u opuestas a las de quien las recibe se traduzcan en una mayor polarización de las actitudes, según mantienen los profesores Richard Fletcher y Joy Jenkins en un informe para el Panel para el futuro de la ciencia y la tecnología, del Parlamento Europeo.

Según estos profesores hay sin embargo algunos estudios que muestran que esa polarización sí se produce en el caso de individuos que ya tienen puntos de vista muy arraigados.

En el estudio Polarisation and the news media in Europe (acceso AQUÍ) se recoge también  que las investigaciones sobre la utilización informativa de las redes sociales también han fallado a la hora de determinar la existencia de las denominadas cámaras de eco o de las burbujas informativas , en los casos de personas sobreexpuestas a ideas con las que tienen afinidad.

De acuerdo con Fletcher y Jenkins, la selección de fuentes informativas en función de las preferencias políticas y el partidismo de las coberturas informativas realizadas por los medios varían mucho de unos países a otros de Europa.

El estudio, en cualquier caso, es más amplio e incluye, además, una serie de recomendaciones políticas como el promover unos mayores niveles de interés por la población; el refuerzo de las estructuras mediáticas o el apoyo a la extensión de las coberturas informativas por parte de los medios públicos.

El Parlamento Europeo pide a los estados implementar medidas que aseguren la igualdad de género en los medios

El plenario del Parlamento Europeo aprobó a mediados de abril un informe en el que se pide a los estados miembros y a las compañías de medios que adopten  medidas que aseguren una representación –y una retribución-  igualitaria a mujeres y hombres en los medios de comunicación.

El informe aprobado por el Parlamento Europeo pide a los estados miembros que implementen completamente la legislación existente sobre igualdad de género y animen a los órganos regulatorios y de control a que monitoricen la presencia y los avances de las mujeres en el sector de los medios, que actualmente emplea en torno a un millón de personas en la Unión Europea.

De acuerdo con las investigaciones en las que se apoyaba el informe, en 2015 las mujeres representaban el 68% de las tituladas en medios de la Unión Europea, mientras que el porcentaje caía al 40% de quienes trabajaban. Por otro lado, solo el 37% de las informaciones estaban firmadas por mujeres y menos de uno de cada cinco expertos o comentaristas era mujer.

En relación a la brecha salarial en el sector, el Parlamento lo califica como un problema persistente y lo cuantifica en una diferencia del 17%, por lo que reclama medidas urgentes para la equiparación salarial entre mujeres y hombres que desempeñan el mismo trabajo.

Finalmente, el informe aprobado también destaca que en los medios públicos, en los que la representación de la mujer es muy baja en promedio, solo un tercio de los puestos ejecutivos están ocupados por mujeres.

El comunicado del Parlamento Europeo en el que también se abordan aspectos relacionados con la imagen de la mujer que se transmite, el tratamiento de los contenidos informativos y el acoso puede consultarse AQUÍ

Un estudio para el Parlamento Europeo recomienda aumentar la transparencia sobre los propietarios directos e indirectos de medios

Con motivo de una reunión sobre el pluralismo de medios en la sociedad digital, organizado con motivo de la presidencia de Estonia de la Unión Europea, se presentó el Análisis comparativo  de la libertad y el pluralismo de medios en los estados miembros de la Unión Europea, elaborado a petición del Parlamento Europeo y coordinado por el  Centro de Estudios de Política Europea (CEPS, por sus siglas en inglés).

A partir del análisis de la situación en siete estados miembros (Bulgaria, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia y Rumanía), los responsables del estudio concluyen que los sistemas mediáticos sufren la existencia de una red de relaciones no transparentes  entre los poderes políticos y económicos en varios países que provoca fallos sistémicos en los mercados de medios y se traduce en disfunciones de la democracia en esos países.

Por este motivo, y a partir de las competencias que la Unión Europea tiene en materia de medios y de libertades, los autores proponen una serie de medidas entre las que se encuentran el seguimiento periódico (bienal) de los riesgos potenciales para el pluralismo de medios; una directiva específica sobre las ayudas estatales a los medios; la revisión de la directiva de servicios audiovisuales para incluir la obligatoriedad de que los estados consigan y mantengan el pluralismo; la creación de una base de datos transparente con información sobre los propietarios directos e indirectos de los medios y los cruces de propiedad; la actualización de la directiva de comercio electrónico en los aspectos referidos a la responsabilidad de las plataformas sobre contenidos de terceros; el desarrollo de proyectos educativos para crear a largo plazo un sistema libre, plural y democrático de medios, y el desarrollo de investigaciones sobre factores individuales que afectan al pluralismo y sobre las nuevas formas de comunicación de masas a través de la red.

Acceso al informe AQUÍ

Comienzan a conocerse los test del monitor europeo del pluralismo informativo

La semana pasada se hizo público el informe correspondiente al Reino Unido de las pruebas piloto del Monitor del Pluralismo de los Medios, promovido por la Comisión Europea y que coordina el Centro para el Pluralismo y la Libertad de los Medios (CMPMF), dependiente del Instituto Universitario Europeo de Florencia.

El citado Monitor se puso en marcha después de que el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea manifestasen su preocupación  en relación al pluralismo de los medios en Europa y tras encargar la Comisión un informe sobre la mejor forma de medir dicho pluralismo. Actualmente diferentes instituciones están desarrollando unas pruebas piloto con el fin de medir el pluralismo en Bélgica, Dinamarca, Estonia, Francia, Grecia Hungría, Italia y el Reino Unido.

El pluralismo de medios, entendido como un objetivo político en las sociedades democráticas, trata de asegurar el acceso de los ciudadanos a una amplia variedad de fuentes de información, opiniones y posicionamientos y de reducir la influencia de las opiniones dominantes, de los gobiernos, pero también de particulares, en la formación de las opiniones públicas.

Para medirlo se han establecido 34 indicadores políticos, legales, económicos y sociopolíticos. Entre los primeros los hay que tratan de mostrar las salvaguardas existentes a la libertad de expresión, el derecho a la información o el acceso a los medios públicos. Entre los económicos los hay que buscan determinar el grado de concentración en la propiedad y en el reparto de las audiencias, y entre los sociopolíticos los hay que miden las garantías de los grupos con necesidades especiales o el control político sobre la propiedad de los medios o de las redes de distribución. Para cada uno de los indicadores se contemplan tres niveles: el riesgo bajo indica que no es necesario adoptar ninguna medida al respecto; el riesgo moderado implica que se precisa prestar atención al indicador y que es posible que sea necesario tomar alguna medida. El riesgo alto, finalmente, entraña que es preciso prestar una atención inmediata y promover las medidas necesarias para corregirlo.

En el caso del test del Reino Unido, desarrollado en colaboración con el Reuters Institute, se ha identificado que en un 62% de los indicadores el riesgo es bajo; que en el 20% hay un riesgo moderado o medio (por ejemplo en aspectos como en la salvaguarda de la profesión periodística o los sesgos políticos de los medios), y que en un 18% de los indicadores existe un riesgo alto (por ejemplo en la concentración de la propiedad en medios y plataformas o en las salvaguardas para el acceso a las emisiones de los medios públicos de grupos culturales o sociales).

Los españoles se informaron sobre todo en TV durante las pasadas elecciones europeas

Durante la campaña electoral para el Parlamento Europeo, los españoles se informaron mayoritariamente a través de la televisión y en menor medida por la prensa (en papel o en la red) y la radio, según una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)

En concreto el 51,5% de los encuestados utilizó habitualmente la televisión (42,1%, a diario y 9,4%, 4 o 5 días a la semana), mientras que acudió a la prensa el 22,6% (17,6% + 5,0%) y a la radio, el 16,2% (13,3%, 2,9%).

Por lo que se refiere a los usuarios de internet en los últimos 3 meses (el 64,9% del total de los encuestados), el 37,0% declaró que había seguido información sobre la campaña o las elecciones en las páginas de medios de comunicación (diarios, revistas, etc.) mientras que el 23,1% manifestó que la había recibido a través de las redes sociales.

Hace 5 años, en las pasadas elecciones europeas, declaró haber utilizado habitualmente la televisión el 55,2% y la radio, el 19,5%. Los datos de los que usaron la prensa no son comparables, ya que la pregunta formulada fue diferente; entonces el 21,5% dijo que había utilizado frecuentemente (a diario o 4 o 5 días a la semana) periódicos de información general, mientras el 7,2% había buscado información en internet.

El Parlamento Europeo pide a la Comisión que reforme el IVA para impulsar la economía digital

La semana pasada el Parlamento Europeo aprobó una resolución en la que solicita a la Comisión Europea que aborde la reforma del impuesto del valor añadido (IVA) con el fin de impulsar la economía digital.
La propuesta, presentada por la diputada Marielle Gallo, del Grupo Popular Europeo, urge a la Comisión a que termine con la diferenciación fiscal entre bienes culturales físicos , que tienen tasas de IVA reducidas, y servicios electrónicos con contenido cultural, que están gravados a tasas normales. Según la propuesta la equiparación iscal beneficiaría a las empresas europeas haciendo su oferta más accesible y barata.
Más información, aquí