Varios inversores toman posiciones en Mediaset España en el marco de la OPA lanzada por MFE

En las últimas semanas una serie de compañías de inversión (Credit Suisse, Simon Davies. DWS Investment, Reade Eugene, Norges Bank y Sand Grove) han tomado posiciones minoritarias en el capital de Mediaset España, según consta en la información que pública la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En total, estos inversores, junto a Melqart (presente en el accionariado del grupo audiovisual español desde 2020) controlan algo más del 14% del capital de Mediaset España, en el que la familia Berlusconi posee más del 50%.

Estas tomas de posición se producen en el marco de la oferta pública de adquisición publicada a mediados de marzo por MFE- Media For Europe (lo que antes era Mediaset Italia) para hacerse con la totalidad de su filial en España. La oferta valoraba la acción de la compañía a 5,6 euros por acción Cuando se lanzó la oferta cotizaba a 5,1 euros) y actualmente el valor de la misma ronda los 4,3 euros.

MFE lanza una oferta para comprar el 44% de Mediaset España

MFE-Media for Europe  (denominación de Mediaset Italia desde el pasado noviembre) ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su intención de lanzar una oferta por el 44,3% de Mediaset España que no controla.

El objetivo de MFE es crear un grupo audiovisual de ámbito europeo, a partir de las participaciones en Italia, España y Alemania, donde posee el 25% de ProSieben Sat1 y ha solicitado autorización para traspasar ese umbral accionarial. MFE está controlada por la familia Berlusconi a través de Fininvest, que posee el 49% de su capital y el 51% de los votos.

La oferta, de carácter voluntario, consiste en una combinación de compraventa y canje de acciones. Los titulares de las acciones de Mediaset España recibirían1,86 euros en efectivo y 4,5 acciones ordinarias de MFE y la oferta está condicionada a que la suscriban, al menos, el 39,9% de los derechos de voto.

Según MFE, la oferta no está sujeta a notificación ante la Comisión Europea ni ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ni es una operación sujeta a autorización de inversiones extranjeras directas.  Tampoco, según MFE, tiene “obligación de notificar a ninguna autoridad española o extranjera, ni de obtener autorización de ninguna otra autoridad administrativa española o extranjera distinta de la CNMV para llevar a cabo la oferta y su liquidación”.