El móvil supera al ordenador a la hora de consumir contenido televisivo por internet

En el acumulado de la segunda ola del Estudio General de Medios (EGM), los móviles han superado a los ordenadores como terminales preferidos a la hora de consumir contenidos televisivos por internet. Así el 62% de las personas que accedieron a internet en el último mes para ver contenidos de televisión (unos 13,019 millones de españoles mayores de 14 años), el 62,0% lo hizo a través de su móvil inteligente (o smartphone), mientras que el 55,4% lo hicieron a través de sus ordenadores.
Cabe reseñar que el número de estos últimos ha ido descendiendo paulatinamente (desde el 69,3% en 2016), mientras que el de quienes acceden por el móvil no deja de aumentar (era el 36,9% en 2016).
En cualquier caso, los contenidos de televisión no son los más vistos por los internautas. Según los datos del acumulado citado del estudio de la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC), de los internautas que accedieron a la red en el últimos mes (unos 32,476 millones), el 52,9% leyó diarios, seguidos por los consumidores de contenidos de televisión (40,1%) y seguidos a gran distancia por quienes escucharon la radio (14,4%) y quienes leyeron revistas digitales (12,0%). De todas formas el consumo digital de todos los medios ha crecido respecto a años anteriores.
En el acumulado de la segunda ola del EGM se tienen en cuenta los datos de las dos olas de 2018 y la última de 2017.

El Parlamento Europeo pide a los estados implementar medidas que aseguren la igualdad de género en los medios

El plenario del Parlamento Europeo aprobó a mediados de abril un informe en el que se pide a los estados miembros y a las compañías de medios que adopten  medidas que aseguren una representación –y una retribución-  igualitaria a mujeres y hombres en los medios de comunicación.

El informe aprobado por el Parlamento Europeo pide a los estados miembros que implementen completamente la legislación existente sobre igualdad de género y animen a los órganos regulatorios y de control a que monitoricen la presencia y los avances de las mujeres en el sector de los medios, que actualmente emplea en torno a un millón de personas en la Unión Europea.

De acuerdo con las investigaciones en las que se apoyaba el informe, en 2015 las mujeres representaban el 68% de las tituladas en medios de la Unión Europea, mientras que el porcentaje caía al 40% de quienes trabajaban. Por otro lado, solo el 37% de las informaciones estaban firmadas por mujeres y menos de uno de cada cinco expertos o comentaristas era mujer.

En relación a la brecha salarial en el sector, el Parlamento lo califica como un problema persistente y lo cuantifica en una diferencia del 17%, por lo que reclama medidas urgentes para la equiparación salarial entre mujeres y hombres que desempeñan el mismo trabajo.

Finalmente, el informe aprobado también destaca que en los medios públicos, en los que la representación de la mujer es muy baja en promedio, solo un tercio de los puestos ejecutivos están ocupados por mujeres.

El comunicado del Parlamento Europeo en el que también se abordan aspectos relacionados con la imagen de la mujer que se transmite, el tratamiento de los contenidos informativos y el acoso puede consultarse AQUÍ

Ejecutivos de medios de todo el mundo están preocupados ante el futuro, según una encuesta de PwC

Una encuesta realizada por la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) a los principales ejecutivos de 64 compañías de medios de comunicación en todo el mundo ofrece una visión con luces y sombras sobre el futuro inmediato del sector, especialmente si se compara con las visiones de los responsables de otras ramas de la industria.

De acuerdo con la encuesta, el 86% de los encuestados considera que, en el próximo lustro, los cambios en los comportamientos de los consumidores serán disruptivos (el 68% en otras industrias), mientras que el 77% está preocupado porque siga aumentando el número de competidores.

Otro frente de preocupación es la adopción de tecnologías centrales para el negocio, aspecto que preocupa mucho al 75% de los ejecutivos de medios, frente al 64% global.

Por lo que se refiere a las perspectivas a corto plazo, el 23% de los encuestados creía que su empresa no crecería este año frente al 77% que pensaba que si lo haría. Para el conjunto de los sectores esos porcentajes eran del 12 y del 88%. A más largo plazo las expectativas de continuar creciendo mejoran para acercarse a las del conjunto de la industria.

Entre los factores que los responsables de medios destacaban como amenazas para sus negocios se encontraban la incertidumbre geopolítica, la sobre-regulación y los populismos, seguidos a corta distancia por el terrorismo, el proteccionismo y la presión fiscal.

La confianza de los españoles en los medios es inferior a la media de Europa, según un estudio de la UER

En términos generales, los españoles confían menos en los medios de comunicación que los promedios obtenidos para el conjunto de los 28 países de la Unión Europea, según el estudio Trust in media, 2018, elaborado por la unidad de investigación de medios de la Unión Europea de Radiodifusión (UER).

Según dicho estudio –realizado a partir de datos del Eurobarómetro- el 19% de los españoles tiene una confianza alta y el 33%, media, en los medios de información, mientras que los promedios europeos son del 21 y el 36%, respectivamente.

Por medios, y como es tradicional en España y en buena parte de Europa, la radio es el medio que más confianza suscita y, así, el 52% de los españoles y el 59% de los europeos manifiestan que suelen confiar en ella.

En el caso de España, a continuación se coloca la prensa escrita en la que un 40% de los españoles suele confiar, por un 47% de los europeos.

La televisión se sitúa en tercera posición (la segunda en el promedio europeo) y el 36% de los españoles suele confiar en ella, por el 51% del promedio de la Europa-28.

Finalmente, las dos últimas posiciones las ocupan los nuevos medios. Tanto en España como en Europa el 34% de la población dice que suele confiar en lo que lee en internet, mientras que el 22%, en el caso de España, y el 20% en el promedio europeo, confía en la información que recibe por las redes sociales.

Enlace al estudio (se requiere registro) AQUÍ

Un tercio de los hogares españoles ya recibe televisión de pago, según AIMC

La Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC) acaba de publicar su Marco general de los medios en España, 2018, donde se recogen los principales datos del comportamiento de la audiencia española hasta finales del año pasado.

En este documento, AIMC  también recoge anualmente el equipamiento de los hogares españoles en materia de comunicación e información y en el informe recién publicado se puede constatar que el número de hogares que ya recibe televisión de pago alcanza a un tercio –concretamente el 33,5%- de los hogares.

La penetración de la televisión de pago en los hogares ha experimentado un notable impulso con la paquetización de servicios por parte de las operadores de telecomunicaciones, aprovechándose de la fuerte demanda de servicios como la telefonía móvil, primero, y la banda ancha fija y móvil, después. Gracias a ello, la televisión de pago superó las penetraciones habituales en torno al 20% de los hogares, habituales en la primera década de este siglo, para llegar al 33% antes citado.

Acceso al Marco general AQUÍ

Los medios abordan las narrativas transmedia como una herramienta para ampliar y conocer sus audiencias

Actualmente todos los productos audiovisuales -sean series, realities e, incluso informativos- se desarrollan en un entorno digital, que es en el que se mueve la audiencia. Por este motivo, dice Francisco Sierra, director de contenidos multimedia de Atresmedia, desde el momento en que se decide el lanzamiento de un nuevo espacio (en el caso de las televisiones) trabajan en paralelo la cadena y el área de multimedia.

Y ese trabajo conjunto se planifica teniendo en cuenta tanto la futura emisión del programa como su presencia o complemento en la web, en las redes sociales, en posibles programas de videojuegos o, más recientemente, mediante técnicas de realidad virtual y cada uno de ellos con sus propios lenguajes. Todo ello da lugar al fenómeno de las narrativas transmedia.

En la presentación del Trasnmedia Day, organizado por el grupo de comunicación  Bertelsmann en Madrid, el especialista en transformación digital Gonzalo Martín enmarcó el transmedia como un universo (la historia en la que descansa) al que se accede desde múltiples puntos de entrada (según las tecnologías, plataformas y narrativas empleadas) y que se basa en la existencia de un público o audiencia que participa en el fenómeno.

La base de dicho universo, según Pablo Lara, experto en transmedia de la serie El Ministerio del Tiempo, no puede ser otra que una buena historia, «ya que son estas las que permite que se abran paso los distintos formatos empleados y no al contrario». En cierto sentido, según Lara, lo que buscan los proyectos transmedia es recuperar hábitos clásicos; en el pasado se escuchaban los seriales radiofónicos o se veía la televisión en grupo y hoy, pese a que el consumo suele ser individual, la experiencia es colectiva gracias al uso, por ejemplo, de las redes sociales.

Uno de los problemas que plantea el fenómeno transmedia es el de su medición, ya que al emplearse tantos medios de acceso diferentes resulta prácticamente imposible contar con un dato de audiencia global, aunque sí proporciona un gran volumen de información sobre los públicos implicados. Y, según se señaló en el transcurso de la jornada, no disponer de una medición idónea va en contra del uso de este tipo de narrativas que, a fin de cuentas, exigen siempre unas inversiones adicionales a las del producto principal (la serie, el programa, el libro, la película) de las que no resulta sencillo calcular su rentabilidad final.

Un estudio para el Parlamento Europeo recomienda aumentar la transparencia sobre los propietarios directos e indirectos de medios

Con motivo de una reunión sobre el pluralismo de medios en la sociedad digital, organizado con motivo de la presidencia de Estonia de la Unión Europea, se presentó el Análisis comparativo  de la libertad y el pluralismo de medios en los estados miembros de la Unión Europea, elaborado a petición del Parlamento Europeo y coordinado por el  Centro de Estudios de Política Europea (CEPS, por sus siglas en inglés).

A partir del análisis de la situación en siete estados miembros (Bulgaria, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia y Rumanía), los responsables del estudio concluyen que los sistemas mediáticos sufren la existencia de una red de relaciones no transparentes  entre los poderes políticos y económicos en varios países que provoca fallos sistémicos en los mercados de medios y se traduce en disfunciones de la democracia en esos países.

Por este motivo, y a partir de las competencias que la Unión Europea tiene en materia de medios y de libertades, los autores proponen una serie de medidas entre las que se encuentran el seguimiento periódico (bienal) de los riesgos potenciales para el pluralismo de medios; una directiva específica sobre las ayudas estatales a los medios; la revisión de la directiva de servicios audiovisuales para incluir la obligatoriedad de que los estados consigan y mantengan el pluralismo; la creación de una base de datos transparente con información sobre los propietarios directos e indirectos de los medios y los cruces de propiedad; la actualización de la directiva de comercio electrónico en los aspectos referidos a la responsabilidad de las plataformas sobre contenidos de terceros; el desarrollo de proyectos educativos para crear a largo plazo un sistema libre, plural y democrático de medios, y el desarrollo de investigaciones sobre factores individuales que afectan al pluralismo y sobre las nuevas formas de comunicación de masas a través de la red.

Acceso al informe AQUÍ

La televisión y la redes sociales son los medios que menos confianza inspiran en España, según un estudio de la UER

La televisión (-24) y las redes sociales (-29) son los medios que inspiran menos confianza a los usuarios españoles, según el estudio Trust in media 2017, realizado por el departamento de investigación de la Unión Europea de Radiodifusión (UER), a partir de datos del Eurobarómetro.

El medio al que los españoles otorgan un mayor índice de confianza es la radio (19), seguido a cierta distancia por la prensa escrita (4). El quinto soporte que contempla el estudio (internet) también se encuentra en la banda negativa (-13).

En términos más generales y en el conjunto de los 33 países europeos a los que abarca la investigación, los medios tradicionales salen algo mejor parados, ya que tanto la radio (25) y en menor medida la televisión (4) se mueven en la banda positiva, mientras que la prensa escrita (-2) ha ido mejorando su posición a lo largo de los últimos años.

Los nuevos soportes (internet y las redes sociales) tienen para los europeos unos índices de confianza claramente negativos: -12 y -38, respectivamente.

El índice de confianza neta es una medida desarrollada por la unidad de investigación de la UER y que pone en relación el porcentaje de personas que responden que suelen confiar en un medio, con el porcentaje de personas que dicen desconfiar y se mueve entre +100 y -100. Por su parte, el Eurobarómetro realiza una encuesta periódica paneuropea a partir de una muestra de unas 1.000 personas en cada país.

Confianza en los medios, 2017 (UER)

Indice de confianza    
  Europa España
Radio 25 19
Prensa escrita -2 4
Internet -12 -13
Televisión 4 -24
Redes sociales -38 -29
Fuente: UER    

Se deteriora la situación del pluralismo mediático en España, según los datos del Monitor del Pluralismo de Medios

En España, el pluralismo informativo de los medios ha experimentado un retroceso en el último año, según se desprende de los datos recogidos en el Media Pluralism Monitor, que elabora el Centro para el Pluralismo y la Libertad de los Medios (CMPF, por sus siglas en inglés). De los 11 indicadores que se han medido tanto en el informe de 2016 como en el de 2015, seis de ellos han arrojado un índice mayor de riesgo, en cuatro el riesgo se ha considerado menor, y uno ha permanecido igual.

Los indicadores en que la situación ha empeorado han sido: Independencia y eficacia de las autoridades reguladoras; concentración horizontal de medios; control político de los medios; independencia de la gestión y financiación de los medios públicos; acceso a los medios locales y regionales, y acceso a los medios de los colectivos con minusvalías.

Por su parte, los indicadores que ha mejorado han sido: protección de la libertad de expresión; protección y estándares de la profesión periodística; transparencia de la propiedad de los medios, y concentración transversal de medios.

Finalmente, el indicador de alfabetización mediática no ha experimentado variación.

Según los responsables del informe de 2016 (los profesores Pere Masip, Carlos Ruiz, Jaume Suau, Ángel García Castillejo), los datos indican que en España  hay un riesgo medio para el pluralismo mediático. Aunque desde la restauración de la democracia en nuestro país se ha intentando crear un marco normativo que asegure dicho pluralismo, su implementación ha sido débil  y poco efectiva.

Los medios están entre las instituciones en las que más confían los españoles, según el Índice Esade/La Caixa

Dentro de un escenario de descenso generalizado de la confianza que los españoles tienen en las instituciones, los medios de comunicación se mantienen entre las que más confianza inspiran a los ciudadanos, según la última entrega del Índice de Confianza Social que elaboran dos veces al año ESADE y La Caixa y que, aunque se realizó en septiembre los resultados se dieron a conocer el pasado 21 de diciembre.

El Índice mide el grado de confianza social de las personas del 0 al 200, tanto a nivel colectivo como individual, y se obtiene de la media aritmética entre la valoración que hacen los consultados sobre su confianza en el presente y sus expectativas de futuro. En total se miden nueve indicadores: la vivienda, el mercado laboral, la sanidad, la educación, las prestaciones sociales, las pensiones, las instituciones políticas, las instituciones económicas y empresariales y los medios de comunicación.

En el caso de los medios de comunicación, el índice se situó en 103,4 (108,6 en marzo de 2016), por encima del umbral de los 100 puntos, lo que indica un cierto nivel de confianza, y solo fue superado por la confianza en el mercado laboral (105,2). El Índice general, que resulta de la agregación de todos los indicadores descendió entre ambas entregas del 84,8 al 78,7.

Para ver gráfico pinchar aquí: Confianza en los medios