El Estado invirtió en publicidad institucional el 60,7% de lo planificado para 2017

El año pasado la publicidad institucional de ámbito estatal ascendió a 124,963 millones de euros, una cifra muy parecida a los 124,788 millones de euros de 2016, según los datos recogidos en el Informe 2017 de Publicidad y Comunicación Institucional, hecho público a comienzos de agosto.
La cifra invertida por la Administración General del Estado (AGE) y algunos ministerios que desarrollan las denominadas campañas comerciales es, de todas formas, sólo el 60,7% de los 205,986 millones de euros previstos en el plan de comunicación institucional que se aprobó para el ejercicio 2017.
Desafortunadamente, la información recogida en dicho informe resulta parcial. Así, de la inversión total solo se conoce el reparto por medios de la información correspondiente a la publicidad de la AGE, que es la parte más pequeña, ya que la correspondiente a las campañas comerciales se desagrega en un informe complementario, que aún no se ha hecho público.
De los 27,577 millones invertidos en publicidad puramente institucional, el 38,7% (9,403 millones) se invirtieron en televisión; el 22,8% (5,553 millones) en radio y el 17,3% (4,207 millones) en internet, correspondiendo el 21,2% restante al resto de las herramientas y medios. La denominada publicidad comercial ascendió a 97,386 millones de euros.

Los internautas españoles aún se informan sobre todo en medios convencionales, según los datos del Instituto Reuters

Los internautas españoles que leen noticias en la red todavía acuden con más frecuencia a los medios convencionales para informarse que a los medios digitales, según se desprende de los datos del capítulo del Digital News Report dedicado a nuestro país.
Según dicho informe, que realiza el Instituto Reuters y editan profesores de la Universidad de Navarra, en 2018 esos internautas utilizaban preferentemente para informarse la televisión (42%), los periódicos y las revistas (9%) y la radio (8%), frente a quienes se decantaban por medios digitales (webs o aplicaciones de diarios, o medios nativos digitales, ya fueran diarios, radios o televisiones) que eran el 27% y quienes acudían a medios digitales sociales (como redes sociales o blogs), que eran un 15%. Es decir un 59% preferían medios convencionales, mientras el 42% elegía los digitales (Advertencia: hay un error de redondeo en los datos del informe, pues suman 101).
Debe señalarse que la dieta mediática de los españoles se va transformando paulatinamente pues hace un lustro el reparto entre medios convencionales y digitales era del 62% frente al 35%.
Debe recordarse que los datos del informe se refieren exclusivamente a aquellos internautas que leen noticias de actualidad en la red y que representan, aproximadamente el 44% de los españoles adultos.

El Parlamento Europeo pide a los estados implementar medidas que aseguren la igualdad de género en los medios

El plenario del Parlamento Europeo aprobó a mediados de abril un informe en el que se pide a los estados miembros y a las compañías de medios que adopten  medidas que aseguren una representación –y una retribución-  igualitaria a mujeres y hombres en los medios de comunicación.

El informe aprobado por el Parlamento Europeo pide a los estados miembros que implementen completamente la legislación existente sobre igualdad de género y animen a los órganos regulatorios y de control a que monitoricen la presencia y los avances de las mujeres en el sector de los medios, que actualmente emplea en torno a un millón de personas en la Unión Europea.

De acuerdo con las investigaciones en las que se apoyaba el informe, en 2015 las mujeres representaban el 68% de las tituladas en medios de la Unión Europea, mientras que el porcentaje caía al 40% de quienes trabajaban. Por otro lado, solo el 37% de las informaciones estaban firmadas por mujeres y menos de uno de cada cinco expertos o comentaristas era mujer.

En relación a la brecha salarial en el sector, el Parlamento lo califica como un problema persistente y lo cuantifica en una diferencia del 17%, por lo que reclama medidas urgentes para la equiparación salarial entre mujeres y hombres que desempeñan el mismo trabajo.

Finalmente, el informe aprobado también destaca que en los medios públicos, en los que la representación de la mujer es muy baja en promedio, solo un tercio de los puestos ejecutivos están ocupados por mujeres.

El comunicado del Parlamento Europeo en el que también se abordan aspectos relacionados con la imagen de la mujer que se transmite, el tratamiento de los contenidos informativos y el acoso puede consultarse AQUÍ

Un estudio para el Parlamento Europeo recomienda aumentar la transparencia sobre los propietarios directos e indirectos de medios

Con motivo de una reunión sobre el pluralismo de medios en la sociedad digital, organizado con motivo de la presidencia de Estonia de la Unión Europea, se presentó el Análisis comparativo  de la libertad y el pluralismo de medios en los estados miembros de la Unión Europea, elaborado a petición del Parlamento Europeo y coordinado por el  Centro de Estudios de Política Europea (CEPS, por sus siglas en inglés).

A partir del análisis de la situación en siete estados miembros (Bulgaria, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia y Rumanía), los responsables del estudio concluyen que los sistemas mediáticos sufren la existencia de una red de relaciones no transparentes  entre los poderes políticos y económicos en varios países que provoca fallos sistémicos en los mercados de medios y se traduce en disfunciones de la democracia en esos países.

Por este motivo, y a partir de las competencias que la Unión Europea tiene en materia de medios y de libertades, los autores proponen una serie de medidas entre las que se encuentran el seguimiento periódico (bienal) de los riesgos potenciales para el pluralismo de medios; una directiva específica sobre las ayudas estatales a los medios; la revisión de la directiva de servicios audiovisuales para incluir la obligatoriedad de que los estados consigan y mantengan el pluralismo; la creación de una base de datos transparente con información sobre los propietarios directos e indirectos de los medios y los cruces de propiedad; la actualización de la directiva de comercio electrónico en los aspectos referidos a la responsabilidad de las plataformas sobre contenidos de terceros; el desarrollo de proyectos educativos para crear a largo plazo un sistema libre, plural y democrático de medios, y el desarrollo de investigaciones sobre factores individuales que afectan al pluralismo y sobre las nuevas formas de comunicación de masas a través de la red.

Acceso al informe AQUÍ

El grupo Televisión Abierta reivindica la contribución de esta modalidad televisiva a la sociedad

El grupo Televisión Abierta presentó hoy el informe»Televisión en abierto. Contribución a la sociedad española» realizado por la consultora Deloitte, y que recoge información cuanitativa sobre la aportación económica y social de esta modalidad televisiva.

El grupo Televisión Abierta está formado por asociaciones de operadores televisivos públicos y privados (como Forta y Uteca), asociaciones, instituciones y sindicatos (como la Asociación de Usuarios de la Comunicación , la Academia de la Televisión o Comisiones Obrera o la Federación de Sindicatos de Periodistas) y representantes de los sectores de la producción o las empresas de servicios técnicos y de instaladores (como FAPAE o Fenitel).

Según el Informe, el sector de las industrias culturales y creativas -en el que se inscribe la televisión- contribuye con entre el 5,9 y el 6,9% al Producto Industrial Bruto (PIB) y representa entre el 4,2 y el 5,2% del empleo de nuestro país.

Los ingresos de las televisiones en abierto más las subvenciones (que se dirigen principalmente a televisiones públicas) representan en torno al 63% de los ingresos del sector televisivo: unos 3.520 millones de euros en 2015 frente a los 2.065 millones de la televisión de pago.

El nivel de confianza de la audiencia en las noticias es muy parecido en la mayor parte de los países

En 22 de los 36 países analizados en el Reuters Institute Digital News Report 2017, el porcentaje de la población que confía en la información que recibe y consume se sitúa entre el 40% y el 60%, saliéndose de ese rango por arriba Finlandia (el 62% confía) y situándose trece países (incluidos Italia, Estados Unidos, Francia y Grecia) por debajo del umbral del 40%.

En el caso de España, un 51% de los encuestados manifestaron confiar en la información, porcentaje significativamente superior al del estudio de 2015, cuando era del 34%.

En el apartado  del informe dedicado a las cuestiones de confianza en la información, los responsables del mismo señalan la dificultad de analizar los problemas de las noticias falsas, ya que se entienden por tales hasta tres tipos de noticias diferentes: 1)las noticias inventadas bien para hacer dinero, bien para desacreditar a otros; 2) las noticias que se basan en algún hecho pero que se presentan desde algún ángulo en concreto para que se acomoden a un determinado punto de vista, y 3) noticias que incomodan o suscitan el rechazo de determinados colectivos.

De todas formas, al ser interrogados acerca de qué medios -informativos o sociales- separan mejor los hechos de la ficción, son los primeros los que reciben mayor crédito en buena parte de los países en los que se indagó sobre este extremo . En el caso de España, mientras el 46% de los encuestados opinan que esa distinción la hacen mejor los medios informativos, es el 36% quienes piensan que lo hacen mejor los medios sociales.

Perspectiva DigiMedios

Este año los datos del informe del Reuters Institute referidos al nivel de confianza que los españoles tienen en la información que reciben se asemejan más a los disponibles en otras fuentes españolas, si bien estos están realizados con metodologías diferentes. Así, por ejemplo, el Informe Anual de la Profesión Periodística señala desde hace varios años que en una escala de 0 a 10, los españoles puntúan ligeramente por encima de 5 la confianza que los ciudadanos tienen en la información. Del mismo modo, al ser interrogados sobre si confían o no en los medios informativos como institución, los ciudadanos suelen situar en buen lugar a esos medios tanto en las investigaciones del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) como en el Índice de Confianza que elabora la escuela de negocios ESADE con La Caixa. Y ello, pese al ruido que hizo un injustificado titular «Los medios españoles, los menos creíbles de Europa», que se basaba en el informe del Reuters Institute de 2015 y donde sólo se había preguntado por este extremo en siete países europeos.

Advertencia: El Informe Anual de la Profesión Periodística, que edita la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y DigiMedios son responsabilidad de la misma persona, Luis Palacio.

Las aplicaciones de mensajería comienzan a competir en la distribución de noticias con las redes sociales, según el informe anual del Reuters Institute

El uso de aplicaciones de mensajería como WhatsApp empieza a rivalizar con redes sociales como Facebook en la distribución de noticias en algunos mercados como España, según el informe del Reuters Institute correspondiente a 2017.

En cualquier caso, solo un 24% de los encuestados para el informe, creen que los medios sociales  realizan un buen trabajo a la hora de separar los hechos de la ficción en las noticias. La ausencia de reglas unido a la viralidad provocada por los algoritmos hacen que las noticias falsas y de baja calidad se distribuyan rápidamente.

El Reuters Institute Digital News Report 2017 se ha publicado hoy y en él se recogen datos de 36 países, incluido España.

(Acceso AQUÍ)

Se deteriora la situación del pluralismo mediático en España, según los datos del Monitor del Pluralismo de Medios

En España, el pluralismo informativo de los medios ha experimentado un retroceso en el último año, según se desprende de los datos recogidos en el Media Pluralism Monitor, que elabora el Centro para el Pluralismo y la Libertad de los Medios (CMPF, por sus siglas en inglés). De los 11 indicadores que se han medido tanto en el informe de 2016 como en el de 2015, seis de ellos han arrojado un índice mayor de riesgo, en cuatro el riesgo se ha considerado menor, y uno ha permanecido igual.

Los indicadores en que la situación ha empeorado han sido: Independencia y eficacia de las autoridades reguladoras; concentración horizontal de medios; control político de los medios; independencia de la gestión y financiación de los medios públicos; acceso a los medios locales y regionales, y acceso a los medios de los colectivos con minusvalías.

Por su parte, los indicadores que ha mejorado han sido: protección de la libertad de expresión; protección y estándares de la profesión periodística; transparencia de la propiedad de los medios, y concentración transversal de medios.

Finalmente, el indicador de alfabetización mediática no ha experimentado variación.

Según los responsables del informe de 2016 (los profesores Pere Masip, Carlos Ruiz, Jaume Suau, Ángel García Castillejo), los datos indican que en España  hay un riesgo medio para el pluralismo mediático. Aunque desde la restauración de la democracia en nuestro país se ha intentando crear un marco normativo que asegure dicho pluralismo, su implementación ha sido débil  y poco efectiva.

La importancia de la industria audiovisual en las estadísticas de la CNMC está infravalorada, según el voto particular de un consejero

El Informe Económico Sectorial de las Telecomunicaciones y el Audiovisual 2016 no refleja la importancia que ha adquirido la industria audiovisual en los últimos años, según el voto particular emitido por Eduardo García Matilla, consejero de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), editora del informe.

Según García Matilla, al no estar claramente definida la actividad que se quiere analizar, las cifras que se aportan son incompletas y pone como ejemplo, en el caso de los servicios audiovisuales, la no contabilización de las subvenciones, que estima en 1.780 millones de euros, aunque se dedican prácticamente en su totalidad a la producción y distribución de contenidos audiovisuales. A juicio del consejero, si en los ingresos por servicios finales de los servicios audiovisuales se contabiliza la publicidad (que no es en sentido estricto un servicio final, al prestarse entre empresas) deberían contabilizarse las subvenciones. Así la cifra de ingresos subiría de 4.222 millones de euros a casi 6.000 millones.

Además, según se recoge en el voto particular al informe, tampoco se reflejan en su totalidad las cifras correspondientes a las productoras de programas, las comercializadoras de canales de TV o de derechos deportivos ni los de las empresas dedicadas a los servicios audiovisuales en sentido estricto. De hacerlo, según García Matilla, y contabilizando además las subvenciones, resultaría que estaríamos ante un sector un 30% mayor.

Dentro del voto particular de García Matilla también se recogen algunas puntualizaciones a la forma de contabilizar los ingresos de la Corporación RTVE y sobre la asignación de los ingresos por soportes de transmisión.

Para el consejero de la CNMC, la ampliación de las competencias en materia audiovisual cuando desapareció la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) y se creó la CNMC asumiendo las de aquella, debería haber llevado aparejada una ampliación de la información referida a este sector, o, incluso, la elaboración de un estudio específico. A su juicio el documento no se ha adaptado a los cambios que está experimentando el sector y «contiene datos y valoraciones que [….]  pueden confundir a quienes lo utilicen».

Un informe de Red.es cifra el sector de contenidos digitales en 8.000 millones

El informe anual La Sociedad en Red 2016 estima que en 2014 el sector de los contenidos digitales ascendió en España a 8.060 millones de euros, con un crecimiento del 13,4% respecto al año anterior. Este informe es elaborado por el Observatorio Nacional de Tecnologías y de la Sociedad de la Información (ONTSI), que depende de la entidad pública Red.es.

Dentro del sector de los contenidos digitales, según el informe, el reparto por segmentos de negocio fue: actividades de programación y emisión de radio y televisión (3.434 millones); actividades cinematográficas, de vídeo y de programas de televisión (2.450 millones); publicidad online (1.066 millones); publicación de libros, periódicos y otras actividades de publicación (516 millones); videojuegos (411 millones); actividades de grabación de sonido y edición musical (121 millones); otros servicios de información (56 millones).