La inversión publicitaria caerá el 21,6% en 2020, según el informe Claves 2021

La inversión publicitaria se situará a finales de este año en 3.573 millones de euros, lo que representa una caída del 21,6%, según las estimaciones realizadas por la consultora Media HotLine para el informe Claves 2021 de la Asociación de Medios de Información (AMI), que se acaba de presentar.

Dentro del capítulo publicitario, las estimaciones apuntan a que la publicidad en los medios tradicionales descenderá el 25,7% hasta 2.515 millones de euros, mientras que la de los medios digitales lo hará el 9,9% hasta 1.058 millones.

En el caso de los diarios, la cuota de la publicidad digital y la de papel, prácticamente se han igualado y ya representa el 49,9% la primera y el 50,1% la segunda.

Resultados de las editoras de diarios

El informe Claves 2021 recoge también las estimaciones del cierre del ejercicio de 2019, realizadas por la consultora Deloitte. El año pasado las editoras de diarios tuvieron unos ingresos de 1.238 millones de euros, frente a 1.300 millones de 2018, es decir, un 4,8% inferior, mientras que su resultado operativo fue de 43 millones, un 13,1% superior a los 38 millones de un año antes.

Por lo que se refiere a la estimación para 2020, la consultora prevé retrocesos del 23% en las ventas de ejemplares y del 21% en las correspondientes a la publicidad, lo que provocaría unas pérdidas operativas de 3,4 millones de euros.

El Consejo de Europa aborda en un informe los efectos de la priorización de contenidos en línea

El Consejo de Europa (CoE) acaba de publicar “Prioritisation uncovered” (La priorización al descubierto), un informe sobre la priorización de contenidos online. En él, el CoE presenta un análisis de la situación actual de la visibilidad de contenidos de servicio público y los efectos sobre esta de las estrategias actuales de priorización online. Además, el informe ofrece toda una serie de medidas para hacer avanzar la regulación de estas prácticas y las herramientas que tienen las audiencias a la hora de acceder a la información online.

Los procesos de priorización de contenido hacen referencia al diseño y decisiones algorítmicas que discriminan o promocionan un contenido por delante de otro a través de hacer que sea más accesible o tenga mayor prominencia en diferentes dispositivos o interfaces. De esta forma, se podría provocar que determinados contenidos tengan un mayor alcance que otros, o, incluso, que haya mayor probabilidad de que determinadas audiencias accedan a ellos.

Actualmente esta priorización se hace en base a una serie de criterios tanto comerciales como no comerciales, dejando de lado las necesidades reales de información de servicio público de las audiencias. Al mismo tiempo, los medios de comunicación tradicionales regulan esta priorización de contenido en base a una serie de reglas, en muchos casos, establecidas legalmente. No obstante, según el informe del CoE, en el caso de internet, la práctica de esta priorización en medios online no está suficientemente regulada.

De acuerdo con el informe, los medios y las empresas que actúan como intermediarias en la distribución de contenidos fomentan el acceso al contenido a través de diversas herramientas como las guías electrónicas de programación (EPG), los feeds de las redes sociales, los resultados de búsqueda, las interfaces de usuario y otros procesos algorítmicos. Estas herramientas utilizan una serie de algoritmos que en base a ciertos criterios promocionan una información sobre otra y se la sirven al usuario de manera (hasta cierto punto) personalizada.

El informe destaca la relevancia de estas estrategias en el debate sobre el papel de internet como medio de transmisión de información. Con la creciente importancia de la información online, el impacto que tiene la accesibilidad del contenido sobre el tipo de contenido que se consume se ha vuelto una cuestión clave, especialmente por la influencia potencial que puede tener a la hora de dirigir a las audiencias hacia una información determinada.

Si bien el debate en torno a esta cuestión ya se ha incorporado a la agenda de políticas públicas a nivel nacional en distintos países, de acuerdo con el informe, aún no hay un enfoque coordinado y es necesario aumentar el conocimiento sobre las necesidades específicas de esta área. El Consejo de Europa remarca especialmente que, hasta el momento, el debate se ha enfocado en la censura de determinados contenidos a través de su eliminación o a su penalización en los resultados de búsqueda mientras que, hasta cierto punto, la priorización se ha mantenido al margen del debate.

Como establece en el informe, para el Consejo de Europa la priorización de contenido puede ser una amenaza para la protección de la democracia, el imperio de la ley y los derechos humanos, incluido el de libertad de expresión. El informe destaca el papel que la falta de transparencia y de conocimiento público sobre los procesos bajo los cuales se prioriza el contenido. De acuerdo con las conclusiones del informe, es necesario revisar la legislación actual con el objeto de adecuarla a una realidad, la de los medios en la actualidad, que ya ha cambiado.

Una de las necesidades que destaca el Consejo de Europa es la de asegurar que los Medios de Servicio Público mantengan su relevancia y sean capaces de cumplir la función pública que les corresponde. Entre las medidas que sugiere el informe está el establecimiento de unos estándares mínimos legales, operativos y técnicos sobre los procesos de priorización de contenido. El informe propone una combinación de requisitos legales e incentivos dirigidos a promover las buenas prácticas además de iniciativas para informar a la población y el establecimiento de reglas que busquen la independencia de quienes actúan como intermediarios en la distribución de información respecto a los gobiernos. Por otro lado, el informe también hace hincapié en la importancia de promover la transparencia en torno a las formas en las que se prioriza el contenido para que las audiencias sepan a qué se exponen.

Además, dado que actualmente la priorización se decide en base a criterios tanto comerciales como no comerciales el Consejo de Europa también considera necesario que estos criterios estén sujetos a auditorías independientes para prevenir el mal uso de esta priorización.

Acceso al informe AQUÍ

FCyT señala de nuevo la falta de transparencia de grupos y medios de comunicación en España

Ningún grupo ni medio de comunicación español, de los 21 incluidos en el informe Primera Plana 2019, alcanza la clasificación de “transparente” en las áreas de propiedad, gobierno corporativo, información económica, creación y divulgación de contenidos y cumplimiento normativo.

Este informe, realizado por la Fundación Compromiso y Transparencia, evalúa en función de 19 indicadores referidos a las áreas citadas cuál es el grado de transparencia de las compañías españolas, haciendo una distinción entre las cotizadas (que tienen unas obligaciones legales de transparencia mayores) y las compañías no cotizadas.

En el informe de este año solo alcanzan la categoría de “traslucidos” (en parte como consecuencia de las obligaciones citadas) los grupos cotizados Atresmedia, Mediaset, Prisa y Vocento, mientras que caen en la categoría de “opacos” el cotizado Unidad Editorial (en realidad, su matriz RCS MediaGroup) y los no cotizados: Ara.cat, Cope, Diario Prensa Digital (elDiario.es), El León del Español (El Español), Grupo Godó (La Vanguardia), Henneo (Heraldo de Aragón), Hermes Comunications (El Punt Avui), Intereconomía, Grupo Joly, Dos Mil Palabras (Okdiario), Grupo Planeta (La Razón), Grupo Prensa Ibérica (El Periódico), Promicsa (Diari de Tarragona), Grupo Segre, Titania (El Confidencial) y Grupo Voz de Galicia.

Dentro de sus conclusiones, el informe de Compromiso y Transparencia señala que “los grupos de comunicación españoles siguen sin ser muy conscientes de los riesgos que afectan a su credibilidad e independencia editorial”. Además, y paradójicamente, “las empresas de comunicación, cuya influencia a la hora de configurar los valores de la sociedad resulta incuestionable, constituyen uno de los sectores más opacos. La gravedad de este hecho no se puede suavizar en unos momentos en los que la credibilidad de las instituciones y personas está siendo sometida a un constante asedio por el auge de las fake news”.

Acceso al informe AQUÍ

Los medios públicos europeos dedican 5.500 millones al año a programas informativos

Los medios de comunicación de servicio público europeos invirtieron 5.500 millones de euros en 2019 en programas de noticias, lo que representó un 28% de su gasto total en programación, según un informe de la Unión Europea de Radio y Televisión (UER) sobre la situación de estos medios. Además, son los que emplean a un mayor número de periodistas: más de 40.000 contratados directamente en 2019.

Ese 28% del total del gasto en noticias y actualidad hace que este sea el contenido en el que más gastan, seguido de la ficción y de otros tipos de entretenimiento. En el caso de los medios públicos que solo cuentan con radio el porcentaje se eleva al 56% mientras que en los que solo tienen televisión se reduce al 23%.

De acuerdo con el estudio de la UER la inversión en noticias y actualidad se incrementó en un 1,6% de 2018 a 2019. Este aumento se produce en un periodo en el que los ingresos se mantuvieron estancados, con un ligero incremento del 0,2%.

Al mismo tiempo, los medios públicos europeos mantienen hasta 109 servicios de emisión continua a través de televisión, radio e internet dedicados a noticias y actualidad. Además, operan un total de 47 servicios de noticias internacionales y tienen  numerosas versiones internacionales de sus servicios de noticias generalistas.

En cuanto a la oferta digital, de acuerdo con los datos del informe el 95% de estos medios ofrecen un servicio de noticias digital, que complementa su programación de actualidad y más de la mitad han desarrollado aplicaciones propias para estos contenidos.

Además, dentro de los mercados europeos, los medios públicos mantienen la confianza de los espectadores, siendo consideradas sus marcas de noticias las más confiables en 17 de 26 mercados europeos, y entre las 5 más confiables en otros 4 mercados.

Los datos del informe están basados en la información recolectada a través de la Encuesta Anual de Inteligencia sobre Medios realizada por la UER, además de la aportada por sus miembros.

Acceso al estudio AQUÍ

La Administración Central solo invirtió el 58% de la publicidad prevista en 2019

El año pasado la Administración Central invirtió en publicidad 131,219 millones de euros, el 3,3% menos que los 135,657 millones de 2018, según los datos contenidos en el Informe Anual 2019 de Publicidad Institucional. La cifra invertida es el 58% de la prevista en el plan de comunicación para el año pasado.

La cifra total de inversión se desglosa en 25,915 millones de publicidad institucional propiamente dicha (es decir, la desarrollada por los ministerios en campañas genéricas de información) y 105,304 millones de la publicidad denominada comercial, realizada por organismos dependientes de la Administración y que con frecuencia busca promocionar determinados bienes o servicios, como las loterías, el turismo, o las publicaciones.

El reparto por soportes de la inversión de publicidad institucional propiamente dicha muestra con claridad el desplazamiento desde los diarios hacia internet, así como el peso creciente de la publicidad exterior desde hace poco, probablemente como consecuencia de la digitalización de los soportes..

La inversión de las televisiones españolas en series aumenta a costa del cine

En 2018 las televisiones españolas invirtieron 305,222 millones de euros en series (253,344 millones, en españolas y 51,878 millones, en europeas), lo que representa el 78% del total de la inversión de las televisiones en obra audiovisual, según el informe anual realizado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) encargado de controlar dicha inversión. Entre 2010 y 2018 el porcentaje destinado a series pasó del 39% al 78% citado.

Al mismo tiempo, el porcentaje de inversión dedicado al cine ha descendido. Así, la inversión realizada en cine en 2018, ascendió a 80,5 millones de euros, frente a los 84 millones de 2017. Del total, 70,3 millones de euros se han destinado a la inversión en cine en lenguas oficiales en España, el 87%.

En conjunto la inversión en obra audiovisual europea entre los dos años pasó de 139,316 millones a 389,523 millones, con un crecimiento del 180%. Debe señalarse que el monto destinado a la inversión en obra audiovisual europea supera ampliamente al obligado por la ley.

Estas inversiones se realizan en el marco de la Ley General de Comunicación Audiovisual. De acuerdo con ésta, los prestadores del servicio de comunicación audiovisual o a los operadores de telecomunicaciones que difundan canales de televisión están obligadas a destinar el 5% de sus ingresos de explotación (6% si la empresa es pública) a la financiación de cualquier tipo de obra audiovisual europea.

Acceso al informe AQUÍ

Más del 90% de los españoles consideran la desinformación como un problema importante, según un informe de la APM

De acuerdo con la Encuesta de Impacto del Periodismo, casi la mitad de los españoles (49%) consideran que la desinformación es un problema importante, mientras que un 42% adicional la califica de un problema importante.

Dicha encuesta forma parte de la investigación en que se basa el Informe Anual de la Profesión Periodística, que edita la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), que se presentó en Madrid el pasado 18 de diciembre. En dicho informe, sobre datos de encuestas propias realizadas a profesionales del sector, así como de otras fuentes estadísticas se realiza un diagnóstico del estado de la profesión en el año 2019.

Como es habitual en la redacción del informe, además de los datos más generales sobre la situación de la profesión, este año se incluye un capítulo dedicado a una cuestión particular que afecta de lleno a los profesionales de la información y sus audiencias: la desinformación. Está elaborado sobre datos de la citada encuesta realizada para el Informe, así como del Eurobarómetro, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y diversas fuentes de información sobre medios de comunicación.

De acuerdo con el plan de acción contra la desinformación de la Unión Europea, la desinformación es “la información falsa o engañosa que se crea, presenta y disemina con el fin de obtener una ganancia económica o con la intención de engañar y causar un perjuicio público, perjuicio que incluye la amenaza a procesos democráticos, pero también a bienes públicos como la salud, el medioambiente o la seguridad”.

El fenómeno de la desinformación se produce en un momento en el que la manera en la que los ciudadanos acceden a las noticias y la información está cambiando. Entre las nuevas generaciones, los medios tradicionales pierden relevancia a favor de las redes sociales y los medios digitales. De acuerdo con los datos de un Eurobarómetro especial realizado a comienzos de 2018, los europeos aún confían más en los medios tradicionales —radio (70 %), televisión (66 %) y diarios y revistas de información impresos (63 %)— que en los medios online, como diarios digitales (47 %), portales de vídeos y podcasts (27 %) y redes sociales (26 %). Sin embargo, el mismo Eurobarómetro revelaba que el crecimiento en importancia de redes sociales y medios digitales no se ha detenido. Así, en aquel momento, los europeos ya otorgaban una importancia similar a la televisión (69%) y a los diarios digitales (68%).

Como antes se indicaba, los datos revelan que en España existe una sensibilización importante respecto a la desinformación. Además,el potencial impacto de la desinformación podría verse incrementado por la tendencia de los españoles de no informarse de manera sistemática. En el Barómetro poselectoral del CIS, publicado en septiembre de 2019, los españoles que declararon informarse habitualmente de cuestiones de política rondaban el 30 %, variando desde el 23 % de los que utilizaban la radio y los diarios hasta el 34 % de quienes usaban internet. En España, la televisión se presenta como un caso aparte dado que un 62% de los españoles declaró utilizarla para informarse de forma habitual.

Por otro lado, según se refleja en el Informe de la APM, las iniciativas para combatir la desinformación se han incrementado en los últimos años. A iniciativas privadas como las webs de verificación de noticias (Maldita, Verificat, Comprobado…etc.) se unen los esfuerzos de las instituciones para atajar el impacto de la desinformación en las sociedades y democracias europeas.

Entre estas últimas, destaca la iniciativa de la Unión Europea con la redacción del plan de acción contra la desinformación y la creación de un conjunto de expertos para la realización de un informe sobre la materia, destinado a las instituciones europeas. Como conclusiones, los expertos recomendaban un acercamiento multidisciplinar al fenómeno de la desinformación que descansase sobre cinco pilares: reforzar la transparencia de las noticias online; promover la alfabetización mediática e informativa necesaria para moverse en un entorno de medios digitales; desarrollar herramientas que permitan a usuarios y periodistas enfrentarse a la desinformación; salvaguardar la diversidad y sostenibilidad del ecosistema europeo de medios informativos y promover una investigación continua del fenómeno.

El consumo de televisión cayó en todos los grupos de edad durante este año

En 2019 el consumo de televisión se redujo en todos los grupos de edad, según un informe realizado por la agencia de medios Ymedia. El retroceso fue más acusado en el de jóvenes de 18 a 34 años (-11,7% hasta 121 minutos, de lunes a domingo), seguido por el de 35 a 64 años (-4,9% hasta 231 minutos) y por el de más de 64 años (-3% hasta 350 minutos).

Otra de las novedades que ha dejado el año en el sector audiovisual es que el porcentaje de la población española suscrita a alguna plataforma de pago ya es del 53%, siete puntos más que hace un año. Este incremento se ha debido fundamentalmente al aumento de las ofertas de las plataformas no vinculadas a las compañías de telecomunicaciones, como Netflix, Amazon Prime o HBO.

El sector de la prensa diaria prevé cerrar 2019 con un beneficio de explotación de 34,6 millones

En el ejercicio 2019, el sector de la prensa diaria prevé termina con un beneficio de explotación de 34,557 millones de euros, frente a los 38,351 millones de 2019, según los datos contenidos en el informe Claves de la Información de la Asociación de Medios de Información (AMI), realizado por las consultoras Media HotLine y Deloitte.

Según los datos de dicho informe, los ingresos de explotación de este segmento de la industria de los medios ascenderán a 1.233,213 millones de euros, un 5% inferiores a los 1.299,776 millones de un año antes.

El descenso habría sido provocado fundamentalmente por el retroceso de los ingresos por venta de ejemplares del 10,1% hasta los 499,259 millones de euros. Las ventas de publicidad en cambio sólo se habrían reducido solo el 0,7% hasta 646,060 millones, gracias, fundamentalmente, al empuje de la publicidad digital.

Por lo que se refiere a los datos operativos, está previsto que el año se cierre con unos 17,385 millones de lectores (-0,6%), de los cuales el 50,4% son lectores del formato digital; 30,8%, de formato papel, y el 18,8% restante de lectores de ambos formatos.

La difusión de la prensa terminará el año con un retroceso del 10,8% hasta 1,444 millones de ejemplares, de los que el 83,2% corresponden a ventas y suscripciones, mientras que el 16,8% son ejemplares distribuidos por otros canales.

Finalmente, y dentro de las previsiones del informe se estima que la inversión publicitaria ascenderá a 828 millones de euros, de los que 470 millones serán de los diarios en papel y 358 millones de los diarios digitales.

Un informe de la UER señala los riesgos y oportunidades de la inteligencia artificial para los medios de servicio público

El uso de datos y la inteligencia artificial constituyen la última ola dentro de la digitalización del periodismo. Es una oportunidad para el periodismo, pero al mismo tiempo comporta una serie de riesgos para nada despreciables. Entre otros, podría fortalecer el dominio de las plataformas tecnológicas del flujo de información entre las personas.

Un estudio de la Unión Europea de Radiodifusión, el EBU News Report, 2019, analiza las oportunidades y los riesgos que comportan la introducción del análisis de datos y la inteligencia artificial (IA) en el periodismo de servicio público. El estudio contiene los resultados de 75 entrevistas a especialistas en los campos del periodismo, la tecnología y la academia, así como artículos sobre la intersección de la IA y sus relaciones con la industria de los medios de comunicación. De acuerdo con los autores del estudio, el objetivo era el de proveer de conocimiento estratégico y práctico para cualquier medio de comunicación que considere la posibilidad de introducir el análisis de datos y la IA en su redacción.

Entre los resultados, destaca la conclusión de que tanto la incorporación de IA y del análisis de datos en los modelos de producción de información puede tener consecuencias significativas tanto para los propios medios de servicio público como para la propia sociedad en su conjunto.

Incluso los medios de comunicación con mayores niveles de adaptación a las nuevas tecnologías están teniendo problemas para adaptarse al ecosistema online y la captación de nuevas audiencias. El estudio destaca que muchos de los individuos que conforman las audiencias online, provienen, en realidad, de los canales tradicionales. Además, establecen que, para tener éxito frente a esta nueva ola de digitalización, es necesario enfrentar tanto desafíos técnicos como culturales. Dentro de los últimos, destacan los miedos a la pérdida de autonomía, así como de la identidad de los medios. En la medida en que estos miedos, no se superen, las organizaciones se arriesgan a dejar pasar oportunidades, y en último término, a quedarse atrás.

Otra de las conclusiones es que, en mayor o menor medida, casi todos los trabajos dentro de la industria se verán afectados por la digitalización, y en muchos casos por la automatización de procesos.

Además, la investigación analiza varias soluciones de IA y de análisis de datos para evaluar las posibles oportunidades y amenazas que presentan para las empresas de medios de comunicación. Entre estas destacan: el uso operativo de la IA y su uso estratégico en los canales de distribución y en la creación de contenido

En resumen, el estudio destaca que, para ser capaces de enfrentar los desafíos futuros, las organizaciones necesitan colaborar de forma activa con otras partes interesadas, y de manera específica, internacionalmente con otras organizaciones. Sólo con un aumento de los recursos, y compartiéndolos con otras organizaciones, serán los medios de comunicación capaces de competir con las empresas tecnológicas.