El consumo de noticias aumentó con la crisis del coronavirus según el estudio Digital News Report 2020

Durante la crisis provocada por el coronavirus COVID-19, el consumo de noticias creció en los medios principales a nivel global, según se desprende del informe Digital News Report 2020, que realiza el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (RISJ, por sus siglas en inglés). Creció sobre todo el consumo de noticias en televisión y de fuentes online, mientras que los medios impresos fueron los principales damnificados por la crisis sanitaria.

Este año el RISJ realizó una primera recogida de datos para el informe en enero, pero, como consecuencia de la crisis del COVID-19, se complementó con información adicional procedente de encuestas realizadas durante abril en seis países (Alemania, Argentina, Corea del Sur, España, Estados Unidos y el Reino Unido). En todos los casos, los resultados son representativos de poblaciones online que consumen noticias al menos una vez por mes.

Por lo que se refiere a los datos del conjunto de países, en general, el uso de medios online y de redes sociales ha crecido, llegando a aumentos del 10% en algunos países.

Entre los encuestados de los seis países citados, la confianza en la cobertura de los medios durante la pandemia era alta y superior a la que recibían las redes sociales, las plataformas de vídeo y los servicios de mensajería. El 60% de los encuestados consideraban que los medios habían hecho un buen trabajo ayudando a comprender el alcance de la crisis sanitaria.

Por lo que se refiere a los datos generales del informe (los recogidos en enero), la preocupación por la desinformación se mantiene alta en relación con años anteriores. Más de la mitad de la muestra manifestaba sentir preocupación a la hora de distinguir las noticias verdaderas y falsas en internet y los políticos nacionales se mantenían como la fuente de desinformación más citada. Sólo un 38% de los encuestados manifestaban confiar en la mayoría de las noticias la mayor parte del tiempo, y menos de la mitad (46%) dijeron que confiaban en las noticias que recibían.

Cabe reseñar respecto a las preferencias a escala global, que la mayoría de encuestados prefiere noticias que no tienen un punto de vista específico y sólo un 28% decían preferir noticias que compartían su punto de vista.

La mayoría de los encuestados (un 52%) se manifestaban a favor de que los medios actuasen como verificadores de las declaraciones falsas de los políticos y un 58% se mostraban a favor de que las plataformas bloquearan los mensajes políticos con afirmaciones inexactas.

El estudio del RISJ destaca también que la mayoría de las personas (84%) aún no paga por acceder a las noticias online a pesar de que ha habido incrementos en la proporción de personas que sí lo hacen.

A la hora de suscribirse a contenidos de pago, los encuestados declaran hacerlo por una cuestión de calidad. Sin embargo, en muchos países se observaba que había un amplio porcentaje de personas que decían que nada podría convencerles de pagar por la información. En los países con mayores niveles de pago por noticias, entre una tercera parte y la mitad de las suscripciones iban a unas pocas grandes marcas informativas.

El acceso a las noticias se suele hacer a través de más de un canal. En ese sentido, destaca que las personas entre 18 y 24 años tienen más del doble de probabilidades de acceder a las noticias a través de redes sociales. Instagram en la red social que presenta mayor crecimiento a ese respecto, habiéndose duplicado su uso desde 2018. Para contrarrestar esa tendencia, los medios han buscado establecer conexiones más directas con su audiencia acudiendo al correo electrónico y a las alertas móviles. Sobre los datos de todos los países hay una media general de un 16% que accede semanalmente a noticias por correo electrónico, de las cuales, un 60% está suscrito a un boletín de información general o política.

Por último, y en relación con el consumo de podcast, la proporción de usuarios sobre el total de la muestra se ha visto incrementada en torno a un 31%. Además, más de la mitad de los encuestados destacaban que el formato ofrecía una mayor profundidad y comprensión a la hora de recibir la información en comparación con otros tipos de medios.

El informe de 2019 del Instituto Reuters constata la menor confianza y las dudas sobre el papel de los medios informativos

La confianza de los ciudadanos en las noticias en general ha descendido en los países que cubre el Digital News Report 2019, que realiza el Reuters Institute for the Study of Journalism (RISJ), un promedio de 2 puntos hasta situarse en el 42% (43% en España) y menos de la mitad de los encuestados confían en las noticias que ellos mismos buscan. Debe destacarse que la confianza en las noticias a las que se accede por buscadores (33%) o que se recibe por las redes sociales (23%) es aún más baja.

Además, el panorama se completa con la constatación de que, para los ciudadanos, los medios informativos cumplen mejor la labor de mantenerles al día de lo que sucede (61% lo cree) que de ayudarles a entender qué hay tras esos acontecimientos (51%).

Para entender el crecimiento del populismo y sus consecuencias, los responsables del estudio introj¡dujeron este año algunas preguntas específicas que les mostraron que las personas con actitudes populistas señalan más la televisión como su principal fuente de noticias, suelen utilizar Facebook para consultar noticias online y confían menos en la información en términos generales que otros colectivos.

Otro aspecto en el que profundiza el estudio del Instituto Reuters este año es en el de aquellos encuestados que manifiestan que evitan de forma activa las noticias y que han llegado hasta el 32% (en España, el 33%). Entre las razones esgrimidas se encuentran la de que tienen un efecto negativo en su estado de ánimo y la de que les hace sentirse inermes para cambiar las cosas.

En cualquier caso, el deterioro de la relación entre consumidores y medios tiene un aspecto positivo toda vez que un 26% de la muestra manifiesta que ahora escoge fuentes de información que les ofrecen más confianza, mientras que otro 24% manifestó que habían abandonado fuentes que les parecían dudosas.

Más información AQUÍ

Los internautas españoles aún se informan sobre todo en medios convencionales, según los datos del Instituto Reuters

Los internautas españoles que leen noticias en la red todavía acuden con más frecuencia a los medios convencionales para informarse que a los medios digitales, según se desprende de los datos del capítulo del Digital News Report dedicado a nuestro país.
Según dicho informe, que realiza el Instituto Reuters y editan profesores de la Universidad de Navarra, en 2018 esos internautas utilizaban preferentemente para informarse la televisión (42%), los periódicos y las revistas (9%) y la radio (8%), frente a quienes se decantaban por medios digitales (webs o aplicaciones de diarios, o medios nativos digitales, ya fueran diarios, radios o televisiones) que eran el 27% y quienes acudían a medios digitales sociales (como redes sociales o blogs), que eran un 15%. Es decir un 59% preferían medios convencionales, mientras el 42% elegía los digitales (Advertencia: hay un error de redondeo en los datos del informe, pues suman 101).
Debe señalarse que la dieta mediática de los españoles se va transformando paulatinamente pues hace un lustro el reparto entre medios convencionales y digitales era del 62% frente al 35%.
Debe recordarse que los datos del informe se refieren exclusivamente a aquellos internautas que leen noticias de actualidad en la red y que representan, aproximadamente el 44% de los españoles adultos.

El Informe Reuters de 2018 detecta signos de cambio en el escenario de los medios informativos

El Digital News Report, que anualmente elabora el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, detecta este año signos esperanzadores de cambio en la industria de los medios y la información, con el desarrollo de modelos más centrados en la calidad del contenido y un mayor énfasis en los sistemas de pago por contenidos.

Según los responsables del estudio se advierte que la tendencia hacia un contenido informativo distribuido a través de redes sociales y agregadores se ha ralentizado (y en algunos casos revertido),mientras que hay un crecimiento en muchos países hacia las suscripciones.

Acceso a la versión inglesa del informe AQUÍ

En el caso de España, donde el estudio fue editado por los profesores Avelino Amoedo, Alfonso Vara-Miguel y Samuel Negredo  de la Universidad de Navarra, se reduce la diferencia entre los usuarios que confían en las noticias (44%) y los que no se creen la mayoría de la información (30%), si bien cuando se les pregunta por las noticias que han elegido, la diferencia crece (48% confía frente a 23% que no confía). Por tipo de medios, esa confianza oscila entre el 54% que reciben los periódicos impresos y el 30% de las redes sociales.

En cualquier caso, España se sitúa en el tramo intermedio de los 37 países investigados por lo que se refiere a la población de confía en las noticias, por delante de países europeos como Reino Unido, Italia, Suecia y Francia, entre otros.

Este año el Digital News Report ha profundizado por primera vez en la alfabetización mediática de la audiencia de noticias online y, en el caso de España, según los responsables del informe, “los resultados no son demasiado alentadore”. Así, sólo un 53% de los encuestados sabía que TVE no depende de la publicidad para financiarse; un 22% conocía que las notas de prensa suelen estar escritas por los portavoces o personal de comunicación de las organizaciones; apenas un 29% sabía que las noticias que ofrece Facebook son elegidas con base en un algoritmo y no por periodistas o aleatoriamente; y sólo un 10% de los encuestados estaba informado de que la mayor parte de los diarios digitales está en pérdidas.

Es importante señalar que en el informe  el universo de la encuesta no está cuantificado y corresponde a internautas adultos que han consumido noticias en el último mes. Según AIMC/EGM en España en 2017 leyeron información actualidad en el último mes 17,34 millones de españoles, es decir el 44% de la población mayor de 14 años.

Para acceder a la parte del informe referida a España AQUÍ