El aumento del consumo de información por el Covid-19 no se tradujo en una mejora de la valoración de los medios de comunicación

Durante las semanas de confinamiento con motivo de la epidemia provocada por el virus Covid-19, el 72% de la población ha seguido más las noticias de los distintos medios de comunicación, mientras que el 27% no lo ha hecho.

Este dato se incluye dentro de un estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre el bienestar emocional de la población española con motivo de la epidemia.

Entre las preguntas del estudio también se pedía a los encuestados que opinaran sobre si, a lo largo de la crisis del cororonavirus, su opinión sobre distintas instituciones, grupos de profesionales y sectores había mejorado o empeorado. En relación con los medios de comunicación social para el 38% había empeorado y para el 26% había mejorado, mientras que para el 27% seguía siendo la misma.

Los españoles confiaron sobre todo en los científicos y las autoridades sanitarias a la hora de informarse sobre el COVID-19

La comunidad científica, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades nacionales sanitarias, por este orden, fueron las tres fuentes de información sobre el COVID-19 en las que más confiaron los españoles, según los datos de un Eurobarómetro específico publicado ayer.

Los porcentajes de españoles que confiaron en estas tres fuentes (48, 37 y 32%, respectivamente) se encuentran en línea con los resultados del conjunto de Europa, donde el 41% confió en los científicos, el 34% en las autoridades sanitarias nacionales, y el 32% en la OMS.

Por lo que se refiere a la confianza depositada en los periodistas que trabajan en medios (periódicos, radios y televisiones) el resultado en Europa fue que el 12% confío más en ellos a la hora de informarse, mientras que en España dicho porcentaje se elevó hasta el 17%.

El Eurobarómetro, realizado por Kantar, se hizo entre el 23 de mayo y el 1 de junio en 21 países de la Unión Europea.

Acceso al Eurobarómetro AQUÍ

Las asociaciones de medios y de compañías de publicidad solicitan al Gobierno ayudas urgentes.

En las últimas semanas distintas asociaciones de medios de comunicación y de compañías de publicidad se han movilizado ante el posible escenario que dejarán las consecuencias económicas provocadas por la crisis sanitaria del COVID-19 en España.

De acuerdo con los datos de la asociación de televisiones comerciales UTECA, por ejemplo, mientras que el crecimiento sostenido del consumo de televisión ha sido del 40%, la inversión publicitaria ha descendido en un 50%. Esto dibuja un panorama complicado para los canales de televisión que han de incurrir en unos elevados costes fijos provocados por las necesidades de producción y emisión, así como por los costes asociados a la cobertura territorial.

Por su parte, el Gobierno aprobó un paquete de ayudas por valor de 15 millones de euros para las televisiones digitales de ámbito estatal destinados a compensar una parte de los costes derivados  de mantener durante seis meses “determinados porcentajes de cobertura poblacional”, según se especificaba en el BOE de 1 de abril.

Por otra parte, y a través de una carta dirigida a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y a la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, varias asociaciones del sector de la publicidad y de los medios trasladaron al Gobierno dos propuestas. En primer lugar, la incentivación de compra de espacios publicitarios en medios de comunicación a través de una desgravación fiscal del 30% de las inversiones para el año 2020. Y, en segundo lugar, el mantenimiento de los compromisos de inversión en publicidad del conjunto de la Administración.

Entre los firmantes de la carta se encontraban la Asociación Española de Anunciantes (aea), la Asociación de Agencias de medios, la Asociación de Medios de Información (AMI), la Asociación de Marketing de España, la Asociación de Medios Publicitarios Españoles, o la Federación de Empresas de Publicidad y Comunicación (FEDE).

Al mismo tiempo, CONECTA, asociación que engloba a las principales productoras de canales temáticos de televisión de pago de España, también se dirigió  a los ministerios de Hacienda y de Asuntos Económicos y Transformación Digital solicitando medidas urgentes para aliviar la situación del sector audiovisual. En concreto, Conecta solicita, por un lado la exención del 50% (para 2020) de la obligación de financiación anticipada de obra europea y la incentivación de la compra de espacios publicitarios en medios de comunicación con la misma desgravación fiscal del 30% para las  inversiones de 2020, en línea con las asociaciones publicitarias. Por otro lado, solicita también bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social durante el tiempo que estén en vigor las medidas excepcionales.

El aislamiento de los españoles impulsa el consumo de información en todos los medios, según un estudio de AIMC

Durante el periodo de confinamiento que viven los españoles, tras la declaración del estado de alarma por el Gobierno, se ha incrementado notablemente el consumo de información, con relación a los datos de las semanas anteriores.

Esta es una de las conclusiones que se desprenden de un nuevo estudio denominado Cuaderno de Bitácora, que ha iniciado la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC), que tendrá periodicidad semanal y en el que se hará un seguimiento del comportamiento de los españoles, incluido su consumo de medios.

Según el Cuaderno de Bitácora, el 93% de los encuestados manifiesta que el papel de los medios de comunicación es importante o muy importante durante este periodo y, además, un 87% asegura que tiene a “los medios convencionales como su principal fuente de información frente a la intranquilidad que les genera la información vertida en las redes sociales”, según un comunicado de la AIMC.

En el caso concreto de la prensa, un 63,3% de los encuestados consultaron un diario digital en el día anterior a la realización de la encuesta, con un aumento del 27,7% con respecto a la situación previa a la cuarentena. De hecho, el 60% de los usuarios de prensa online admiten haber incrementado el consumo de esta, mientras solo un 6% lo ha reducido.

Entre los usuarios encuestados, un 55% de los lectores digitales sigue leyendo las mismas publicaciones, un 35% lee ahora, además de las habituales, también otras cabeceras de diarios.

En el caso de las revistas, mientras que las páginas web de las publicaciones cuenta con una penetración del 29%, las revistas en formato digital llegan al 41,6% y dentro de este último grupo, el auge del formato PDF es especialmente significativo. En este auge podrían estar influyendo las acciones de algunas editoras ofreciendo en abierto sus contenidos.

En relación con los medios audiovisuales, se observa que la televisión ha aumentado notablemente su consumo y casi la totalidad de los encuestados (el 95,7%) ha visto la televisión durante el día anterior. Entre los contenidos que más han incrementado su consumo, destacan las películas, las telenoticias y las series en streaming.

Y en el caso de las plataformas OTT un 17,9% de personas declara haberse dado de alta a alguno de estos servicios durante el período de confinamiento.

En cuanto a la información sobre la COVID-19, 3 de cada 4 usuarios aprueba la oferta informativa, tanto en televisión como en radio. En el caso de esta última, ha aumentado el número de oyentes en un 4% más de oyentes y con crecimientos más destacados en la “radio hablada”.

También se observa un crecimiento en cuanto a consumo de la radio a través de internet. Tanto el streaming como el podcast han aumentado significativamente durante este último período. Al igual que en la prensa digital, los usuarios de radio también escuchan nuevas emisoras, en concreto, un 10,9%de los entrevistados.

El estudio se realiza a través del panel AIMC Q, es decir que los datos son representativos de los usuarios de internet que representan, aproximadamente, el 80% de los españoles.

Evoca Imagen publica un informe sobre el impacto de la epidemia del Covid-19 en la prensa

La consultora Evoca Imagen acaba de lanzar el dossier El impacto de la pandemia en la prensa, obra del consultor Pepe Cerezo. Un estudio en el que, pese a reconocer la dificultad de abordar el tema en este estadio de la epidemia, su autor sostiene que “si queremos establecer ejes sobre los que trabajar, hay que intentar prever mínimamente cómo influirá esta crisis en las tendencias que ya venía mostrando el sector”.

Ilustrado con un gran volumen de ejemplos sobre las acciones que están adoptando los medios informativos en España y fuera de nuestro país, Cerezo establece una serie de consecuencias a corto y medio plazo, algunas de las cuales ya son perceptibles. Entre las consecuencias inmediatas se encuentran, por ejemplo, el aumento del tráfico digital, la caída de la publicidad, la cancelación de eventos o el impulso de nuevos productos digitales.

A medio y largo plazo es posible, según se recoge en el dossier, que se consoliden los entornos digitales frente a los físicos, que se produzcan cambios organizativos profundos, que se refuercen los modelos de negocios orientados a la captación de ingresos de los usuarios (reader revenue) y que se produzca una concentración sectorial, con fusiones, adquisiciones y cierres.

Acceso al informe AQUÍ

El 64% de los españoles decía estar informado sobre el COVID-19 antes de la declaración del estado de alarma

A comienzos del mes de marzo, el 63,7% de los españoles declaraba estar muy informado (11,8%) o bastante informado (51,9%) sobre el coronavirus COVID-19, según los datos hechos públicos por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En aquel momento, el porcentaje de españoles que había oído hablar del virus ascendía al 99,4% de la población y el 71,6% de ellos manifestaba que seguía la información con bastante o mucho interés y un 22,1% adicional que lo hacía con poco interés.

Debe señalarse que el trabajo de campo del barómetro en que se recogen estos datos se realizó entre el 1 y el 13 de marzo y la declaración del estado de alarma por el Gobierno se produjo el 14 de marzo.

Dentro del grupo de españoles que se consideraban muy o bastante informados, los porcentajes más elevados se encontraban entre los de 55 a 64 años (68,7%), los 45 a 54 años (67,9%) y 35 a 44 años (66,3%). Por debajo de la media se situaban los tramos de edad más jóvenes y mayores, pero todos con porcentajes superiores al 55%.

Dudas sobre la información

Por lo que se refiere a la confianza en la información que se recibía, a un 49,7% de quienes tenían en ella interés les merecía bastante o mucha confianza, mientras que al 47,9% les merecía poca o ninguna confianza. En aquel momento, el grado de confianza en la información aumentaba con la edad; desde el 38,5% de los de 18 a 24 años hasta el 54,98% entre los mayores de 65.

Por lo que se refiere a las fuentes de información, el 82,4% de los españoles seguían la información a través de los espacios informativos de televisión; el 39,3% por internet (Twitter, diarios digitales, etc.); el 21,7% por los informativos de radio, y el 20,0% por las noticias de la prensa escrita.

Como es habitual actualmente cuando se consideran las fuentes de información de la población, los porcentajes varían mucho en función de los tramos de edad y muy especialmente en los dos extremos del rango; los más jóvenes (18 a 24 años) empleaban más internet (82,2%) y menos la televisión (75,2%), mientras que los mayores de 65 se informaban sobre todo en la televisión (97,5%) y menos en internet (10,5%).

En términos más cualitativos, el 63% de quienes habían oído hablar entonces del COVID-19 consideraba que las noticias que circulaban alarmaban sin necesidad y el 58,2% pensaba que el Gobierno debería informar más.

Perspectiva DigiMedios

Si bien los datos hechos públicos por el Barómetro del CIS nos proporcionan una imagen de lo existente a comienzos del mes de marzo, sí destaca el importante nivel de seguimiento que había entonces por parte de la población española del fenómeno de la expansión del virus.

En este sentido parece importante destacar cómo en aquel moemnto el grado de confianza que la información merecía a los españoles se repartía casi a partes iguales entre quienes confiaban y los que no lo hacían. Un hecho éste cuyas raíces convenga buscar más atrás de la expansión del COVID-19. Como el Informe de la Profesión Periodística de la Asociación de la Prensa de Madrid viene reflejando año tras año al valorar la confianza que a los españoles les merece la información que reciben en una escala del 0 a 10, dicha valoración se sitúa sistemáticamente en torno al 5.

Advertencia: El Informe citado de la APM está dirigido, al igual que DigiMedios, por Luis Palacio.

Un estudio de Edelman revela una gran desconfianza ante la información que se recibe sobre la crisis del COVID-19

El 74% de la población de 10 países encuestados por la consultora Edelman está preocupada por las noticias falsas y las informaciones que se distribuyen sobre el Covid-19. Dentro de los países encuestados no se encuentra España, pero sí otros europeos como Italia, Reino Unido, Francia y Alemania. En cada uno de ellos se hicieron 1.000 encuestas, representativas de la población por género y edades, entre el 6 y el 10 de marzo.

Entre las conclusiones del estudio destaca también que el 70% de los encuestados se informaban al menos una vez al día sobre el tema, si bien en Italia el porcentaje ascendía al 93% (58% varias veces y 35% una vez al día). En los otros países europeos la frecuencia a la hora de recibir información descendía notablemente: Reino Unido (65%), Francia (56%) y Alemania (50%).

Los medios informativos son la fuente informativa en la que se busca más habitualmente la información; el 64% lo hace, seguidos por las fuentes gubernamentales (40%) y las redes sociales (38%).  En los cuatro países europeos, la tercera fuente más importante para informarse no son las redes sociales sino las organizaciones internacionales relacionadas con la salud. Y en Italia las fuentes oficiales son la fuente informativa principal (63%) seguida por los medios informativos (55%) y las organizaciones internacionales citadas (36%).

Los científicos (83%) y los médicos de cabecera (82%) son los portavoces en los que más se confía, mientras que al final de una lista con quince posibilidades se sitúan las fuentes gubernamentales (48%), los países más afectados (46%) y los periodistas (43%).

Acceso al estudio AQUÍ