Desciende la confianza de los españoles en los medios de comunicación, según el Eurobarómetro

La confianza de la ciudadanía española en los medios de comunicación es inferior a la que tienen los europeos en su conjunto, según los datos del Eurobarómetro 94, hecho público recientemente.

En relación con los diferentes medios, el que más confianza concita es la radio en la que el 42% de los españoles confía frente al 46% que dice desconfiar. En los datos referidos a la Europa-27 el 58% dice que tiende a confiar frente al 35% que dice que tiende a desconfiar.

Por detrás de la radio se situaría la prensa escrita(34% de confianza), la televisión(31%), internet(25%) y las redes sociales(14%). En todos los casos los porcentajes de europeos que tienden a confiar son superiores.

Por otra parte, si se comparan estos datos con los del Eurobarómetro-464, de febrero de 2018, se observa que la confianza de los españoles en algunos medios se ha reducido. Aunque existen algunas diferencias en la clasificación, sí puede decirse que hace 3 años el 74% de la población de nuestro país manifestaba que confiaba en la radio, 65% lo hacía en los diarios y revistas impresas y el 57% en la televisión. En aquel momento la metodología del Eurobarómetro distinguía entre los citados diarios y revistas impresas y los diarios y revistas online, cosa que ahora no hace. En cualquier caso  como puede observarse los niveles de confianza que tenía los medios eran significativamente superiores a los actuales.

Hay que recordar que el Informe Anual de la Profesión Periodística, que edita la Asociación de la Prensa de Madrid, viene registrando en los últimos años esta pérdida de confianza de la población española en la información que recibe de los medios. Tras alcanzar una puntuación de 5,7 puntos, en una escala de 1 a 10, en 2016, la Encuesta de Impacto del Periodismo registró caídas hasta el año pasado: 5,5, 5,5, 5,2 y 5,2 en 2017, 2018, 2019 y 2020, sucesivamente.

Menos de la mitad de los españoles confían en los medios de comunicación, según el Barómetro Edelman

Según el Barómetro de Confianza en las Instituciones 2021 del grupo de relaciones públicas Edelman, solo el 42% de los españoles mayores de 18 años confía en los medios de comunicación, el mismo porcentaje del barómetro de 2020.

La poca confianza no es privativa de los medios, ya que, según el barómetro, el porcentaje de españoles que confía en las instituciones estudiadas (empresas, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación) se sitúa en el 45%, también el mismo porcentaje que hace un año.

El porcentaje varía si se considera al tramo de la población más informado, que se limita a personas entre 25 y 64 años, graduados universitarios, dentro del 25% de la población de mayores ingresos e involucrados en asuntos políticos y económicos. En este caso, la confianza en las cuatro instituciones aumenta hasta el 57%.

El trabajo de medios y periodistas se percibe como sesgado en muchos países. Así el 59% de los encuestados a nivel global consideraban que los periodistas y reporteros buscan confundir a las audiencias con información que saben que es falsa o exagerada, mientras que el 59% considera que las empresas de medios están más interesadas en defender posiciones partidistas que en informar al público.

En el caso de España, el 73% de los encuestados consideró que los medios no son objetivos e imparciales en su trabajo.

Por lo que se refiere a la confianza en las diferentes fuentes de información a nivel global, han experimentado retrocesos en los dos últimos años en todos los casos: en primer lugar los medios tradicionales (porque desciende del 61 al 53% las personas que confían en ellos) seguidos por los motores de búsqueda (del 62 a 56%), los medios de empresas y marcas (del 46 al 41%) y las redes sociales (del 40 al 35%).

Este año, dentro del Barómetro Edelman se ha introducido la medición de la higiene informativa de la población. Por dicha higiene se entiende la realización de cuatro actividades: el seguimiento de la información, el evitar las cámaras de eco informativas, verificar la información y no amplificar las noticias sin confirmar. La encuesta ha registrado, a nivel global, que un 39% de la población tiene poca higiene, por un 35% que manifiesta una higiene informativa moderada y el 26% restante que muestra lo que se podría considerar buena higiene. En España, por ejemplo, e interrogados sobre la posibilidad de vacunarse en el próximo año, entre los que tienen buena higiene informativa el 65% lo haría, pero entre los que tienen una mala higiene solo lo haría el 48%.

Sólo el 38% de las personas confían en las noticias según el estudio Trust in News.

Menos de cuatro de cada diez personas en cuarenta países dicen que normalmente confían en las noticias (el 38%). De acuerdo con el estudio Trust in news, realizado por el Reuters Institute for the Study of Journalism (RISJ), en muchos lugares, la caída de la confianza en las noticias ha alcanzado cifras de dos dígitos en los últimos años.

Otra de las conclusiones del estudio es que, aunque el crecimiento del escepticismo podría ser consecuencia de un ecosistema de medios que tiende a pluralizarse, lo cierto es que la pérdida de confianza puede acabar siendo un obstáculo para que la ciudadanía se mantenga informada y tome decisiones fundamentadas. Si hasta ahora las plataformas y los políticos solían ser considerados como las principales fuentes de información poco fiable, en algunos países los periodistas comienzan a ser señalados como responsables.

En el estudio se destaca que una de las claves de la situación de la confianza en las noticias es que se trata de un fenómeno multicausal. Los desafíos que se presentan en la “provisión y la demanda de información” son diversos e involucran a diferentes grupos de personas. Por ello, buscar soluciones a problemas relacionados con esta actividad requiere de una gran especificidad a la hora de fijar objetivos.

Otra de las claves es que aún hay poca información sobre los efectos que los cambios de los modelos de distribución de las noticias están teniendo sobre la producción de noticias. De acuerdo con varios de los expertos consultados para el estudio, es probable que las plataformas dañen la confianza del público en las noticias al tiempo que, paradójicamente, contribuyen a que ese mismo público tenga mayores posibilidades de acceder a las noticias.

Al mismo tiempo, respecto a las iniciativas dirigidas a la transparencia, la educación mediática y la conexión con el público, el estudio destaca que “permanece brumosa la evidencia empírica sobre qué funciona, con quiénes y en qué circunstancias”. Esto podría dar lugar a iniciativas mal enfocadas y a recursos desperdiciados o, incluso, a “resultados contraproducentes”.

Por último, otra de las claves que destacan en el estudio es que, si bien los esfuerzos por mejorar la confianza pueden ser cruciales, los costos que podrían conllevar podrían entrar en contradicción con otras necesidades como la de pedir cuentas a quienes ejercen el poder. Además, esto requeriría atacar determinadas posturas sobre el proceso de producción de noticias que fomentan la desconfianza y que forman parte del ideario de determinadas comunidades, así como de los posicionamientos estratégicos de algunos líderes políticos, lo que podría provocar el alejamiento de parte de las audiencias.

El estudio del Instituto Reuters se ha realizado combinando la revisión de investigaciones sobre confianza en las noticias y entrevistas originales a periodistas de los principales medios y se ha enfocado sobre el entorno mediático de cuatro países democráticos: Brasil, India, Reino Unido y Estados Unidos.

En el caso de España, y como publicaba DigiMedios en el mes de mayo (con datos de un estudio de la UER y el Eurobarómetro), sólo el 10% de los españoles confían mucho en la información que les llega de los medios, cifra que se sitúa por debajo del promedio europeo.

Acceso al estudio AQUÍ

Los españoles confiaron sobre todo en los científicos y las autoridades sanitarias a la hora de informarse sobre el COVID-19

La comunidad científica, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades nacionales sanitarias, por este orden, fueron las tres fuentes de información sobre el COVID-19 en las que más confiaron los españoles, según los datos de un Eurobarómetro específico publicado ayer.

Los porcentajes de españoles que confiaron en estas tres fuentes (48, 37 y 32%, respectivamente) se encuentran en línea con los resultados del conjunto de Europa, donde el 41% confió en los científicos, el 34% en las autoridades sanitarias nacionales, y el 32% en la OMS.

Por lo que se refiere a la confianza depositada en los periodistas que trabajan en medios (periódicos, radios y televisiones) el resultado en Europa fue que el 12% confío más en ellos a la hora de informarse, mientras que en España dicho porcentaje se elevó hasta el 17%.

El Eurobarómetro, realizado por Kantar, se hizo entre el 23 de mayo y el 1 de junio en 21 países de la Unión Europea.

Acceso al Eurobarómetro AQUÍ

La confianza de los españoles en los medios continúa cayendo, según un estudio de la UER

Solo el 10% de los españoles confía mucho en la información de los medios informativos, a lo que se podría añadir un 32% que tiene una confianza media, según el estudio Trust in Media 2020, realizado por el servicio de investigación de la Unión Europea de Radiodifusión (UER), a partir de datos del Eurobarómetro. En el informe de hace dos años, dichos porcentajes eran del 19 y el 33% respectivamente.

De nuevo España se sitúa por debajo del promedio europeo (junto a países como Reino Unido y Francia) que es del 19% para quienes les inspiran los medios mucha confianza y el 41% quienes tienen una confianza media.

Debe destacarse que aquellos países que manifiestan unos mayores niveles de confianza en la información de los medios son en los que un menor porcentaje de la población ve la desinformación como un problema.

En España y por medios, la radio sigue siendo el medio mejor situado, ya que el 44% tiende a confiar en él (el 52%, en 2018). A continuación se sitúa la prensa escrita con un 33%, aunque siete puntos porcentuales menos que en 2018.

La televisión, con un 29% que tiende a confiar en la información de este medio (el 36% hace dos años) es el tercer medio, seguido por internet con un 21% de la población que dice confiar en la información que encuentra allí (el 34% hace dos años) y situándose en último lugar las redes sociales, con el 12% frente al 22% de 2018.

Ampliación: El retroceso en la confianza de los españoles en los medios no es nuevo. Según el Informe de la Profesión Periodística 2019, que edita la Asociación de la Prensa de Madrid, la confianza de los españoles en los medios de información en los que se informan se ha venido erosionando en los últimos años, tras alcanzar una puntuación de 5,7 (en una escala de 1 a 10) en 2016. En los años 2017 y 2018 la puntuación fue de 5,5, para descender significativamente el año pasado hasta 5,2.

Advertencia: Luis Palacio es el director del Informe de la Profesión Periodística y editor de DigiMedios.es

La confianza en los medios informativos de los expertos y del público en general suele coincidir, según revela un estudio

Existe una correlación fuerte acerca de la exactitud de la información en determinados medios entre los expertos y el público general, según el estudio ¿Ven igual a los medios informativos los expertos y el público? En un informe realizado en el Reuters Institute y donde se compara información de 23 países europeos.

Según dicho estudio, los medios informativos que reciben las calificaciones más altas por su precisión para los expertos suelen tener las calificaciones más altas entre el público. Y, por el contrario, los medios menos precisos a juicio de los expertos tienden a ser en los que menos confía el público.

Además y en promedio, tanto los expertos como el público en general suelen considerar los medios de titularidad pública como más precisos y dignos de confianza, mientras que las noticias de los nativos digitales suelen recibir unas puntuaciones más bajas en ambos casos. La televisión comercial y la prensa ocuparían, en este sentido, una posición intermedia.

El estudio citado parte de la comparación de los resultados del European Media Systems Survey de 2017 y del Digital News Report del Reuters Institute de 2018.

Acceso al estudio AQUÍ

Un estudio de Edelman revela una gran desconfianza ante la información que se recibe sobre la crisis del COVID-19

El 74% de la población de 10 países encuestados por la consultora Edelman está preocupada por las noticias falsas y las informaciones que se distribuyen sobre el Covid-19. Dentro de los países encuestados no se encuentra España, pero sí otros europeos como Italia, Reino Unido, Francia y Alemania. En cada uno de ellos se hicieron 1.000 encuestas, representativas de la población por género y edades, entre el 6 y el 10 de marzo.

Entre las conclusiones del estudio destaca también que el 70% de los encuestados se informaban al menos una vez al día sobre el tema, si bien en Italia el porcentaje ascendía al 93% (58% varias veces y 35% una vez al día). En los otros países europeos la frecuencia a la hora de recibir información descendía notablemente: Reino Unido (65%), Francia (56%) y Alemania (50%).

Los medios informativos son la fuente informativa en la que se busca más habitualmente la información; el 64% lo hace, seguidos por las fuentes gubernamentales (40%) y las redes sociales (38%).  En los cuatro países europeos, la tercera fuente más importante para informarse no son las redes sociales sino las organizaciones internacionales relacionadas con la salud. Y en Italia las fuentes oficiales son la fuente informativa principal (63%) seguida por los medios informativos (55%) y las organizaciones internacionales citadas (36%).

Los científicos (83%) y los médicos de cabecera (82%) son los portavoces en los que más se confía, mientras que al final de una lista con quince posibilidades se sitúan las fuentes gubernamentales (48%), los países más afectados (46%) y los periodistas (43%).

Acceso al estudio AQUÍ

La sensación de desigualdad está minando la confianza en los medios, según el barómetro de la consultora Edelman

En el último año, y pese al crecimiento económico experimentado a nivel mundial, la confianza de los ciudadanos en las instituciones (desde los medios hasta los gobiernos, el mundo de la empresa y de las organizaciones no gubernamentales) se ha estancado, sin que ninguna de ellas logre situarse como digna de confianza, según el  Edelman Trust Barometer (Barómetro Edelman de la confianza).

Entre los factores que explican dicho estancamiento los responsables de Edelman sitúan las desigualdades y la falta de esperanza en el futuro.

En sus resultados generales, el barómetro destaca que los ciudadanos confían más en negocios y organizaciones no gubernamentales (lo hace en cada una un 55% de los encuestados) que en los gobiernos y los medios de comunicación (47%). El barómetro establece el grado de merecedora de confianza a partir del 60% y como neutra las que se sitúan entre el 50 y el 59%.

También debe destacarse que los colectivos más informados muestran unos niveles de confianza en todas las instituciones superiores al público en general.

Los medios

En el caso de los medios cabe reseñar que entre los encuestados el 51% considera que sirven a los intereses de unos pocos, mientras que solo el 32% piensa que sirven los intereses de todos por igual.

Este año, y por primera vez, el barómetro se ha detenido en aspectos concretos en que los medios pueden y deben mejorar. Así, solo un 34% de los encuestados considera que los medios lo están haciendo bien manteniendo los medios y redes sociales limpios; el 35% siendo objetivos; el 38% persiguiendo la objetividad de la información; el 38% distinguiendo lo importante de los sensacionalista, y el 39% diferenciando la opinión de los hechos.

Un 57% de los encuestados considera que los medios que utilizan contienen información que no es digna de confianza, mientras que el 76% (70% en 2018) están preocupados porque las desinformación y las noticias falseadas se utilicen como un arma.

El barómetro se basa en una encuesta a nivel mundial, con 1.150 encuestas por país, de las que 200 se realizan a los denominados públicos informados (más jóvenes, con estudios, con mayores ingresos y que consumen más información).

Acceso al barómetro AQUÍ

El Barómetro Edelman constata un ligero aumento de la confianza en instituciones, empresas  y medios

El Barómetro de la Confianza Edelman, que realiza anualmente esta consultora empresarial, constata este año un ligero aumento de la confianza de la población en las organizaciones no gubernamentales, las empresas, los gobiernos y los medios entre el denominado publico informado, mientras que entre la población general hay un ligero aumento en los dos primeros casos, mientras que gobiernos y medios todavía entran dentro de la categoría de empresas en las que no se confía.

El barómetro se basa en una encuesta realizada en 26 países (entre los que se encuentra España) al conjunto de la población, con más de 1.000 entrevistados por país, de los cuales 200 pertenecen al denominado público informado que deben cumplir una serie de condiciones de edad, titulación, rango de ingresos y consumo mediático.

Por lo que se refiere a la confianza en los medios de comunicación, el barómetro constata un significativo aumento de los amplificadores, es decir, aquellos que consumen noticias semanalmente o más y que comparten esos contenidos varias veces. Este grupo ha crecido entre 2017 y 2018 en 14 puntos porcentuales del 26 al 40%. Del mismo modo han crecido aquellos que consumen noticias semanalmente o más, aunque no las comparten (+8 puntos, del 24 al 32%). Como consecuencia de ello, el público que menos información consume (menos que semanalmente) se ha reducido del 49 al 28%. El aumento de los amplificadores ha sido mayor entre las mujeres que entre los hombres.

Por fuentes de información, según el barómetro, la confianza es mayor en motores de búsqueda (65%) y medios tradicionales (65%), a los que siguen los medios nativos digitales (55%) y los medios de empresas (denominados owned media, con un 49%)), situándose en último lugar los medios y redes sociales (44%). Si bien, cuando se interroga sobre los perfiles que ofrecen mayor confianza, los puestos de cabeza los ocupan los expertos técnicos y los académicos, mientras que los periodistas se sitúan en décimo lugar, solo por delante de los representantes  gubernamentales.

Los datos de España

En el caso de nuestro país, la confianza en los medios ha descendido ocho puntos en el último año, y solo el 36% manifiesta confiar en los medios, un porcentaje muy similar entre hombres (36%) y mujeres (37%).

En España, el porcentaje de amplificadores creció en 15 puntos hasta el 43%, mientras que los consumidores, lo hicieron en 10 puntos hasta el 36%, produciéndose una reducción de 24 puntos entre los que menos información consumen.

Un comité de expertos británico propone que una agencia independiente supervise la actuación de las plataformas tecnológicas

Un grupo de expertos, creado por la London School of Económics (LSE), ha propuesto crear en el Reino Unido una agencia, independiente del Gobierno,  que realice un seguimiento y asesore sobre las plataformas tecnológicas, que se encargan hoy en día de distribuir buena parte de la información que llega a los ciudadanos y consumidores. Con esa agencia se dispondría de una presencia institucional permanente encargada de impulsar las diferentes iniciativas relacionadas con los problemas de la confianza en la información. Su financiación se haría con un nuevo impuesto sobre los ingresos de las plataformas.

El grupo de expertos ha elaborado un informe –Tackling the Information Crisis: A Policy Framework for Media System Resilience– en el seno de la comisión  sobre “Verdad, confianza y tecnología”, creado por la LSE.

Entre los cometidos de la agencia se encontraría informar sobre las tendencias en las noticias y la información compartida, que incluiría datos reales sobre las historias más compartidas y leídas en función de las características demográficas. Asimismo debería seguir el cumplimiento de la efectividad de los protocolos de auto regulación de las plataformas más implantadas, así como promover la alfabetización mediáticas tanto entre niños como adultos.

Acceso al informe AQUÍ