El beneficio bruto de explotación de Atresmedia creció el 1,5% en el primer trimestre

El grupo audiovisual Atresmedia generó hasta el mes de marzo un beneficio buto de explotación (sin contar depreciaciones e impuestos) de 35,2 millones de euros, según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores(CNMV). Esta cifra es un 1,5% superior a los 34,6 millones de hace un año.

Por lo que se refiere a los ingresos netos del grupo alcanzaron los 209,3 millones, con un crecimiento del 2,6% respecto al primer trimestre del año pasado.

Por negocios el audiovisual aportó 196,2 millones de euros (1,8% más), mientras que la radio representó 15,6 millones (12,8% más). Es decir, el primero supone el 93 del negocio, por el 7% del segundo.

En el negocio audiovisual la mayor parte de los ingresos correspondieron a la publicidad de televisión (159,7 millones frente a 156,8 millones del año pasado). La publicidad digital, por su parte, ascendió a 14,9 millones, con un crecimiento del 13,5%. En tercer lugar, los ingresos correspondientes a producción y distribución de contenidos se redujeron el 2,9% hasta los 14,3 millones de euros. Debe destacarse que dentro de estos ingresos no se incluyen los correspondientes a la compañía Buendía Producción, participada por Atresmedia y Telefónica.

En los hechos comunicados por Atresmedia  a la CNMV se incluye también que dentro del primer trimestre se formalizó la venta de las filiales de Smartclip en Latinoamérica, compradas en 2017.

Competencia sanciona a Mediaset y Atresmedia por prácticas anticompetitivas en la comercialización de la publicidad en televisión

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha comunicado ya la imposición de una sanción a los grupos audiovisuales Mediaset y Atresmedia por prácticas anticompetitivas en la comercialización de la publicidad en televisión. En conjunto, la sanción se eleva a 77,1 millones de euros, repartidos casi a partes iguales. La CNMC, además, ha comunicado a los dos grupos que están obligados a modificar sus estrategias comerciales antes de tres meses. Tanto Mediaset como Atresmedia han anunciado que recurrirán la sanción.

A juicio de Competencia, los dos grupos audiovisuales han desarrollado políticas comerciales en la venta de la publicidad televisiva que se han traducido en una elevada concentración de la inversión publicitaria en sus canales; entre ambas tienen una cuota conjunta del 85% del mercado. De esta manera, dice el comunicado de la CNMC, se limita “la capacidad del resto de canales de televisión para captar ingresos por publicidad, con riesgo de verse expulsados del mercado”.

Según la investigación ad-hoc de la CNMC, Mediaset y Atresmedia imponían a sus anunciantes una elevada cuota mínima de inversión, que, en definitiva, suponía un porcentaje significativo de sus campañas de publicidad, contemplando penalizaciones si se incumplían estos compromisos.

Por otra parte, ambos grupos pagaban unos incentivos a las agencias de medios –principales intermediarios de la publicidad televisiva- denominados extraprimas, que estaban condicionados a que las agencias alcanzaran un determinado volumen o cuota de inversión sobre el conjunto de la publicidad facturada en Mediaset y Atresmedia. Dichas extraprimas tienen un peso significativo en la cuenta de resultados de las agencias.

En tercer lugar, los dos grupos comercializaban de forma habitual la publicidad en paquetes o módulos de canales, que incluían alguno de los de mayor audiencia, con otros menos atractivos para los espectadores. La venta mediante paquetes de canales se veía reforzada por la denominada pauta única (denominada simulcast), es decir, la transmisión simultánea de la publicidad en los distintos canales de la cadena, siguiendo la pauta del que tiene más audiencia.

Todas estas prácticas combinadas hacían que el resto de operadores televisivos (tanto nacionales como regionales, abiertos y de pago) tuvieran dificultades para competir en igualdad de condiciones con los canales que son equivalentes en audiencia y que son propiedad de Mediaset y de Atresmedia, quedando así excluidos del mercado de la publicidad televisiva y teniendo más dificultades para adquirir contenidos atractivos que les permitieran mejorar su audiencia.

Aunque cada grupo televisivo, según la CNMC, realizaba estas prácticas de forma independiente, en la valoración de los efectos se ha tenido en cuenta su carácter acumulativo, ya que representa el 85% del mercado de la publicidad televisiva en España y cada uno tiene más del 40%.

Por lo que se refiere a las sanciones, la de Mediaset España (y de su comercializadora Publiespaña) se eleva a 38,9 millones, mientras que la de Atresmedia Corporación (y de su comercializadora Atres Advertising) asciende a 38,2 millones de euros.

Recursos

Como contra esta resolución no cabe recurso administrativo, los grupos solo pueden interponer recurso contencioso-administrativo en la Audiencia Nacional, como así han dicho que harán.

En el caso de Mediaset España, y a través de un comunicado (AQUÍ) a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía ha manifestado su más absoluto desacuerdo con la decisión y ha anunciado que procederá a impugnarla, solicitando su suspensión cautelar.

De acuerdo con el citado comunicado, “La deficiente consideración de la estructura de mercado, la base jurídica errónea y el error en la calificación de las conductas, la ausencia total de prueba de los efectos anticompetitivos supuestamente generados, y otros muchos vicios de base en la investigación llevada a cabo, nos hacen confiar en que la Resolución será anulada en vía jurisdiccional”.

Por su parte, Atresmedia, y también mediante una comunicación a la CNMV (AQUÍ), ha manifestado que considera que la sanción no está justificada, ni por su fundamentación legal ni por su cuantía, y ha anunciado que planteará todas las actuaciones y recursos que procedan, y en todas las instancias, para defender sus intereses.

Según una nota de prensa de este grupo, se trata de “una resolución injusta, errónea e infundada, fruto de un procedimiento que, sorprendentemente, parecía tener decididas las conclusiones desde su inicio”. Atresmedia, además, considera desproporcionada la cuantía de la sanción y subraya que se trata de la mayor multa impuesta por la CNMC a una empresa por unas prácticas que solo alcanzarían la categoría de infracción grave.

El beneficio de explotación del grupo Atresmedia creció el 31,1% en el primer semestre de 2016

Entre enero y junio de este año, el beneficio de explotación del grupo audiovisual Atresmedia ascendió a 110,491 millones de euros, un 31,1% más que los 84,250 millones del mismo semestre de 2015, según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Este resultado se obtuvo con un crecimiento de los ingresos netos de explotación del 7,4% al pasar de 506,437 millones a 544,059 millones entre ambos semestres. La mejora de los ingresos se ha apoyado en el fuerte crecimiento de los correspondientes a su división de televisión, que aumentaron un 9,4% hasta 489,864 millones (42 millones más) lo que permitió compensar el retroceso experimentado por los ingresos de la división radiofónica (-13,4% hasta 41,579 millones de euros.

El beneficio antes de impuestos del grupo ascendió a 106,962 millones de euros, un 49,0% más que en el primer semestre de 2015.

Por divisiones, si los ingresos netos de Atresmedia Televisión crecieron el 9,4% hasta 489,864 millones, su beneficio de explotación lo hizo el 27,4% hasta 91,882 millones de euros.

Por su parte, Atresmedia Radio registró unos ingresos de 41,579 millones (un 13,4% menos), aunque incrementó su beneficio de explotación el 6,8% hasta los 11,960 millones, gracias a el fuerte descenso de sus costes de explotación (-20,4%).

En el desglose de sus ingresos, el patrón de Atresmedia Radio muestra un reparto del 60-40 entre local y cadena, y del 75-25 entre convencional y radio fórmula.

El grupo Prisa más que duplica su beneficio de explotación hasta junio

El grupo de comunicación Prisa registró en el primer semestre de 2015 un beneficio de explotación de 33,79 millones de euros, una cifra que más que duplica los 14,56 millones generados en el mismo periodo del año pasado, según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La mejora de la explotación ha sido fruto del recorte de gastos realizado por el grupo puesto que sus ingresos de explotación han descendido el 5,5% al pasar de 688,0 millones de euros a 650,02 millones entre ambos semestres.

Pese a la mejora del beneficio de explotación y como consecuencia de las pérdidas financieras provocadas por su deuda, el grupo todavía registró pérdidas antes de impuestos de 27,53 millones de euros, inferiores en cualquier caso a los 40,36 millones de hace un año.

Del análisis de las principales magnitudes del grupo Prisa se desprende la significativa pérdida de peso de sus negocios en España. Con datos del primer semestre de 2015, Prisa genera en nuestro país el 38% de sus ingresos, frente al 50% en Latinoamérica y el 12% restante en Portugal. Por lo que se refiere al resultado de explotación, mientras en Latinoamérica y Portugal tiene beneficios (de 54,57 millones y de 10,95 millones, respectivamente), en España las pérdidas de explotación ascienden a 31,74 millones.

En cuanto al desglose de sus ingresos por líneas de negocio, la edición de libros ya representa el 46% de los ingresos del grupo, seguida por la radio (23%), la prensa (18%) y el negocio de la televisión en Portugal (13%).

A finales de junio, el endeudamiento total del grupo era de 2.040,85 millones de euros, frente a los 2.700,65 millones de hace un año.

Prisa registra unas pérdidas de explotación de 172 millones de euros

El grupo de comunicación Prisa registró en los nueve primeros meses del año unas pérdidas de explotación de 172,06 millones de euros, frente al beneficio de 155,80 millones que registró el año pasado, según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Hasta septiembre, Prisa registró unos ingresos de explotación consolidados de 2.011,22 millones de euros, un 0,7% superiores a los 1.997,54 millones del mismo periodo del año pasado.

Todas las partidas de ingresos (a excepción de los correspondientes a abonados de otras plataformas de TV de pago) descendieron. En función de la importancia de las partidas, el descenso en los ingresos de abonados se redujeron el 3,2% (hasta 651,51 millones), los de libros y formación el 3,7% (hasta 551,06 millones) y los de publicidad el 5,9 (hasta 377,95 millones). Los correspondientes a ventas de ejemplares cayeron el 16,8% (hasta 93,82 millones)

En el ejercicio en curso son especialmente relevantes los resultados del grupo Prisa y así en las cuentas se recogen, por ejemplo, el impacto de las indemnizaciones a trabajadores que, más que duplicaron las del año pasado y ascendieron en el periodo a 15,41 millones de euros; o el deterioro del fondo de comercio de Digital + por un importe de 207,77 millones de euros.

Dentro de las ventas de activos, el pasado septiembre Prisa se desprendió de su participación en la televisión de Estados Unidos V-Me, que llegó a ser del 42%.

Por lo que se refiere a las pérdidas netas del grupo, pasaron de 31,45 millones a 194,82 millones entre ambos periodos.

La CNMV registra el nuevo accionariado del grupo Prisa

En los últimos días, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha ido recibiendo las notificaciones de las nuevas participaciones accionariales en el grupo Prisa, tras la incorporación de un grupo de accionistas miembros de Liberty Acquisition Holdings.
Así los líderes de Liberty –Nicolás Berggruen y Martin Franklin- han comunicado que poseen cada uno un 3,766% del capital de Prisa, mientras que la participación de la Union Bank of Switzerland es del 5,914%. Por su parte, Rucandio, que agrupa las participaciones de la familia Polanco y de un grupo de accionistas particulares, tiene una participación del 35,016%.