Las ventas de contenidos televisivos se redujeron el 20,6% el año pasado

En el ejercicio 2019 las ventas de contenidos entre las compañías de televisión españolas se redujeron el 20,6% al pasar de 1.452,4 millones a 1.152,7 millones de euros, según los datos de la Comisión Nacional de la Competencia y los Mercados (CNMC).

De esta cifra, 726,6 millones correspondieron a canales de fútbol; 312,6 millones, a canales de televisión de pago de otras temáticas, y 113,4 millones, a producciones propias.

Ese dato de venta de contenidos, recogido en el Informe Económico Sectorial de las Telecomunicaciones y el Audiovisual, no refleja el conjunto de “los ingresos obtenidos por los operadores de televisión en abierto, los operadores de televisión de pago y las productoras de canales temáticos de pago, por la venta de producciones propias, la venta de canales de programación, la venta o cesión de derechos sobre contenidos y cualesquiera otros ingresos procedentes de la comercialización mayorista de contenidos audiovisuales”.

La cifra total ascendió a 3.360, millones de euros (3.464,4 millones en 2018), pero de ellos 2.207,6 millones correspondieron a ingresos intragrupo, es decir, compraventas en el seno de un grupo empresarial y, sobre todo a ventas de contenidos entre DTS y Telefónica de España, según señala el citado informe.

El resto de los ingresos permanecieron estables, con una cierta tendencia al aumento de las subvenciones (+4,2%) y menor de las televisiones (+0,1%).

La CNMC abre dos expedientes sancionadores contra Atresmedia por infringir la legislación publicitaria

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha abierto dos expedientes sancionadores contra Atresmedia por publicidad encubierta y emplazamiento de producto en televisión. Los expedientes se han abierto contra posibles infracciones cometidas por dos de los canales del grupo, La Sexta y Antena 3.

En el caso de La Sexta se trata de la posible vulneración de la legislación sobre emisión de publicidad encubierta por unas imágenes mostradas en el programa “Viajeras con B”. La posible falta se había cometido al no señalizar de forma alguna que las imágenes tenían naturaleza publicitaria. 

En el caso de Antena 3, la infracción cometida sería la de emplazamiento de producto en su programa “El Contenedor”.

En ambos casos podría tratarse de infracciones graves de lo establecido por la Ley General de Comunicación Audiovisual y dar lugar a la imposición de multas por una cantidad de entre 100.001 y 500.000 euros. Con la iniciación de los expedientes, se abre un plazo de 3 meses para la instrucción y la resolución por parte de la CNMC y el grupo audiovisual ha dispuesto de los 10 primeros días de julio para presentar alegaciones.

La inversión de las televisiones españolas en series aumenta a costa del cine

En 2018 las televisiones españolas invirtieron 305,222 millones de euros en series (253,344 millones, en españolas y 51,878 millones, en europeas), lo que representa el 78% del total de la inversión de las televisiones en obra audiovisual, según el informe anual realizado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) encargado de controlar dicha inversión. Entre 2010 y 2018 el porcentaje destinado a series pasó del 39% al 78% citado.

Al mismo tiempo, el porcentaje de inversión dedicado al cine ha descendido. Así, la inversión realizada en cine en 2018, ascendió a 80,5 millones de euros, frente a los 84 millones de 2017. Del total, 70,3 millones de euros se han destinado a la inversión en cine en lenguas oficiales en España, el 87%.

En conjunto la inversión en obra audiovisual europea entre los dos años pasó de 139,316 millones a 389,523 millones, con un crecimiento del 180%. Debe señalarse que el monto destinado a la inversión en obra audiovisual europea supera ampliamente al obligado por la ley.

Estas inversiones se realizan en el marco de la Ley General de Comunicación Audiovisual. De acuerdo con ésta, los prestadores del servicio de comunicación audiovisual o a los operadores de telecomunicaciones que difundan canales de televisión están obligadas a destinar el 5% de sus ingresos de explotación (6% si la empresa es pública) a la financiación de cualquier tipo de obra audiovisual europea.

Acceso al informe AQUÍ

Las subvenciones y las suscripciones de la televisión de pago mantuvieron el crecimiento del sector audiovisual en 2019

El año pasado los ingresos del sector audiovisual crecieron un 1,6% al pasar de 6.183 millones a 6.280 millones de euros, según los datos agregados de los informes trimestrales de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Este pequeño crecimiento del mercado fue debido al incremento de las subvenciones a las televisiones públicas, que crecieron un 4,2% hasta 1.925 millones de euros. También contribuyó al crecimiento el incremento del 3,1% de los ingresos correspondientes a las cuotas de la televisión de pago, que ascendieron a 2.051 millones de euros. Esta cifra solo incluye los ingresos de las televisiones de pago de los operadores de telecomunicaciones, no las de las plataformas internacionales (OTTs).

Por lo que se refiere a los ingresos publicitarios, los correspondientes a la televisión se redujeron en un 3,1% hasta 1.780 millones de euros, mientras que los de radio aumentaron hasta 393 millones, un 3,9% más.

Ingresos del sector audiovisual 2018-2019 (Datos CNMC)

  2018 2019 %
Publicidad TV 1.838 1.780 -3,1
Publicidad Radio 378 393 3,9
Ingresos publicitarios 2.216 2.173 -1,9
Cuotas de TV de pago 1.990 2.051 3,1
PPV y video bajo demanda 33 40 19,8
Subvenciones 1.848 1.925 4,2
Otros 97 92 -5,5
Total 6.183 6.280 1,6
Abonados TV de pago 6.780.268 7.211.467 6,4

Elaboración de DigiMedios, con datos de CNMC. Cifras de ingresos en millones y de abonados a la TV de pago en unidades.

Por lo que se refiere a la televisión de pago, en 2019 el número de abonados creció el 6,4% al pasar de 6,780 millones a 7,221 millones de abonados. Cabe reseñar, de todas formas que al relacionar los ingresos por cuotas de abonos con el número de abonados, se observa un descenso del ingreso por abonado del 3,1% de 293 a 284 euros en cada año.

Cabe recordar que estos datos proceden de la agregación de los informes trimestrales que realiza la CNMC y que al elaborar su informe anual, las cifras finales pueden cambiar algo.

La televisión de pago desplaza a la publicidad como principal fuente de ingresos del sector audiovisual

Los datos del tercer trimestre del sector audiovisual, proporcionados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), han permitido constatar que las cuotas de la televisión de pago se han convertido en la principal partida de ingresos del sector audiovisual español, desplazando del primer lugar a la publicidad.

En el periodo enero-septiembre, dichas cuotas ascendieron a 1.548 millones de euros, mientras que las de la publicidad representaron 1.509 millones. En años completos, los primeros ascendieron a 1.990 millones en 2018, siendo superados por los segundos que fueron 2.218 millones.

Lo anterior no significa, sin embargo, que los recursos captados por la televisión de pago sean superiores a los de las televisiones en abierto, ya que en estos debe considerarse la importante partida de subvenciones recibidas por las televisiones nacional y autonómicas y que hasta septiembre ascendió a 1.432 millones de euros.

Asimismo hay que recordar que la cifra recogida por la CNMC en concepto de cuotas de la televisión de pago se circunscribe, sobre todo, a la correspondiente a las televisiones de las compañías de telecomunicaciones, pero no contempla las de las OTTs, compañías cuyos servicios se distribuyen también por internet pero que dependen de plataformas internacionales, que no reportan los ingresos captados en España. Es el caso de Netflix, HBO, Amazon y, próximamente, Disney TV.

En conjunto, los ingresos del sector audiovisual hasta septiembre ascendieron a 4.581 millones de euros, un 1,7% más que los 4.504 millones del mismo periodo de 2018.

Mejora la percepción de los canales de RTVE y aumenta su número de espectadores habituales

La percepción de la objetividad de los informativos de RTVE por parte del público aumentó en el segundo trimestre de 2019 respecto al mismo período del año anterior, de acuerdo con los datos del Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El porcentaje de individuos que se muestran críticos con la cobertura informativa de la cadena pública cae al 20%, lo que representa una bajada de casi 10 puntos porcentuales. Este dato es la cifra más baja de los últimos cuatro años.

Por otro lado, RTVE sigue teniendo problemas para atraer a los espectadores más jóvenes mientras que mantiene la fidelidad de los españoles de edades más avanzadas; 7 de cada 10 españoles de más de 50 años son fieles a las cadenas de RTVE. En los grupos de edades de 16 a 24 años y de 24 a 35 años, en cambio, menos de la mitad de los encuestados se declararon espectadores habituales.

Las cifras contenidas en el Panel registran la primera subida en el porcentaje de espectadores habituales de los canales de RTVE después de que la tendencia en los mismos períodos de los últimos años haya sido de decrecimiento (65,2% en 2016, 64% en 2017, 60,9 % en 2018 y 61,4% en 2019).

Competencia sanciona a Mediaset y Atresmedia por prácticas anticompetitivas en la comercialización de la publicidad en televisión

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha comunicado ya la imposición de una sanción a los grupos audiovisuales Mediaset y Atresmedia por prácticas anticompetitivas en la comercialización de la publicidad en televisión. En conjunto, la sanción se eleva a 77,1 millones de euros, repartidos casi a partes iguales. La CNMC, además, ha comunicado a los dos grupos que están obligados a modificar sus estrategias comerciales antes de tres meses. Tanto Mediaset como Atresmedia han anunciado que recurrirán la sanción.

A juicio de Competencia, los dos grupos audiovisuales han desarrollado políticas comerciales en la venta de la publicidad televisiva que se han traducido en una elevada concentración de la inversión publicitaria en sus canales; entre ambas tienen una cuota conjunta del 85% del mercado. De esta manera, dice el comunicado de la CNMC, se limita “la capacidad del resto de canales de televisión para captar ingresos por publicidad, con riesgo de verse expulsados del mercado”.

Según la investigación ad-hoc de la CNMC, Mediaset y Atresmedia imponían a sus anunciantes una elevada cuota mínima de inversión, que, en definitiva, suponía un porcentaje significativo de sus campañas de publicidad, contemplando penalizaciones si se incumplían estos compromisos.

Por otra parte, ambos grupos pagaban unos incentivos a las agencias de medios –principales intermediarios de la publicidad televisiva- denominados extraprimas, que estaban condicionados a que las agencias alcanzaran un determinado volumen o cuota de inversión sobre el conjunto de la publicidad facturada en Mediaset y Atresmedia. Dichas extraprimas tienen un peso significativo en la cuenta de resultados de las agencias.

En tercer lugar, los dos grupos comercializaban de forma habitual la publicidad en paquetes o módulos de canales, que incluían alguno de los de mayor audiencia, con otros menos atractivos para los espectadores. La venta mediante paquetes de canales se veía reforzada por la denominada pauta única (denominada simulcast), es decir, la transmisión simultánea de la publicidad en los distintos canales de la cadena, siguiendo la pauta del que tiene más audiencia.

Todas estas prácticas combinadas hacían que el resto de operadores televisivos (tanto nacionales como regionales, abiertos y de pago) tuvieran dificultades para competir en igualdad de condiciones con los canales que son equivalentes en audiencia y que son propiedad de Mediaset y de Atresmedia, quedando así excluidos del mercado de la publicidad televisiva y teniendo más dificultades para adquirir contenidos atractivos que les permitieran mejorar su audiencia.

Aunque cada grupo televisivo, según la CNMC, realizaba estas prácticas de forma independiente, en la valoración de los efectos se ha tenido en cuenta su carácter acumulativo, ya que representa el 85% del mercado de la publicidad televisiva en España y cada uno tiene más del 40%.

Por lo que se refiere a las sanciones, la de Mediaset España (y de su comercializadora Publiespaña) se eleva a 38,9 millones, mientras que la de Atresmedia Corporación (y de su comercializadora Atres Advertising) asciende a 38,2 millones de euros.

Recursos

Como contra esta resolución no cabe recurso administrativo, los grupos solo pueden interponer recurso contencioso-administrativo en la Audiencia Nacional, como así han dicho que harán.

En el caso de Mediaset España, y a través de un comunicado (AQUÍ) a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía ha manifestado su más absoluto desacuerdo con la decisión y ha anunciado que procederá a impugnarla, solicitando su suspensión cautelar.

De acuerdo con el citado comunicado, “La deficiente consideración de la estructura de mercado, la base jurídica errónea y el error en la calificación de las conductas, la ausencia total de prueba de los efectos anticompetitivos supuestamente generados, y otros muchos vicios de base en la investigación llevada a cabo, nos hacen confiar en que la Resolución será anulada en vía jurisdiccional”.

Por su parte, Atresmedia, y también mediante una comunicación a la CNMV (AQUÍ), ha manifestado que considera que la sanción no está justificada, ni por su fundamentación legal ni por su cuantía, y ha anunciado que planteará todas las actuaciones y recursos que procedan, y en todas las instancias, para defender sus intereses.

Según una nota de prensa de este grupo, se trata de “una resolución injusta, errónea e infundada, fruto de un procedimiento que, sorprendentemente, parecía tener decididas las conclusiones desde su inicio”. Atresmedia, además, considera desproporcionada la cuantía de la sanción y subraya que se trata de la mayor multa impuesta por la CNMC a una empresa por unas prácticas que solo alcanzarían la categoría de infracción grave.

La CNMC abre un expediente sancionador a Telefónica por el incumplimiento de los compromisos asumidos tras la compra de DTS

Según ha confirmado la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) Telefónica “calculó de forma errónea los costes fijos del canal ‘Movistar Partidazo’ de su oferta mayorista de canales de televisión de pago (en la temporada 2016/2017), al realizar el reparto inicial en julio de 2016 entre los operadores que lo contrataron”. Aunque el operador de telecomunicaciones reconoció su error después, los operadores tuvieron que soportar por dicho canal unos costes mayores a los que les correspondían.

Por este motivo la CNMC ha instado que se abra un expediente sancionador a Telefónica por el incumplimiento de los compromisos adquiridos tras la operación de concentración Telefónica/DTS en abril de 2015, cuando el operador compró el 56% de DTS que poseía el grupo Prisa.

Según las condiciones de la operación y en el caso de los canales de pago, Telefónica debe contar con una oferta mayorista para que sus competidores puedan acceder a sus canales de televisión de pago con contenidos premium (películas de estreno, competiciones deportivas nacionales e internacionales, etc.), y comercializarlos mediante sus propias plataformas de televisión de pago. Para calcular el pago de los competidores por el acceso a los canales de fútbol y motor de la oferta mayorista Telefónica tiene en cuenta el llamado coste mínimo garantizado (CMG).

Del análisis de la CNMC del reparto inicial entre los operadores del coste mínimo garantizado del canal Partidazo que realizó Telefónica en julio de 2016, el regulador concluye que Telefónica debe ajustar los costes que fueron asignados a cada operador por el efecto de varias correcciones. Uno de estos ajustes es consecuencia de que Telefónica consideró inicialmente un número de abonados inferior al que debería haberle correspondido, lo cual dio lugar por este factor a costes superiores para los operadores que contrataron este canal. Si bien se ha tenido en cuenta en las compensaciones económicas que Telefónica devolvió los importes excedidos por esta causa en septiembre de 2018, la temporada ya estaba vencida, sin posibilidad de reparar los posibles efectos sobre la competencia en su momento.

Realizados todos los ajustes en conjunto, la Resolución determina que Telefónica deberá compensar a aquellos operadores a los que cobró de más por coste mínimo garantizado de los canales de fútbol y motor, así como se le reconoce igualmente a Telefónica el derecho a reclamar el pago de las cantidades cobradas de menos a otros operadores, en caso contrario.

Acceso a la resolución completa AQUÍ

El porcentaje de hogares que ve contenidos de pago a través de las OTTs no llega al 30%

En España, según los datos del último Panel de Hogares de la CNMC, hay un 31,7% de los hogares que tienen acceso a internet que utiliza plataformas de pago (las denominadas OTTs) para ver contenidos audiovisuales online. Si se tiene en cuenta que en torno a un 15% de ellos (según datos del Marco de Medios de AIMC) no tienen conexión a internet, el porcentaje de hogares que utilizan dichas plataformas caería por debajo del 30%.

Por otro lado, entre el último semestre de 2017 y el de 2018 (cuando se preguntó a los miembros del mencionado panel)  el porcentaje de hogares que usaron estas plataformas creció ligeramente (en 1,9 puntos porcentuales) frente a los 17,8 puntos que creció un año antes.

El panel también recoge información cuantitativa sobre el consumo de todo tipo de contenidos audiovisuales (videos cortos, episodios de series, documentales, etcétera). Así el 44,2% de los españoles declara que consumió este tipo de contenidos al menos una vez en la última semana, mientras que el 54,8% no lo hizo.

Del 44,2% citado los mayores porcentajes consumieron videos cortos (55,7%), episodios de series (50,1%), películas (34,7%) y contenidos de amigos y familiares (27,5%). Sólo el 16,6% vió espacios informativos.

Y también entre quienes consumieron contenido online audiovisual en la última semana, el 52% lo hizo en YouTube, seguido por los que usaron las plataformas abiertas de Atresmedia (35,5%) , Radiotelevisión Española (31,4%), Mediaset (29%) y la de pago Movistar+ (25,1%).

Los ingresos de la televisión se estancaron el año pasado, según los datos de la CNMC

En el ejercicio 2018, los ingresos de la televisión retrocedieron ligeramente (-0,3%) según se desprende de la agregación de los datos trimestrales que acaba de hacer públicos la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). En total, los ingresos captados por la televisión de pago y la televisión en abierto ascendieron a 3.957 millones de euros, frente a los 3.971 millones de un año antes. En estos datos no están comprendidos los ingresos obtenidos por las compañías internacionales (Netflix, HBO, o Amazon, cuya facturación se realiza desde filiales en otros países).

En el reparto entre la televisión de pago y la televisión en abierto, la primera captó el 55% de los ingresos por el 45% de la segunda. En los últimos tres años, la cuota de los ingresos de la televisión de pago ha crecido en 4 puntos.

Por su parte, el medio radiofónico tuvo unos ingresos de 383 millones de euros, un 5,5% más que en 2017.

Cabe advertir que la suma de los datos trimestrales no siempre coincide con los datos anuales que la CNMC publicará dentro de varios meses, si bien no suelen ser diferencias muy importantes.