Nextory adquiere Nubico, la plataforma de lectura digital de Telefónica y Planeta

La operación de compra de Nubico a Telefónica y planeta se enmarca dentro de la estrategia previa al desembarcoen aespañs de Nextory, la empresa sueca de servicios de lectura.

Durante lo que resta de 2021, Nubico migrará la plataforma tecnológica y cambiará el nombre a Nextory. Una vez efectuado el lanzamiento de Nextory en España, la aplicación ofrecerá un servicio de suscripción con acceso ilimitado a todo el catálogo.

Más información AQUÍ

En 2020 el 53% de los ingresos del grupo Bertelsmann correspondieron a actividades digitales

En el ejercicio de 2020 el grupo alemán Bertelsmann generó unos ingresos de 17.613 millones de euros, una cifra un 3,9% inferior a los 18.331 millones de 2019 ,según la información hecha pública por el grupo a comienzos de marzo .El año pasado, los ingresos digitales representaron el 51%  de los totales.

por lo que se refiere al beneficio bruto de explotación (sin contar depreciaciones ni impuestos) ascendió a 3.143 millones de euros, frente a los 2.887 millones del año anterior, el 8,9% más.

Por áreas de actividad, estaca la división audiovisual RTL,  cuyos ingresos se redujeron en 2020 el 9,5% hasta 6.017 millones, seguida por la división de servicios Arvato (+ 5% hasta 4.382 millones) y la editorial Penguin Random House (+4,6% hasta 3.802 millones .

el resultado final del grupo fue de 1.459 millones de euros frente a los 1.091 millones del ejercicio precedente .

Bertelsmann está presente en España, entre otras participaciones, con el 19% del grupo audiovisual Atresmedia.

Los ingresos digitales del grupo Bertelsmann crecieron un 21% en el primer semestre

Entre enero y junio de este año, el grupo alemán Bertelsmann (que tiene una participación minoritaria en Atresmedia) generó unos ingresos digitales de 513 millones de euros, un 21% más que los 424 millones del mismo periodo de 2018, según la información hecha pública por el grupo (*).

En conjunto, Bertelsmann registró en el primer semestre de 2019 unos ingresos de 8.600 millones de euros, un 4,6% superiores a los de un año antes. Al mismo tiempo, el resultado bruto de explotación (es decir, sin considerar amortizaciones e impuestos) ascendió a 1.290 millones frente a los 1.070 millones de 2018.

Los ingresos del grupo fueron impulsados sobre todo por su filial audiovisual RTL (3.200 millones, +4,2%) y por el grupo editor Penguin Random House (1.700 millones, +11,3%).

(*) En el comunicado en el que Bertelsmann informa de sus resultados semestrales se aporta la citada cifra de 513 millones de euros de ingresos digitales, lo que representa solo el 6% de sus ingresos totales. Dicho porcentaje no concuerda con los datos anuales facilitados en el primer trimestre de este año, donde el grupo informaba de que sus ingresos de origen digital ya alcanzaban el 49% de sus ingresos totales.

El 49% de los ingresos del grupo Bertelsmann el año pasado fueron digitales

En el ejercicio 2018, el 49% de los ingresos totales del grupo de comunicación alemán Bertelsmann correspondieron a actividades digitales, según la información que acaba de hacer pública el grupo. En 2011, la cuota de ingresos digitales fue del 30%.

Dichos ingresos proceden de actividades como el video a la carta, la comercialización de publicidad digital, la edición de libros electrónicos o la prestación de servicios tecnológicos, entre otras.

Los ingresos totales de Bertelsmann ascendieron a 17.673 millones de euros frente a los 17.190 millones del año anterior, lo que representa un incremento del 2,8%.  Por lo que se refiere a su beneficio de explotación, se redujo el 14% al pasar de 1.896 millones a 1.620 millones entre ambos ejercicios.

Por cuarto año consecutivo, el beneficio neto del grupo superó los 1.000 millones de euros, alcanzando en 2018 los 1.104 millones.

En España, Bertelsmann participa en diferentes empresas, entre las que se encuentra el grupo Atresmedia, y tiene una importante presencia en el sector editorial a través de Penguin Random House.

El equipo directivo de Motorpress Ibérica compra la compañía

Motor Presse Stuttgart, propietario hasta ahora del 100% de la editora de revistas española Motorpress Ibérica, ha llegado a un acuerdo con el equipo directivo de su filial para realizar una operación de compra y que sea dicho equipo quien asuma el control, la responsabilidad y la gestión de la empresa española, según ha informado esta mediante un comunicado.

Motor Presse Stuttgart está participada mayoritariamente por el grupo alemán Bertelsmann a través de la holding de su división de revistas G+J.

En España y a partir de ahora será el equipo directivo, encabezado por la consejera delegada María Wandosell, quien controle la empresa y para ello ha llegado a acuerdos de licencias y contenidos con  Motor Presse Stuttgart .

Según el comunicado de Motorpress Ibérica, se “continuará con su estrategia de generación de contenidos, eventos y soluciones de comunicación de calidad para sus lectores, usuarios y clientes en los territorios de motor, deporte y estilo de vida”.

G+J ya abandonó su otra filial de revistas en nuestro país -G+J España- a finales de 2016, que se vendió al fondo Axos MidCap y se transformó en Zinet Media.

Bertelsmann suministra información corporativa por voz con el asistente Alexa de Amazon

El grupo de comunicación Bertelsmann acaba de presentar su primer servicio de información por voz mediante el asistente digital Alexa, desarrollado por Amazon.

Con el nuevo servicio –gratuito- es posible acceder no solo a los podcasts de Bertelsmann, sino también a información y noticias sobre la compañía a través de peticiones de voz. Para descargarse el asistente de este nuevo canal de información del grupo alemán es necesario acceder a la tienda de aplicaciones de Amazon.

Los ingresos digitales de Bertelsmann ya representan el 46% de sus ingresos totales

En el ejercicio 2017, el grupo de comunicación alemán Bertelsmann generó unos ingresos de 17.190 millones de euros, un 1,4% más que los 16.950 millones del año anterior, según ha informado la compañía en un comunicado. De esos ingresos totales, el 46% (unos 7.907 millones) procedían de actividades digitales; dos puntos porcentuales más que el año pasado, cuando se situaron en torno a los 7.458 millones. El grupo espera superar el umbral del 50% de ingresos digitales en los próximos ejercicios.

En el incremento de los ingresos de Bertelsmann jugó un papel importante su división audiovisual, organizada en torno a RTL, pero también su empresa de música BMG, su filial de servicios Arvato y su división de educación.

Bertelsmann obtuvo el año pasado un EBITDA (resultado de explotación sin contar impuestos, depreciaciones y amortizaciones) de 2.636 millones, un % más que los 2.568 millones de 2016.

Durante el ejercicio, el grupo alemán incrementó su participación en la filial editorial Penguin Random House hasta el 75%, con lo que ahora ya posee al menos tres cuartas partes del capital en todas sus divisiones.

Bertelsman anuncia la creación de una plataforma para monetizar el contenido audiovisual

El grupo alemán de comunicación Bertelsmann se hizo a finales de agosto con el pleno control de la compañía tecnológica SpotX, especializada en la publicidad programática en vídeo, y ahora ha anunciado su intención de fusionarla con su filial Smartclip a lo largo de 2018. La operación tiene como finalidad crear una plataforma para la monetización de los contenidos audiovisuales.

El proyecto se enmarca dentro del proceso de digitalización que desarrolla el grupo alemán, que ya le ha permitido generar aproximadamente la tercera parte de sus ingresos mediante negocios digitales.

En España Bertelsmann, a través de RTL, participa en el grupo audiovisual Atresmedia con un 19,2%. Precisamente este grupo adquirió el año pasado Smartclip Latam, la parte de Smartclip que no había comprado Bertelsmann unos meses antes (ver AQUÍ).

Los medios abordan las narrativas transmedia como una herramienta para ampliar y conocer sus audiencias

Actualmente todos los productos audiovisuales -sean series, realities e, incluso informativos- se desarrollan en un entorno digital, que es en el que se mueve la audiencia. Por este motivo, dice Francisco Sierra, director de contenidos multimedia de Atresmedia, desde el momento en que se decide el lanzamiento de un nuevo espacio (en el caso de las televisiones) trabajan en paralelo la cadena y el área de multimedia.

Y ese trabajo conjunto se planifica teniendo en cuenta tanto la futura emisión del programa como su presencia o complemento en la web, en las redes sociales, en posibles programas de videojuegos o, más recientemente, mediante técnicas de realidad virtual y cada uno de ellos con sus propios lenguajes. Todo ello da lugar al fenómeno de las narrativas transmedia.

En la presentación del Trasnmedia Day, organizado por el grupo de comunicación  Bertelsmann en Madrid, el especialista en transformación digital Gonzalo Martín enmarcó el transmedia como un universo (la historia en la que descansa) al que se accede desde múltiples puntos de entrada (según las tecnologías, plataformas y narrativas empleadas) y que se basa en la existencia de un público o audiencia que participa en el fenómeno.

La base de dicho universo, según Pablo Lara, experto en transmedia de la serie El Ministerio del Tiempo, no puede ser otra que una buena historia, “ya que son estas las que permite que se abran paso los distintos formatos empleados y no al contrario”. En cierto sentido, según Lara, lo que buscan los proyectos transmedia es recuperar hábitos clásicos; en el pasado se escuchaban los seriales radiofónicos o se veía la televisión en grupo y hoy, pese a que el consumo suele ser individual, la experiencia es colectiva gracias al uso, por ejemplo, de las redes sociales.

Uno de los problemas que plantea el fenómeno transmedia es el de su medición, ya que al emplearse tantos medios de acceso diferentes resulta prácticamente imposible contar con un dato de audiencia global, aunque sí proporciona un gran volumen de información sobre los públicos implicados. Y, según se señaló en el transcurso de la jornada, no disponer de una medición idónea va en contra del uso de este tipo de narrativas que, a fin de cuentas, exigen siempre unas inversiones adicionales a las del producto principal (la serie, el programa, el libro, la película) de las que no resulta sencillo calcular su rentabilidad final.

Bertelsmann especifica por primera vez sus ingresos digitales, que representan el 44% del total

El grupo alemán Bertelsmann acaba de hacer públicos sus resultados económicos durante 2016 y en ellos se especifica, por primera vez, la parte de sus ingresos que se generan en actividades digitales. Durante 2016, el mayor grupo de comunicación de Europa generó unos ingresos digitales de 7.400 millones de euros, un 44% de su cifra total de ingresos, que ascendió a 16.950 millones.

El año pasado Bertelsmann registró un beneficio bruto operativo (antes de amortizaciones, depreciaciones e impuestos) de 2.568 millones de euros, un 3,3% superior al de un año antes.

Por lo que se refiere a sus ingresos, ascendieron a los 16.950 millones citados, una cifra inferior en un 1,1% a los 17.141 millones de 2015. Según la información facilitada por Bertelsmann, la cifra de negocio refleja el éxito del grupo en su objetivo de aumentar su crecimiento, ser más digital, más internacional y más diversificada.

Por lo que se refiere a sus negocios digitales, la parte que representan en el conjunto de ingresos del grupo ha pasado del 30% en 2011 (cuando ascendieron a 4.600 millones de euros) hasta el 44% de los de 2016 mencionado antes.

La digitalización se ha extendido por la mayor parte de las divisiones del grupo: desde la audiovisual, con la presencia de RTL en el terreno del video online, hasta la edición de libros electrónicos por Penguin Random House o la transformación de Arvato (que dirige el español Fernando Carro) en un proveedor de las corporaciones tecnológicas.

Bertelsmann espera que en los próximos años los ingresos digitales superen el 50% del total.

Sobre su presencia internacional, los ingresos generados por Bertelsmann fuera de Europa han pasado del 20% al 28% desde 2011, lo que prácticamente ha representado que se han duplicado.

Finalmente, el beneficio final del grupo ha ascendido a 1.108 millones de euros, un 2,6% más que en 2015.