Vocento se fija como objetivo para este año llegar a 100.000 suscriptores digitales

El grupo de comunicación Vocento, que cerró el ejercicio de 2020 con 75.000 suscriptores digitales entre ON+ (diarios regionales), Kiosko y Más y ABC Premium, se ha fijado como objetivo para finales de 2021, según su consejero delegado Luis Enríquez   alcanzar no solo los 100.000 suscriptores, sino también lograr que el dinero que procede de estas suscripciones mantenga el margen que se irá perdiendo con los periódicos. Enríquez concretó este objetivo en el transcurso de la junta general de accionistas, celebrada en Bilbao.

En relación con las alternativas para los ingresos publicitarios, Enríquez puso el foco en el potencial digital, siendo la publicidad programática una de las apuestas del grupo. En esta modalidad publicitaria, según un comunicado, Vocento quiere ir más allá buscando nuevas vías para la obtención de leads y buscar el contacto directo con el usuario, para que sea éste mismo quien se ponga en contacto con el bien o servicio anunciado.

El Gobierno prevé aumentar el 20,8% la inversión en publicidad institucional el año que viene

El Consejo de Ministros ha aprobado el Plan de Publicidad y Comunicación Institucional para 2021 en el que se prevé que la inversión aumente en un 20,8% hasta los 243,50 millones de euros.

Esta cifra incluye las campañas de comunicación institucional propiamente dichas, que son las que se emplean para divulgar información de utilidad entre la ciudadanía. A ellas está previsto destinar 123,38 millones (la previsión de 2020 fue de 60,06 millones).

Por otra parte, la cifra también incluye las denominadas campañas que tienen una finalidad comercial, como las de venta de loterías, promoción de transportes, estancias en paradores, etc. A estás campañas está previsto destinar 120,12 millones (la previsión en 2020 fue de 135,46 millones).

Hay que hacer notar que la publicidad institucional que finalmente se ejecuta no se corresponde con la que se aprueba; de hecho, en los últimos años de los que se conocen las informes los porcentajes de inversión ejecutados fueron del 61% (2017), del 69% (2018) y del 58% (2019).

Menos de la mitad de los españoles confían en los medios de comunicación, según el Barómetro Edelman

Según el Barómetro de Confianza en las Instituciones 2021 del grupo de relaciones públicas Edelman, solo el 42% de los españoles mayores de 18 años confía en los medios de comunicación, el mismo porcentaje del barómetro de 2020.

La poca confianza no es privativa de los medios, ya que, según el barómetro, el porcentaje de españoles que confía en las instituciones estudiadas (empresas, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación) se sitúa en el 45%, también el mismo porcentaje que hace un año.

El porcentaje varía si se considera al tramo de la población más informado, que se limita a personas entre 25 y 64 años, graduados universitarios, dentro del 25% de la población de mayores ingresos e involucrados en asuntos políticos y económicos. En este caso, la confianza en las cuatro instituciones aumenta hasta el 57%.

El trabajo de medios y periodistas se percibe como sesgado en muchos países. Así el 59% de los encuestados a nivel global consideraban que los periodistas y reporteros buscan confundir a las audiencias con información que saben que es falsa o exagerada, mientras que el 59% considera que las empresas de medios están más interesadas en defender posiciones partidistas que en informar al público.

En el caso de España, el 73% de los encuestados consideró que los medios no son objetivos e imparciales en su trabajo.

Por lo que se refiere a la confianza en las diferentes fuentes de información a nivel global, han experimentado retrocesos en los dos últimos años en todos los casos: en primer lugar los medios tradicionales (porque desciende del 61 al 53% las personas que confían en ellos) seguidos por los motores de búsqueda (del 62 a 56%), los medios de empresas y marcas (del 46 al 41%) y las redes sociales (del 40 al 35%).

Este año, dentro del Barómetro Edelman se ha introducido la medición de la higiene informativa de la población. Por dicha higiene se entiende la realización de cuatro actividades: el seguimiento de la información, el evitar las cámaras de eco informativas, verificar la información y no amplificar las noticias sin confirmar. La encuesta ha registrado, a nivel global, que un 39% de la población tiene poca higiene, por un 35% que manifiesta una higiene informativa moderada y el 26% restante que muestra lo que se podría considerar buena higiene. En España, por ejemplo, e interrogados sobre la posibilidad de vacunarse en el próximo año, entre los que tienen buena higiene informativa el 65% lo haría, pero entre los que tienen una mala higiene solo lo haría el 48%.

Las predicciones del Instituto Reuters para 2021 apuntan hacia un ejercicio con un cambio digital “súbito y profundo”

Como cada año, los primeros días de enero son el momento para hacer públicas las predicciones que, se espera, se materializarán a lo largo del año. El Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (RISJ) ha hecho públicas las suyas y en primer lugar destaca que tras un ejercicio de 2020 marcado por la pandemia de la COVID-19 que ha quebrado viejos hábitos de consumo de medios, el presente “será un año de cambio digital súbito y profundo”.

Para el RISJ este año también será un año de reestructuración económica en el que los medios se volcarán en la suscripción y el comercio electrónico, pero en el que -advierte el informe- “los medios que aún dependen de los ingresos por productos impresos o publicidad digital afrontan un año difícil, con más fusiones, recortes y cierres”.

En relación con esto último hay que recordar que, según los datos aportados en el último encuentro Claves 2021, organizado por la Asociación de Medios de Información (AMI), los ingresos de los diarios de nuestro país aún proceden en un 69% (73% en 2019) de sus actividades convencionales (ventas de ejemplares y publicidad convencional) y el 31% (27% en 2019) restante de la publicidad digital.

Dado el esfuerzo realizado por las editoras españolas a lo largo del último año para poner en marcha sus muros de pago, el ejercicio en curso será decisivo para conocer el impacto que tienen en sus cuentas los modelos de ingresos centrados en los lectores.

Según los datos del informe del Instituto Reuters, tres cuartas partes (el 76%) de su muestra de editores, consejeros delegados y líderes digitales dice que la COVID-19 ha acelerado sus planes de transición digital que incluyen más trabajo en remoto y un cambio acelerado hacia los citados modelos de ingresos.

Entre las predicciones también se recoge la preocupación por crear en el seno de los medios una cultura más innovadora. Según la encuesta realizada por el RISJ, las mejores formas de generar ideas novedosas proceden del conocimiento de la audiencia y del análisis de las métricas (74%), de los equipos multidisciplinares (68%) y del aprendizaje de lo que hacen otros medios (48%).

En este sentido, los encargados de producto desempeñan un papel crucial para coordinar y dar forma a la innovación digital.

Más información sobre el informe del RISJ AQUÍ

El presupuesto de RTVE para 2021 crece el 13%

Rosa María Mateo, en calidad de administradora provisional única, acudió el pasado 5 de noviembre a presentar las cuentas de la Corporación Radiotelevisión Española para 2021 en el Congreso de los Diputados.

El total presupuestado, según un comunicado de RTVE, crece hasta los 1.127 millones de euros, lo que supondría un aumento de cerca del 13% respecto a 2018 (y que fue prorrogado en 2019 y 2020).

Mateo ha destacado que la crisis del COVID-19 ha impactado en los ingresos de RTVE y que los presupuestos presentados se enfocaban en lograr la estabilidad de la Corporación. De acuerdo con las estimaciones de RTVE, el cierre contable a finales de este año registraría unas pérdidas de 113 millones.

Al haber trabajado estos años con unos presupuestos prorrogados, los gastos sobrevenidos durante el último año no estaban cubiertos por las previsiones iniciales.

Es destacable que los ingresos de RTVE cayeron un 18,8% respecto a 2018. Mateo ha destacado que el 95% de los ingresos de RTVE proceden de subvenciones públicas y que “por lo tanto depende de factores externos que no podemos controlar”.

De acuerdo con los presupuestos presentados, de los 1.127 millones de gasto, 399 millones se dedicarían a la programación de televisión, radio y digital, entre los que se incluye la cobertura de los Juegos Olímpicos de Tokio.