Los consumidores que pagan por entretenimiento casi triplican a quienes lo hacen por información, según un estudio del WEF

Un informe realizado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), con datos de una encuesta de la compañía de investigación Nielsen, revela que el compromiso de los consumidores con los medios es alto, aunque aún son una minoría los que pagan por los contenidos de esos medios.

La mayor parte de los encuestados (el 90% para los contenidos de entretenimiento y el 80% para los informativos) consumen casi 24 horas de contenidos a la semana. Al mismo tiempo, casi el 60% de ellos ha llevado a cabo alguna forma de registro.

En cuanto a los datos de los usuarios de pago, el 16% pagan por contenidos informativos y cerca del 44% los hacen por los de entretenimiento.

Interrogados sobre su posible comportamiento futuro, el 53% de los encuestados cree que pagará por información y el 70%, por entretenimiento.

En cuanto a la distribución por edades, los jóvenes entre 16 y 34 años están más dispuestos a pagar por contenido, aunque la tendencia varía en función del poder adquisitivo. En realidad, cerca del 61% ya consumen contenidos de entretenimiento de pago mientras que el 17% lo hace de tipo informativo, ambas cifras por encima de las medias de la población en general. Al mismo tiempo, cuanto mayores son los ingresos, o el estatus socioeconómico de los encuestados, mayor es la proporción de consumidores de contenido de pago.

El informe destaca que la monetización de la producción de contenidos aún no ha encontrado un modelo plenamente funcional. Sin embargo, también señala que el éxito de algunos proveedores de contenidos demuestra que los pagos por parte de los consumidores pueden convertirse en una alternativa real al modelo de financiación por publicidad. Esta tendencia sugiere que la concienciación por parte de los consumidores de su rol en la financiación de la producción de contenidos está creciendo. Al mismo tiempo, la encuesta demuestra que los usuarios también consideran que los gobiernos y administraciones deberían asumir un papel más preponderante en la financiación de noticias.

La guerra entre plataformas de streaming podría estar ocultando el desarrollo de cierta estratificación entre medios de “destino” y medios de “ecosistema”. Los primeros serían las compañías que se dedican a proporcionar contenidos a los usuarios para su consumo mientras que los segundos utilizarían el contenido como canal para comercializar una oferta de productos o servicios mayor.

En la parte final del informe se analizan los cambios estratégicos en la industria de los medios que merecen seguir siendo estudiados: la arquitectura de pagos, los podcasts y los entornos publicitarios.

Acceso al estudio AQUÍ