DigiMedios en diciembre

El mes que cerró 2010 fue pródigo en acontecimientos sintomáticos.

Es todo un síntoma del estado de la televisión en España la sustitución de un canal informativo por otro fruto del reciclado de un programa –Gran Hermano- que igual sirve para el prime time de Telecinco, el relleno durante horas de La Siete y su emisión todo el día a través del canal antes empleado por CNN+. Si al reciclado –ad nauseam- de GH se le une el que a diario realizan Antena 3 y La Sexta de los programas de sus parrillas principales a través de sus multiplex, todo ello se convierte, a su vez, en un síntoma del fracaso –al menos inicialmente- de la implantación de la televisión digital terrestre en nuestro país. No hay que olvidar que, además de una mayor calidad en la recepción, la TDT iba a proporcionar una mayor oferta televisiva. De la interactividad en los hogares a través del receptor de TV (otro de los objetivos del proceso), es mejor ni hablar.

Asimismo, es todo un síntoma, el anuncio por parte del grupo francés Lagardere de la búsqueda de compradores para su negocio internacional de revistas. Un síntoma de los problemas de adaptación que están teniendo los medios convencionales al nuevo escenario digital.

También tiene una cierta carga sintomática –en este caso, positiva- la constitución en diciembre de la mesa para la contratación digital, comisión encargada de preparar el camino para la existencia de una medición de la audiencia online en España. Aunque dicha mesa todavía tiene un arduo trabajo por delante, el acuerdo entre los distintos estamentos involucrados muestra el interés de todos ellos por el desarrollo de la publicidad en la red.

Además de estos y otros síntomas, diciembre nos ha dejado algunos datos de sumo interés. Por ejemplo, el crecimiento del 27,9% experimentado por el comercio electrónico en el segundo trimestre del año o los contenidos en el nuevo estudio de la AIMC sobre el comportamiento mediático de los internautas españoles; entre estos últimos ese 76% de internautas que lee diarios tanto en la red como en papel.

Entre los elaborados por DigiMedios, conviene tener en cuenta el que muestra cómo los ingresos de la televisión de pago en nuestro país se encuentran por debajo de los logrados hace 5 años.

En cualquier caso, y dejando a un lado síntomas y datos, es el momento de desear a todos los lectores de DigiMedios, un 2011 que, aunque no sea fácil, sí sea fructífero y provechoso.