AIMC, IAB y AEA convocan el concurso para la medición de audiencias digitales

La comisión de seguimiento de la medición digital acaba de lanzar los pliegos del concurso para elegir un nuevo medidor de las audiencias digitales en España, tarea que hasta ahora desempeña ComScore Ibérica. La citada comisión está formada por la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC), la asociación de empresas de marketing digital IAB Spain y por la Asociación Española de Anunciantes (AEA)

El plazo para la recepción de ofertas se extiende hasta el 12 de febrero de 2021 y el fallo podría hacerse público dentro del primer trimestre del próximo año. La duración prevista de la adjudicación es de tres años.

La comisión de seguimiento, a través de una comisión permanente, se encarga del control y cumplimiento de los compromisos establecidos con el medidor elegido y analizará, en trabajos futuros, el modelo de negocio que mejor se ajuste a las necesidades del sector.

El concurso se convoca con el objetivo de establecer para el mercado español una medición de audiencias digitales y de impactos publicitarios consensuada, que incorpore novedades tecnológicas de vanguardia sin perder el rigor y la transparencia de la medición, mediante auditorías por terceros independientes, y que ayude a impulsar la actividad del negocio digital y su capacidad de generar ingresos.

El Consejo de Europa aborda en un informe los efectos de la priorización de contenidos en línea

El Consejo de Europa (CoE) acaba de publicar “Prioritisation uncovered” (La priorización al descubierto), un informe sobre la priorización de contenidos online. En él, el CoE presenta un análisis de la situación actual de la visibilidad de contenidos de servicio público y los efectos sobre esta de las estrategias actuales de priorización online. Además, el informe ofrece toda una serie de medidas para hacer avanzar la regulación de estas prácticas y las herramientas que tienen las audiencias a la hora de acceder a la información online.

Los procesos de priorización de contenido hacen referencia al diseño y decisiones algorítmicas que discriminan o promocionan un contenido por delante de otro a través de hacer que sea más accesible o tenga mayor prominencia en diferentes dispositivos o interfaces. De esta forma, se podría provocar que determinados contenidos tengan un mayor alcance que otros, o, incluso, que haya mayor probabilidad de que determinadas audiencias accedan a ellos.

Actualmente esta priorización se hace en base a una serie de criterios tanto comerciales como no comerciales, dejando de lado las necesidades reales de información de servicio público de las audiencias. Al mismo tiempo, los medios de comunicación tradicionales regulan esta priorización de contenido en base a una serie de reglas, en muchos casos, establecidas legalmente. No obstante, según el informe del CoE, en el caso de internet, la práctica de esta priorización en medios online no está suficientemente regulada.

De acuerdo con el informe, los medios y las empresas que actúan como intermediarias en la distribución de contenidos fomentan el acceso al contenido a través de diversas herramientas como las guías electrónicas de programación (EPG), los feeds de las redes sociales, los resultados de búsqueda, las interfaces de usuario y otros procesos algorítmicos. Estas herramientas utilizan una serie de algoritmos que en base a ciertos criterios promocionan una información sobre otra y se la sirven al usuario de manera (hasta cierto punto) personalizada.

El informe destaca la relevancia de estas estrategias en el debate sobre el papel de internet como medio de transmisión de información. Con la creciente importancia de la información online, el impacto que tiene la accesibilidad del contenido sobre el tipo de contenido que se consume se ha vuelto una cuestión clave, especialmente por la influencia potencial que puede tener a la hora de dirigir a las audiencias hacia una información determinada.

Si bien el debate en torno a esta cuestión ya se ha incorporado a la agenda de políticas públicas a nivel nacional en distintos países, de acuerdo con el informe, aún no hay un enfoque coordinado y es necesario aumentar el conocimiento sobre las necesidades específicas de esta área. El Consejo de Europa remarca especialmente que, hasta el momento, el debate se ha enfocado en la censura de determinados contenidos a través de su eliminación o a su penalización en los resultados de búsqueda mientras que, hasta cierto punto, la priorización se ha mantenido al margen del debate.

Como establece en el informe, para el Consejo de Europa la priorización de contenido puede ser una amenaza para la protección de la democracia, el imperio de la ley y los derechos humanos, incluido el de libertad de expresión. El informe destaca el papel que la falta de transparencia y de conocimiento público sobre los procesos bajo los cuales se prioriza el contenido. De acuerdo con las conclusiones del informe, es necesario revisar la legislación actual con el objeto de adecuarla a una realidad, la de los medios en la actualidad, que ya ha cambiado.

Una de las necesidades que destaca el Consejo de Europa es la de asegurar que los Medios de Servicio Público mantengan su relevancia y sean capaces de cumplir la función pública que les corresponde. Entre las medidas que sugiere el informe está el establecimiento de unos estándares mínimos legales, operativos y técnicos sobre los procesos de priorización de contenido. El informe propone una combinación de requisitos legales e incentivos dirigidos a promover las buenas prácticas además de iniciativas para informar a la población y el establecimiento de reglas que busquen la independencia de quienes actúan como intermediarios en la distribución de información respecto a los gobiernos. Por otro lado, el informe también hace hincapié en la importancia de promover la transparencia en torno a las formas en las que se prioriza el contenido para que las audiencias sepan a qué se exponen.

Además, dado que actualmente la priorización se decide en base a criterios tanto comerciales como no comerciales el Consejo de Europa también considera necesario que estos criterios estén sujetos a auditorías independientes para prevenir el mal uso de esta priorización.

Acceso al informe AQUÍ

El Brexit reducirá el mercado audiovisual de la Unión Europea

De acuerdo con el Observatorio Audiovisual Europeo, la salida de Reino Unido de la Unión Europea como consecuencia del Brexit tendrá un impacto significativo en el mercado audiovisual de la Unión Europea, al tiempo que aparecerá un poderoso competidor fuera de ella.

Hasta el momento, Reino Unido ha sido uno de los principales centros de canales de televisión en la Unión Europea, pero tras el Brexit se unirá a otros dos poderosos competidores -Rusia y Turquía- fuera del ámbito de la unión.

Por otra parte, la Unión Europea perderá el 14% del mercado publicitario europeo, pasando a tener una cuota del 73% frente al 87% actual.

Finalmente, el mercado de la UE de servicios de televisión por suscripción pierde a un 11% de sus clientes de pago mientras que los proveedores de contenidos audiovisuales bajo demanda (SVOD, por sus cifras en inglés) pierden un 23%.

La lectura de noticias y el acceso a las redes por los españoles se reduce, según una encuesta del INE

En los últimos años el porcentaje de españoles que lee noticias en internet y accede a redes sociales se ha ido reduciendo, según se desprende de los datos de la Encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación en los hogares del Instituto Nacional de Estadística.

No se trata de una caída importante -casi podría hablarse de un estancamiento- y debe tenerse en cuenta que se trata de porcentajes calculados sobre el conjunto de la población española entre 16 y 74 años, que han declarado haber realizado alguna de estas actividades por motivos particulares en los últimos tres meses.

De todas formas, en el último año se produjo un repunte en ambas actividades, probablemente como consecuencia de la mayor demanda de información como consecuencia de la crisis del COVID-19.

Los puntos más altos de utilización de estos servicios de internet en la última década se situarían en 2015, para la lectura de noticias, y en 2017, para el acceso a redes.

Debe reseñarse que al comienzo de la década (2011) el porcentaje de españoles que había utilizado internet en los últimos 3 meses era el 66,5, mientras que en 2020 alcanzaba el 93,2%.

ADVERTENCIA: Por error, en la redacción anterior no se contabilizaron los datos de 2020, donde se ha producido un repunte tanto en la lectura de noticias como en el acceso a las redes sociales. Pese al mismo, los niveles de ambas actividades se encuentran por debajo de los máximos alcanzados a lo largo de la última década y ello pese a la excepcionalidad de la situación que se está viviendo.

Un informe del Instituto Reuters analiza los cambios en la producción de noticias por el COVID-19 y los movimientos sociales

El estudio del Instituto Reuters Changing newsrooms 2020, publicado a finales de octubre, destaca que los confinamientos y las restricciones de seguridad han cambiado la forma en que las noticias se producen. Además, considera que el COVID-19 ha aumentado la incertidumbre económica, después de una caída considerable de los ingresos publicitarios, de los despidos masivos y de una mayor presión sobre una industria que ya soportaba desafíos considerables.

Un 55% de los encuestados destaca que las prácticas de trabajo en remoto pueden haber tenido el efecto de hacer las organizaciones más eficientes. Al mismo tiempo se mostraban preocupados por el impacto que pudieran haber tenido en la creatividad y el trabajo en equipo. Cerca del 80% sienten que el trabajo en remoto complica la creación y mantenimiento de relaciones.

De cualquier forma, muchas de las empresas de noticias podrían continuar operando de una forma más flexible. Casi la mitad de los encuestados (48%) decían que sus empresas planeaban reducir el tamaño de sus instalaciones. Así, el estudio concluía que, en el futuro, las redacciones híbridas (con parte del personal en la oficina y otra en remoto) podrían seguir siendo una parte integral del futuro de los medios.

Al mismo tiempo, los sucesos de los últimos meses han sacado a relucir una serie de cambios sociales y generacionales que están desafiando a las redacciones en otros aspectos. El movimiento Black Lives Matter ha traído consigo un mayor escrutinio de las injusticias raciales y las desigualdades sociales que cuestionan directamente la cobertura mediática de este tipo de temas.

Aunque los encuestados manifestaban que había habido un progreso significativo en la eliminación de las brechas de género, raciales, políticas y de las relativas a otras formas de diversidad, se mostraban reacios a afirmar que hubiesen desaparecido.

De acuerdo con los resultados del estudio, la mayoría de las organizaciones recogen datos sobre la diversidad de sus empleados y su dirección. Al mismo tiempo, algo más de un 40% manifestaba que sus empresas monitorizaban la diversidad de sus colaboradores y entrevistados y un 46%, que tenían a una persona al cargo de la gestión de la diversidad, la equidad y las prácticas inclusivas. Sin embargo, sólo un tercio de las empresas estaban dotadas de un presupuesto destinado a fomentar la diversidad. Además, mientras que muchos de los encuestados creían que sus organizaciones lo están haciendo bien en los niveles profesionales más bajos (84%), sólo una minoría (37%) sentían que fuese así en los niveles superiores.

Los problemas crecientes de la industria han impactado negativamente en la confianza de los directivos en sus capacidades para atraer y retener talento, especialmente para los cargos no editoriales. Además, destacaban que no están en condiciones de competir a través de las ofertas salariales y otros beneficios con otras industrias.

Para la elaboración del informe, el Instituto Reuters entrevistó a una serie de líderes de la industria por todo el mundo acerca de cómo se estaban adaptando sus organizaciones a estos desafíos internos y externos. El tamaño de la muestra fue de 136 entrevistados de 38 países y las entrevistas se realizaron entre el 21 de septiembre y el 7 de octubre de 2020.

Acceso al estudio AQUÍ

La opinión de los españoles sobre los medios ha empeorado durante el coronavirus

La opinión que tienen los españoles de los medios de comunicación social ha empeorado sensiblemente a lo largo de la crisis del coronavirus, según se desprende de los datos de dos encuestas realizadas por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en los meses de junio y octubre.

Si el pasado junio era el 37,7% de los encuestados quienes respondían que su opinión sobre los medios de comunicación social había empeorado, el porcentaje se elevó al 47,7% el mes pasado. Al tiempo, para quienes había mejorado se redujo del 26,3 al 22,9%. Unos porcentajes estos muy similares a los de que no habían cambiado de opinión 27 y 22%, respectivamente.

Debe reseñarse que, en términos generales, se ha producido un empeoramiento de la opinión que los españoles tienen de todas las instituciones, ya que solo en un caso -el del personal docente (maestros/as, profesores/as, educadores/as, etc.)- crece el porcentaje de quienes declaran que su opinión ha mejorado.

Perspectiva DigiMedios: El empeoramiento de la opinión de los españoles sobre los medios de comunicación como institución debería mover a la reflexión de esos medios, ya que contrasta con el indudable esfuerzo que se ha hecho para cubrir informativamente la pandemia del COVID-19.

FCyT señala de nuevo la falta de transparencia de grupos y medios de comunicación en España

Ningún grupo ni medio de comunicación español, de los 21 incluidos en el informe Primera Plana 2019, alcanza la clasificación de “transparente” en las áreas de propiedad, gobierno corporativo, información económica, creación y divulgación de contenidos y cumplimiento normativo.

Este informe, realizado por la Fundación Compromiso y Transparencia, evalúa en función de 19 indicadores referidos a las áreas citadas cuál es el grado de transparencia de las compañías españolas, haciendo una distinción entre las cotizadas (que tienen unas obligaciones legales de transparencia mayores) y las compañías no cotizadas.

En el informe de este año solo alcanzan la categoría de “traslucidos” (en parte como consecuencia de las obligaciones citadas) los grupos cotizados Atresmedia, Mediaset, Prisa y Vocento, mientras que caen en la categoría de “opacos” el cotizado Unidad Editorial (en realidad, su matriz RCS MediaGroup) y los no cotizados: Ara.cat, Cope, Diario Prensa Digital (elDiario.es), El León del Español (El Español), Grupo Godó (La Vanguardia), Henneo (Heraldo de Aragón), Hermes Comunications (El Punt Avui), Intereconomía, Grupo Joly, Dos Mil Palabras (Okdiario), Grupo Planeta (La Razón), Grupo Prensa Ibérica (El Periódico), Promicsa (Diari de Tarragona), Grupo Segre, Titania (El Confidencial) y Grupo Voz de Galicia.

Dentro de sus conclusiones, el informe de Compromiso y Transparencia señala que “los grupos de comunicación españoles siguen sin ser muy conscientes de los riesgos que afectan a su credibilidad e independencia editorial”. Además, y paradójicamente, “las empresas de comunicación, cuya influencia a la hora de configurar los valores de la sociedad resulta incuestionable, constituyen uno de los sectores más opacos. La gravedad de este hecho no se puede suavizar en unos momentos en los que la credibilidad de las instituciones y personas está siendo sometida a un constante asedio por el auge de las fake news”.

Acceso al informe AQUÍ

La mitad de los hogares con acceso a internet usa plataformas de pago para ver contenidos audiovisuales

En medio de la pandemia -el trabajo de campo se realizó en mayo y junio pasados- el 49% de los hogares españoles que tenían acceso a internet utilizó plataformas de pago (como Netflix, HBO o Movistar TV) para ver contenidos audiovisuales, incluidas series de televisión, según los datos del Panel de Hogares CNMC, que Competencia mantiene junto al ente público Red.es. Ese porcentaje es doce puntos superior al que se registraba en el mismo periodo del año pasado.

Aumenta el desfase entre los abonados a la TV de pago y los ingresos que aportan

En el primer trimestre de este año los ingresos de la TV de pago se redujeron en un 2,9% al pasar de los 563,57 millones del año pasado a los 547,21 millones de este, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En ese periodo, el conjunto de los ingresos del sector audiovisual se redujeron entre ambos trimestres el 5,5% hasta los 1.463,18 millones de euros. Debe señalarse que el descenso fue en cierta medida amortiguado por las subvenciones a los medios públicos, puesto que sin tener en cuenta estas el descenso habría ascendido hasta el 7,1%.

Dicho descenso se ha debido en buena parte al retroceso de la inversión publicitaria en televisión y radio que fue del 11,2% al pasar de 524,48 millones a 465,74 millones de euros entre ambos trimestres.

Por lo que se refiere a la televisión de pago, debe destacarse que continúa aumentando la brecha entre ingresos por abonado y número de abonados. Si se toma como base el ejercicio de 2005, en estos tres lustros el número de abonados habría crecido en un 151%, mientras que los ingresos por abonado se habría reducido en un 40%. Estos porcentajes, en cualquier caso no incluyen las cuotas abonadas por los españoles a las plataformas internacionales de distribución de televisión (Netflix, HBO, Disney, etc.) de las que no hay información desagregada de sus ingresos y abonados en nuestro mercado.

Por lo que se refiere a la televisión convencional en abierto, sus ingresos publicitarios se redujeron en un 10,1% hasta los 380,1 millones de euros.

Los de la radio, por su parte, cayeron el  19,2% hasta 73,37 millones.

Los ingresos de los principales operadores fueron: Movistar, 413,63 millones (el 75,6% de la TV de pago), Mediaset, 163,05 millones (el 42,9% de la TV en abierto) y Atresmedia, 170,28 millones (el 44,8% de la TV en abierto) aunque en esta cifra va incluida la facturación de Onda Cero Radio. .

AIMC lanza una herramienta que mejora la definición de los targets para la publicidad programática

La Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC) va a lanzar en las próximas semanas AIMC Live: Active target, una herramienta que, partiendo del estudio media-producto AIMC Marcas, permite profundizar, definir y diseñar cualquier target, conociendo sus hábitos de navegación.

Gracias a esta herramienta, según explica AIMC en un comunicado, anunciantes y agencias tienen a su disposición un sistema riguroso y transparente para las campañas de publicidad programática, lo que facilita un mayor control del proceso.

Con el fin de disponer de toda la información necesaria, desde el año pasado AIMC Marcas, además de recopilar las respuestas de los entrevistados sobre sus hábitos de consumo de productos, medios y marcas, recoge también sus datos de navegación en tiempo real.

Con toda esa información y una vez seleccionado un target concreto al que se desea dirigir la campaña, AIMC Live permite confirmar si dicha muestra es lo suficientemente robusta y, por medio de algoritmos de inteligencia, elevar dicho target a una data de usuarios reales de internet, sobre los que activar la campaña.

Con esta herramienta se unifica todo el proceso de las campañas de publicidad programática, rompiendo las barreras existentes entre la parte estratégica y la parte táctica y de activación, para tener un control total de la misma. Así se consigue, según AIMC, “un sistema riguroso y transparente a la hora de realizar campañas de publicidad programática que alcancen los objetivos diseñados en la estrategia”.

Durante la presentación de AIMC Live, los responsables de la asociación señalaron que anunciantes, agencias y medios salen beneficiados con la herramienta. Los dos primeros porque cuentan con una plataforma clara y simple de usar, y que emplea herramientas ya introducidas en el mercado. Para los medios porque pueden optimizar la venta de su inventario desde un planteamiento altamente profesionalizado, en una forma de comercialización -la programática- cada vez más utilizada.