La publicidad digital superó a la tradicional por primera vez en 2020, según el estudio i2p

En el ejercicio 2020, la publicidad digital representó el 52,2% de la inversión, frente a la tradicional o convencional que captó el otro 47,8%, según el estudio i2p, que realiza la consultora Media HotLine , con datos de la compañía de control de la inversión Arce Media. Un año antes el reparto había sido del 41,7/58,3% respectivamente.

En el ejercicio, la inversión publicitaria alcanzó los 5.345,2 millones de euros, un 17,2% menos que en 2019 cuando fue de 6.451,6 millones. Según Media HotLine, “La caída de la inversión publicitaria ha estado estrechamente ligada a la situación de crisis sanitaria producida por la pandemia COVID-19 y los sucesivos decretos de estado de alarma decretados por el Gobierno…” De hecho, en el periodo marzo – junio el mercado publicitario perdió 897 millones de euros, el 81% del total perdido en el año.  

En el caso de los medios (televisión, diarios, radio, exterior, revistas, dominicales y cine) e incluidas sus versiones digitales, la inversión publicitaria alcanzó los 3.045,5 millones, frente a los 3.942,2 millones de un año antes, lo que representa un descenso del 22,7%. Estos medios representan el 57% de la inversión publicitaria.

Un segundo grupo de soportes, que incluye portales, comercio electrónico, y weblogs, entre otros, captó 193,2 millones de euros (236,4 millones en 2019), con un descenso del 18,3%.

Finalmente, el grupo de soportes que incluye influyentes, clasificados digitales, redes sociales y enlaces y búsquedas ascendió a 2.106,5 millones, un 7,3% menos que los 2.273,0 millones de un año antes.

Comscore, GfK, Ipsos y Nielsen compiten en el concurso para la medición de audiencias digitales

El pasado viernes finalizó el plazo para la presentación de ofertas al concursos de medición de audiencias digitales y, según una información de la Asociación Española de Anunciantes (que junto a la AIMC e IAB Spain convocaba el concurso),  se han presentado cuatro compañías: Comscore -junto con Kantar y Telefónica-, GfK, Ipsos y Nielsen.

A partir de ahora se abre un plazo para la valoración de las ofertas por las asociaciones citadas. Se estima que el fallo definitivo se produzca a finales de este primer trimestre de 2021.

La duración prevista de la adjudicación es de tres años.

La audiencia de los informativos diarios de televisión en 2020 superó desde marzo a la de los dos años anteriores

Con la irrupción de la pandemia de la COVID-19 a partir de marzo de 2020, la audiencia ponderada de los informativos diarios de mediodía y noche fue superior a la registrada en los dos años anteriores, según una información elaborada por DigiMedios a partir de los informes mensuales de la consultora Barlovento Comunicación.

Con la excepción de los meses de marzo y abril, cuando comenzó la pandemia, la evolución de esas audiencias siguió un patrón similar a las de 2018 y 2019, es decir con un descenso en los meses de verano, para comenzar a recuperarse en el mes de septiembre.

Debe destacarse, eso sí, que al igual que en marzo y abril el crecimiento de la audiencia de dichos informativos alcanzó el 38%, en los meses de noviembre y diciembre, cuando suele fecharse la segunda ola de la epidemia, también se registraron crecimientos notables respecto a 2019, del 11,9 y del 15,6%, respectivamente.

En número de espectadores, los informativos de marzo y abril captaron unos 2,5 millones de espectadores más que el año anterior, mientras que los de noviembre y diciembre reunieron entre 0,8 y 1 millón más de espectadores.

Las predicciones del Instituto Reuters para 2021 apuntan hacia un ejercicio con un cambio digital “súbito y profundo”

Como cada año, los primeros días de enero son el momento para hacer públicas las predicciones que, se espera, se materializarán a lo largo del año. El Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (RISJ) ha hecho públicas las suyas y en primer lugar destaca que tras un ejercicio de 2020 marcado por la pandemia de la COVID-19 que ha quebrado viejos hábitos de consumo de medios, el presente “será un año de cambio digital súbito y profundo”.

Para el RISJ este año también será un año de reestructuración económica en el que los medios se volcarán en la suscripción y el comercio electrónico, pero en el que -advierte el informe- “los medios que aún dependen de los ingresos por productos impresos o publicidad digital afrontan un año difícil, con más fusiones, recortes y cierres”.

En relación con esto último hay que recordar que, según los datos aportados en el último encuentro Claves 2021, organizado por la Asociación de Medios de Información (AMI), los ingresos de los diarios de nuestro país aún proceden en un 69% (73% en 2019) de sus actividades convencionales (ventas de ejemplares y publicidad convencional) y el 31% (27% en 2019) restante de la publicidad digital.

Dado el esfuerzo realizado por las editoras españolas a lo largo del último año para poner en marcha sus muros de pago, el ejercicio en curso será decisivo para conocer el impacto que tienen en sus cuentas los modelos de ingresos centrados en los lectores.

Según los datos del informe del Instituto Reuters, tres cuartas partes (el 76%) de su muestra de editores, consejeros delegados y líderes digitales dice que la COVID-19 ha acelerado sus planes de transición digital que incluyen más trabajo en remoto y un cambio acelerado hacia los citados modelos de ingresos.

Entre las predicciones también se recoge la preocupación por crear en el seno de los medios una cultura más innovadora. Según la encuesta realizada por el RISJ, las mejores formas de generar ideas novedosas proceden del conocimiento de la audiencia y del análisis de las métricas (74%), de los equipos multidisciplinares (68%) y del aprendizaje de lo que hacen otros medios (48%).

En este sentido, los encargados de producto desempeñan un papel crucial para coordinar y dar forma a la innovación digital.

Más información sobre el informe del RISJ AQUÍ

Antena 3 consolida su liderazgo de los informativos diarios en un año marcado por la pandemia

En 2020, los informativos diarios de mediodía y noche de Antena 3 captaron en promedio 2,338 millones de espectadores, por delante de los 2,160 millones de Telecinco, según los datos de la consultora Barlovento Comunicación, a partir de la información cuantitativa de Kantar Media. Un año antes, la distancia entre ambas ofertas informativas había sido de solo 3.000 espectadores.

A cierta distancia se situaron los informativos de La 1 de Televisión Española (1,728 millones) y de La Sexta (1,220 millones).

Las audiencias del año 2020 han estado muy influidas por el desarrollo de la pandemia de la COVID-19. De hecho, la audiencia conjunta de las cuatro ofertas ascendió a 7,446 millones de espectadores, el 14% más de lo que captaron los cuatro canales en 2019. Hay que recordar que ese año, además, Cuatro, del grupo Mediaset, todavía tuvo informativos diarios (con unos 665.000 espectadores).

Las audiencias de los espacios informativos, en cualquier caso, fueron de más a menos, como se reflejaba en una información anterior (ver AQUÍ). En el mes de marzo, los cuatro canales alcanzaron una oferta conjunta de 9,569 millones de personas.

La información de la consultora se refiere a la audiencia promedio de los informativos de mediodía y noche de lunes a domingo.

La AEEPP se transforma en Club Abierto de Editores (Clabe)

Coincidiendo con su vigésimo aniversario, la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas hizo público a comienzos de diciembre su cambio de identidad para transformarse en Club Abierto de Editores.

Según su presidente, Arsenio Escolar, “Estamos en una nueva etapa de cambio de nombre, de imagen y de gestión, queremos tener una posición de liderazgo en la recuperación del sector de medios, junto a otras asociaciones con la que hemos aunado fuerzas en una plataforma de editores en la que ya están Clabe, ARI, Coneqtia y Arce y a la que invitamos a todas las organizaciones del sector”, señala Arsenio Escolar.

Todavía como AEEPP, la asociación elaboró el pasado marzo un documento, remitido al Gobierno, solicitando la adopción de un plan de choque para la recuperación del sector. Ahora, ya como Clabese pide al Gobierno y a las administraciones públicas que se haga una trasposición de la directiva de propiedad intelectual de forma que los editores tengan poder de negociación sobre sus contenidos. Por otro lado, también consideran fundamental, y así se va a solicitar, que el sector editorial sea una de las prioridades en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España y en la distribución del Fondo de Recuperación Next Generation EU.

Según los datos facilitados por Clabe, tiene 158 grupos empresariales asociados y cerca de 800 cabeceras de todos los formatos, temáticas y periodicidades representadas.

La agencia Knom ha realizado el trabajo de cambio de identidad corporativa.

La inversión publicitaria caerá el 21,6% en 2020, según el informe Claves 2021

La inversión publicitaria se situará a finales de este año en 3.573 millones de euros, lo que representa una caída del 21,6%, según las estimaciones realizadas por la consultora Media HotLine para el informe Claves 2021 de la Asociación de Medios de Información (AMI), que se acaba de presentar.

Dentro del capítulo publicitario, las estimaciones apuntan a que la publicidad en los medios tradicionales descenderá el 25,7% hasta 2.515 millones de euros, mientras que la de los medios digitales lo hará el 9,9% hasta 1.058 millones.

En el caso de los diarios, la cuota de la publicidad digital y la de papel, prácticamente se han igualado y ya representa el 49,9% la primera y el 50,1% la segunda.

Resultados de las editoras de diarios

El informe Claves 2021 recoge también las estimaciones del cierre del ejercicio de 2019, realizadas por la consultora Deloitte. El año pasado las editoras de diarios tuvieron unos ingresos de 1.238 millones de euros, frente a 1.300 millones de 2018, es decir, un 4,8% inferior, mientras que su resultado operativo fue de 43 millones, un 13,1% superior a los 38 millones de un año antes.

Por lo que se refiere a la estimación para 2020, la consultora prevé retrocesos del 23% en las ventas de ejemplares y del 21% en las correspondientes a la publicidad, lo que provocaría unas pérdidas operativas de 3,4 millones de euros.

Sólo el 38% de las personas confían en las noticias según el estudio Trust in News.

Menos de cuatro de cada diez personas en cuarenta países dicen que normalmente confían en las noticias (el 38%). De acuerdo con el estudio Trust in news, realizado por el Reuters Institute for the Study of Journalism (RISJ), en muchos lugares, la caída de la confianza en las noticias ha alcanzado cifras de dos dígitos en los últimos años.

Otra de las conclusiones del estudio es que, aunque el crecimiento del escepticismo podría ser consecuencia de un ecosistema de medios que tiende a pluralizarse, lo cierto es que la pérdida de confianza puede acabar siendo un obstáculo para que la ciudadanía se mantenga informada y tome decisiones fundamentadas. Si hasta ahora las plataformas y los políticos solían ser considerados como las principales fuentes de información poco fiable, en algunos países los periodistas comienzan a ser señalados como responsables.

En el estudio se destaca que una de las claves de la situación de la confianza en las noticias es que se trata de un fenómeno multicausal. Los desafíos que se presentan en la “provisión y la demanda de información” son diversos e involucran a diferentes grupos de personas. Por ello, buscar soluciones a problemas relacionados con esta actividad requiere de una gran especificidad a la hora de fijar objetivos.

Otra de las claves es que aún hay poca información sobre los efectos que los cambios de los modelos de distribución de las noticias están teniendo sobre la producción de noticias. De acuerdo con varios de los expertos consultados para el estudio, es probable que las plataformas dañen la confianza del público en las noticias al tiempo que, paradójicamente, contribuyen a que ese mismo público tenga mayores posibilidades de acceder a las noticias.

Al mismo tiempo, respecto a las iniciativas dirigidas a la transparencia, la educación mediática y la conexión con el público, el estudio destaca que “permanece brumosa la evidencia empírica sobre qué funciona, con quiénes y en qué circunstancias”. Esto podría dar lugar a iniciativas mal enfocadas y a recursos desperdiciados o, incluso, a “resultados contraproducentes”.

Por último, otra de las claves que destacan en el estudio es que, si bien los esfuerzos por mejorar la confianza pueden ser cruciales, los costos que podrían conllevar podrían entrar en contradicción con otras necesidades como la de pedir cuentas a quienes ejercen el poder. Además, esto requeriría atacar determinadas posturas sobre el proceso de producción de noticias que fomentan la desconfianza y que forman parte del ideario de determinadas comunidades, así como de los posicionamientos estratégicos de algunos líderes políticos, lo que podría provocar el alejamiento de parte de las audiencias.

El estudio del Instituto Reuters se ha realizado combinando la revisión de investigaciones sobre confianza en las noticias y entrevistas originales a periodistas de los principales medios y se ha enfocado sobre el entorno mediático de cuatro países democráticos: Brasil, India, Reino Unido y Estados Unidos.

En el caso de España, y como publicaba DigiMedios en el mes de mayo (con datos de un estudio de la UER y el Eurobarómetro), sólo el 10% de los españoles confían mucho en la información que les llega de los medios, cifra que se sitúa por debajo del promedio europeo.

Acceso al estudio AQUÍ

AIMC, IAB y AEA convocan el concurso para la medición de audiencias digitales

La comisión de seguimiento de la medición digital acaba de lanzar los pliegos del concurso para elegir un nuevo medidor de las audiencias digitales en España, tarea que hasta ahora desempeña ComScore Ibérica. La citada comisión está formada por la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC), la asociación de empresas de marketing digital IAB Spain y por la Asociación Española de Anunciantes (AEA)

El plazo para la recepción de ofertas se extiende hasta el 12 de febrero de 2021 y el fallo podría hacerse público dentro del primer trimestre del próximo año. La duración prevista de la adjudicación es de tres años.

La comisión de seguimiento, a través de una comisión permanente, se encarga del control y cumplimiento de los compromisos establecidos con el medidor elegido y analizará, en trabajos futuros, el modelo de negocio que mejor se ajuste a las necesidades del sector.

El concurso se convoca con el objetivo de establecer para el mercado español una medición de audiencias digitales y de impactos publicitarios consensuada, que incorpore novedades tecnológicas de vanguardia sin perder el rigor y la transparencia de la medición, mediante auditorías por terceros independientes, y que ayude a impulsar la actividad del negocio digital y su capacidad de generar ingresos.

El Consejo de Europa aborda en un informe los efectos de la priorización de contenidos en línea

El Consejo de Europa (CoE) acaba de publicar «Prioritisation uncovered» (La priorización al descubierto), un informe sobre la priorización de contenidos online. En él, el CoE presenta un análisis de la situación actual de la visibilidad de contenidos de servicio público y los efectos sobre esta de las estrategias actuales de priorización online. Además, el informe ofrece toda una serie de medidas para hacer avanzar la regulación de estas prácticas y las herramientas que tienen las audiencias a la hora de acceder a la información online.

Los procesos de priorización de contenido hacen referencia al diseño y decisiones algorítmicas que discriminan o promocionan un contenido por delante de otro a través de hacer que sea más accesible o tenga mayor prominencia en diferentes dispositivos o interfaces. De esta forma, se podría provocar que determinados contenidos tengan un mayor alcance que otros, o, incluso, que haya mayor probabilidad de que determinadas audiencias accedan a ellos.

Actualmente esta priorización se hace en base a una serie de criterios tanto comerciales como no comerciales, dejando de lado las necesidades reales de información de servicio público de las audiencias. Al mismo tiempo, los medios de comunicación tradicionales regulan esta priorización de contenido en base a una serie de reglas, en muchos casos, establecidas legalmente. No obstante, según el informe del CoE, en el caso de internet, la práctica de esta priorización en medios online no está suficientemente regulada.

De acuerdo con el informe, los medios y las empresas que actúan como intermediarias en la distribución de contenidos fomentan el acceso al contenido a través de diversas herramientas como las guías electrónicas de programación (EPG), los feeds de las redes sociales, los resultados de búsqueda, las interfaces de usuario y otros procesos algorítmicos. Estas herramientas utilizan una serie de algoritmos que en base a ciertos criterios promocionan una información sobre otra y se la sirven al usuario de manera (hasta cierto punto) personalizada.

El informe destaca la relevancia de estas estrategias en el debate sobre el papel de internet como medio de transmisión de información. Con la creciente importancia de la información online, el impacto que tiene la accesibilidad del contenido sobre el tipo de contenido que se consume se ha vuelto una cuestión clave, especialmente por la influencia potencial que puede tener a la hora de dirigir a las audiencias hacia una información determinada.

Si bien el debate en torno a esta cuestión ya se ha incorporado a la agenda de políticas públicas a nivel nacional en distintos países, de acuerdo con el informe, aún no hay un enfoque coordinado y es necesario aumentar el conocimiento sobre las necesidades específicas de esta área. El Consejo de Europa remarca especialmente que, hasta el momento, el debate se ha enfocado en la censura de determinados contenidos a través de su eliminación o a su penalización en los resultados de búsqueda mientras que, hasta cierto punto, la priorización se ha mantenido al margen del debate.

Como establece en el informe, para el Consejo de Europa la priorización de contenido puede ser una amenaza para la protección de la democracia, el imperio de la ley y los derechos humanos, incluido el de libertad de expresión. El informe destaca el papel que la falta de transparencia y de conocimiento público sobre los procesos bajo los cuales se prioriza el contenido. De acuerdo con las conclusiones del informe, es necesario revisar la legislación actual con el objeto de adecuarla a una realidad, la de los medios en la actualidad, que ya ha cambiado.

Una de las necesidades que destaca el Consejo de Europa es la de asegurar que los Medios de Servicio Público mantengan su relevancia y sean capaces de cumplir la función pública que les corresponde. Entre las medidas que sugiere el informe está el establecimiento de unos estándares mínimos legales, operativos y técnicos sobre los procesos de priorización de contenido. El informe propone una combinación de requisitos legales e incentivos dirigidos a promover las buenas prácticas además de iniciativas para informar a la población y el establecimiento de reglas que busquen la independencia de quienes actúan como intermediarios en la distribución de información respecto a los gobiernos. Por otro lado, el informe también hace hincapié en la importancia de promover la transparencia en torno a las formas en las que se prioriza el contenido para que las audiencias sepan a qué se exponen.

Además, dado que actualmente la priorización se decide en base a criterios tanto comerciales como no comerciales el Consejo de Europa también considera necesario que estos criterios estén sujetos a auditorías independientes para prevenir el mal uso de esta priorización.

Acceso al informe AQUÍ