Prisa vende el resto de su participación en Media Capital a un grupo de inversores

El grupo de comunicación español Prisa ha cerrado la venta del 64,47% de la portuguesa Media Capital, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La operación se ha cerrado por un monto de 36,850 millones de euros y fue aprobada por Pluris Investments, a quien previamente Prisa había vendido el 30,22% del grupo audiovisual portugués por 10,500 millones de euros.

La operación, en cualquier caso, está supeditada a la aprobación de la misma por varios acreedores de Prisa y de las autoridades regulatorias.

Según las estimaciones de Prisa esta transacción supondrá una pérdida contable en las cuentas individuales y consolidadas de Prisa de aproximadamente € 48,5Mn.

De acuerdo con un comunicado del grupo español “la operación se enmarca en la política de desinversión de activos no esenciales iniciada hace unos meses, y está en línea con la hoja de ruta ya anunciada de focalización en sus activos de educación y medios de comunicación estratégicos”.

Más información AQUÍ

La Administración Central solo invirtió el 58% de la publicidad prevista en 2019

El año pasado la Administración Central invirtió en publicidad 131,219 millones de euros, el 3,3% menos que los 135,657 millones de 2018, según los datos contenidos en el Informe Anual 2019 de Publicidad Institucional. La cifra invertida es el 58% de la prevista en el plan de comunicación para el año pasado.

La cifra total de inversión se desglosa en 25,915 millones de publicidad institucional propiamente dicha (es decir, la desarrollada por los ministerios en campañas genéricas de información) y 105,304 millones de la publicidad denominada comercial, realizada por organismos dependientes de la Administración y que con frecuencia busca promocionar determinados bienes o servicios, como las loterías, el turismo, o las publicaciones.

El reparto por soportes de la inversión de publicidad institucional propiamente dicha muestra con claridad el desplazamiento desde los diarios hacia internet, así como el peso creciente de la publicidad exterior desde hace poco, probablemente como consecuencia de la digitalización de los soportes..

El resultado de explotación de Mediaset se redujo el 42,4% en el primer semestre

En la primera mitad del año, el mercado audiovisual (televisión y digital) donde opera el grupo Mediaset  se redujo, según datos de Infoadex facilitados por el operador, en un 28,5% hasta los 1.037,8 millones de euros, según la información enviada por el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La actividad de todos los grupos de comunicación -incluidos los audiovisuales- se ha visto seriamente afectada por la epidemia del Covid19 y el estado de alarma que se decretó para hacerle frente.

Entre enero y junio, los ingresos de explotación de Mediaset alcanzaron los 375,1 millones de euros, un 22,3% menos que los 482,5 millones del mismo periodo del año anterior. El menor descenso del grupo en relación al mercado se debió al aumento de la partida de otros ingresos (61,1 millones), que se duplicó gracias fundamentalmente a las ventas de contenidos.

El comportamiento del negocio tradicional de Mediaset (la explotación de sus propios canales) se resintió y los ingresos se redujeron el 31,3% hasta los 325,1 millones de euros.

En cualquier caso, como destaca Mediaset en su información, el capítulo de otros ingresos sigue ganando peso dentro de los totales del grupo y este semestre representaron el 16,3% de los ingresos netos.

Como consecuencia de lo anterior, el resultado de explotación del grupo audiovisual cayó el 42,4% al pasar de 154,2 millones en 2019 a 88,9 millones este año.

Por lo que se refiere al resultado antes de impuestos de Mediaset en el primer semestre ascendió a 90,4 millones (-43,2% desde 159,2 millones).

Entre los acontecimientos relevantes del semestre cabe reseñar que, a comienzos de agosto, la compañía comunicó a la CNMV que desistía  “de la operación de fusión por absorción de Mediaset España y Mediaset S.p.A.”. El motivo del desistimiento era “la imposibilidad de concluir ésta dentro del término previsto por la normativa holandesa, antes del 2 de octubre de 2020”. Con posterioridad, algunos medios han informado de que, además, un tribunal holandés (país que iba a albergar el grupo fruto de la fusión) se había opuesto a la operación.

Mediaset desiste de la fusión entre Mediaset España y la italiana Mediaset

El pasado 5 de agosto, Mediaset España remitió un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el que comunicaba que desistía  “de la operación de fusión por absorción de Mediaset España y Mediaset S.p.A. por parte de Mediaset Investment N.V.”, que se había aprobado en una junta general extraordinaria en septiembre de 2019.

El motivo del desistimiento era “la imposibilidad de concluir ésta dentro del término previsto por la normativa holandesa, antes del 2 de octubre de 2020”. Unos plazos que se habían vuelto irrealizables como consecuencia de varios aplazamientos marcados por decisiones judiciales derivadas de la oposición al proceso de fusión del grupo francés Vivendi, que es un accionista significativo de Mediaset.

Las ventas de contenidos televisivos se redujeron el 20,6% el año pasado

En el ejercicio 2019 las ventas de contenidos entre las compañías de televisión españolas se redujeron el 20,6% al pasar de 1.452,4 millones a 1.152,7 millones de euros, según los datos de la Comisión Nacional de la Competencia y los Mercados (CNMC).

De esta cifra, 726,6 millones correspondieron a canales de fútbol; 312,6 millones, a canales de televisión de pago de otras temáticas, y 113,4 millones, a producciones propias.

Ese dato de venta de contenidos, recogido en el Informe Económico Sectorial de las Telecomunicaciones y el Audiovisual, no refleja el conjunto de “los ingresos obtenidos por los operadores de televisión en abierto, los operadores de televisión de pago y las productoras de canales temáticos de pago, por la venta de producciones propias, la venta de canales de programación, la venta o cesión de derechos sobre contenidos y cualesquiera otros ingresos procedentes de la comercialización mayorista de contenidos audiovisuales”.

La cifra total ascendió a 3.360, millones de euros (3.464,4 millones en 2018), pero de ellos 2.207,6 millones correspondieron a ingresos intragrupo, es decir, compraventas en el seno de un grupo empresarial y, sobre todo a ventas de contenidos entre DTS y Telefónica de España, según señala el citado informe.

El resto de los ingresos permanecieron estables, con una cierta tendencia al aumento de las subvenciones (+4,2%) y menor de las televisiones (+0,1%).

El beneficio bruto de explotación de Unidad Editorial se redujo el 74% en el primer semestre

El grupo de comunicación Unidad Editorial cerró el primer semestre de 2020 con un beneficio bruto de explotación (es decir sin deducir amortizaciones ni impuestos) de 6,5 millones de euros, prácticamente la cuarta parte de los 25 millones del mismo periodo de 2019, según la información suministrada por su matriz, el grupo italiano RCS MediaGroup.

(Con posterioridad el grupo italiano amplió su información financiera facilitando el dato del beneficio de explotación (EBIT), que fue de 1,4 millones, frente a los 19,1 de hace un año).

En los primeros seis meses del año los ingresos de Unidad Editorial cayeron desde los 146,1 millones del año pasado hasta los 96,3 millones de este, afectados principalmente por los efectos de la epidemia de Covid-19. Las acciones realizadas por el grupo para contener los costes ascendieron a 13,1 millones de euros.

De acuerdo con la información facilitada por RCS MediaGroup, las suscripciones digitales de El Mundo durante estos meses crecieron con fuerza como consecuencia de los newsletters temáticos sobre la epidemia y por la organización de eventos online, aunque no cuantifica su número de suscriptores. Además, se lanzó el muro de pago del diario económico Expansión.

Por lo que se refiere a la publicidad online, este año ya representó el 57% de los ingresos publicitarios, cuando el año pasado fueron el 51%.

El beneficio de explotación de Atresmedia se redujo el 64,6% en el primer semestre

Entre enero y junio, el grupo de comunicación audiovisual Atresmedia redujo su beneficio de explotación en un 64,6% al pasar este de 93,982 millones de euros a 33,252 millones, según la información suministrada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El empeoramiento de su explotación ha estado provocado en gran medida por el retroceso de la inversión publicitaria en España. Los ingresos de explotación de Atresmedia en el semestre pasaron de 539,905 millones en 2019 a 374,954 millones este año. Por líneas de negocio el audiovisual representó el 95% y la radio, el 5% restante.

En consecuencia, el beneficio antes de impuestos del grupo se redujo en un 67,0% hasta los 28,829 millones de euros.

Divisiones

El área audiovisual de Atresmedia, conde se incluyen los canales Antena 3 y La Sexta, generó unos ingresos de 350,629 millones de euros (un 30,1% menos que hace un año), que procedían de la publicidad digital (83%), la producción y distribución de contenidos (8%) y publicidad digital (6%), correspondiendo el resto a otros ingresos.

El beneficio de explotación de la división cayó el 59,7% hasta 34,819 millones.

Por lo que se refiere a la división de radio, que incluye Onda Cero Radio, tuvo unos ingresos netos de 29,586 millones de euros, con una caída del 31,7% desde los 43,290 millones. De la publicidad, el 56% procedieron de la cadena y el 44% restante de las emisoras locales.

La caída de los ingresos hizo incurrir a la división en pérdidas de explotación de 1,567 millones, cuando el año pasado había tenido un beneficio de 7,491 millones.

Vocento incurre en pérdidas de explotación en el primer semestre

Entre enero y junio el grupo de comunicación Vocento generó unas pérdidas de explotación de 3,140 millones de euros, que contrastan con el beneficio de 4,748 millones del mismo periodo del año pasado, según la información facilitada por el grupo a sus inversores.

Las pérdidas de explotación han sido provocadas fundamentalmente por la caída de los ingresos provocada por la epidemia del Covid-19. Entre enero y junio, los ingresos de Vocento fueron de 163,696 millones, frente a los 193,840 millones de 2019, lo que representa un retroceso del 15,6%. En la información se señala que la caída de los ingresos en el segundo trimestre fue del 24,6%.

El retroceso de los ingresos fue mayor en el caso de las ventas de publicidad, que disminuyeron un 22,6% hasta 65,192 millones de euros (-31,3% en el segundo semestre), mientras que las ventas de ejemplares lo hicieron en un 11,3% hasta 59,184 millones.

Los ingresos de publicidad digital y comercio electrónico representaron el 44,5% de los ingresos de publicidad, es decir unos 29,010 millones de euros (el 17,7% de los ingresos totales).

En la información suministrada a sus inversores se destaca el efecto positivo que la situación de confinamiento ha tenido en las suscripciones digitales de los periódicos regionales que han puesto en marcha el sistema de pago ON+ y que llegaron a 53.000 a finales de junio, con un  crecimiento del +35%. Vocento prevé lanzar el muro de pago de ABC el próximo septiembre y poner en marcha ON+ en los regionales que quedan por hacerlo (El Comercio, de Gijón; Hoy, de Extremadura, Las Provincias, de Valencia).

La pérdida antes de impuestos ascendió a 8,346 millones cuando el año pasado se había logrado un beneficio de 2,866 millones.

Los ingresos de la editora de El Español crecieron un 13% el año pasado

En el pasado ejercicio El León de El Español Publicaciones, editora del diario digital El Español, crecieron un 13% al pasar de 8,230 millones a 9,293 millones de euros, según una información adelantada a la junta de accionistas de la compañía que ha publicado su canal económico Invertia.

Ese año, y tanto por el aumento de ingresos como por el recorte de costes, el resultado operativo se multiplicó por seis al pasar de 0,227 millones a 1,433 millones de euros.

El beneficio neto de la editora, según la misma fuente, ascendió a 0,364 millones de euros. La plantilla de El Español pasó de 79 a 94 trabajadores entre 2018  y 2019.

El riesgo para el pluralismo informativo en España es de grado medio, según el MPM20

El riesgo que corre el pluralismo informativo en nuestro país es de grado medio, según los datos de la edición de 2020 del Media Pluralism Monitor (MPM20), que realiza el Centre for Media Pluralism and Media Freedom (CMPMF) y cofinancia la Unión Europea. El equipo español ha estado dirigido por el profesor Pere Masip, de la Universidad Ramon Llull.

Como en años anteriores, la metodología del MPM se basa en una serie de parámetros -que suman varios indicadores- agrupados en cuatro temas: protección básica del pluralismo y la libertad de expresión; pluralismo del mercado; independencia editorial e inclusividad social. Cada uno de los parámetros se valora en porcentaje de riesgo: 0 a 33, riesgo bajo; 34 a 66, riesgo medio, y 67 a 100, riesgo alto.

En el caso de la protección básica en España, cuatro de los cinco parámetros reflejan un riesgo medio o bajo, pero el referido a protección del derecho a la información presenta un riesgo alto como consecuencia de reformas legales del Código Penal y la denominada “ley mordaza” que ponen en cuestión el derecho constitucional a la información y la libertad de expresión.

El apartado de pluralismo del mercado, aun recibiendo una valoración de riesgo medio (65%) linda con el riesgo alto. Ese riesgo elevado es consecuencia de las valoraciones que reciben los parámetros de concentración de medios informativos (81%), especialmente en la televisión y la radio; y concentración de plataformas online (70%).

En cuanto a independencia editorial, cuatro de los cinco parámetros muestran un riesgo medio, si bien destaca el caso de la autonomía editorial, con un riesgo del 63%, como consecuencia de la influencia política sobre los medios. Ello, en parte, es consecuencia de la ausencia de una protección específica para los responsables editoriales, al tratarse en su mayoría de medios privados. Del mismo modo esa falta de autonomía se sufre dentro de los medios públicos.

Finalmente, el apartado de la inclusividad social refleja también un grado de riesgo medio, principalmente como consecuencia de la mala valoración (88% de riesgo) que recibe el acceso de las minorías a los medios.

Como referencia de los datos a nivel europeo, cabe decir que los promedios son: protección básica del pluralismo (33% y 39%, en España); pluralismo del mercado (64%, 65%, en España); independencia editorial (47% en Europa y en España) e inclusividad social (52%, con un 49% en España). Con lo cual cabría concluir que la situación en España es ligeramente peor que el promedio europeo.