Un foro de debate pone de manifiesto la necesidad de unos ciudadanos formados para combatir las noticias falsas

Posted by | Filed under General | Feb 21, 2018 | Tags: , , | 1 Comment

Los riesgos de las noticias falsas en la sociedad democrática han sido el tema de un foro de debate “Noticias falsas. Confianza y configuración de la opinión pública en los tiempos de internet”, convocado por la Representación en España de la Unión Europea (UE) y la Asociación Española de Derecho del Entretenimiento (Denae) que tuvo lugar ayer en Madrid. Se trata del segundo en pocos días, tras el organizado la semana pasada por la entidad Red.es, dependiente del Ministerio de Industria.

Este encuentro coincide en el tiempo con los últimos días de la consulta pública que realiza la UE sobre este asunto y con los trabajos de un grupo de expertos de alto nivel que estudia el tema. Las conclusiones de ambos servirán para orientar la postura al respecto de la Unión.

El foro se organizó en tres mesas distintas –sobre la perspectiva sociopolítica, la de los medios de comunicación y la jurídica- y contó en la clausura con la presencia del secretario de estado de la Sociedad de la Información y  Agenda Digital, José María Lasalle.

En el transcurso de la primera mesa, la analista del Instituto Elcano Mira Milosevic  destacó que tras la confusión inicial entre noticias falsas, ciberataques y desinformación, las posiciones se inclinan ahora por considerar la desinformación como un fenómeno más amplio que las noticias falsas, y caracterizado por la existencia de una estrategia subyacente, que suele perseguir la desestabilización. “La misinformation se convierte en disinformation, cuando hay una estrategia detrás”, dijo Milosevic.

Francesc Vallés, director en la consultora Hill+Knowlton Strategies señaló que la globalización, la digitalización y la extensión de las redes sociales han provocado un aumento exponencial del fenómeno de las noticias falsas, agravado por la velocidad de transmisión y recepción de la información que impide procesarla y comprobarla. En este sentido, Vallés señaló que la forma de informarse se ha visto alterada en tres aspectos: desaparece el elemento de comparación, ya que, dice, es prácticamente imposible comprobar los hechos; ha disminuido la credibilidad de las fuentes de información, al ser más difícil saber quién dice qué, y  se ha extendido la desintermediación, como muestra la política a golpe de tuits.

Para el directivo de Hill+Knowlton estos cambios en la forma de informarse han impactado sobre el periodismo, al tiempo que alertó: “Si se profundiza y consolida la desintermediación, el periodismo se debilita y eso repercute en la calidad de la democracia”.

Abrió la mesa de los medios de comunicación el profesor Ramón Salaverría, de la Universidad de Navarra, matizando que en su opinión más que de noticias falsas debería hablarse de noticias falseadas, puesto que existe una intencionalidad detrás de ellas.

Salaverría pasó revista a los problemas que afectan a la información, como son la falta de transparencia sobre los emisores; la deficiente respuesta de los medios, al abandonar los filtros de calidad; la aparición de noticias falseadas en momentos especialmente delicados como las elecciones, y el efecto perverso de la combinación en el uso de algoritmos y la proliferación de información formalmente atractiva para el ciudadano. Además, el contexto indica, según él, que la situación puede ir a peor con la expansión de la inteligencia artificial, si en los criterios sigue primando la generación de tráfico sobre la veracidad de la información. A juicio del profesor de la Universidad de Navarra, todo esto “es grave para la sociedad, aunque puede ser bueno para el periodismo”, al hacer explícita la necesidad de su existencia.

En la mesa de los medios, la responsable de la compañía de publicidad digital Ligatus, Maylis Chevalier, se refirió al daño que el fenómeno de las noticias falsas provoca sobre el ecosistema  digital al coincidir con unos algoritmos que lo potencian. Pero, según la directiva de Ligatus, el problema no son los algoritmos en sí, sino sus creadores. “Demos a los algoritmos criterios periodísticos”, dice Chevalier, “es una gran oportunidad para el periodismo de calidad”.

Al abordarse los aspectos jurídicos del fenómeno de las noticias falsas, Vicente Moret, letrado de las Cortes, señaló que para afrontar este fenómeno se necesita actuar, en primer lugar, sobre la cultura digital de los ciudadanos, para pasar después a la necesaria autorregulación de los operadores y la exigencia de mayor transparencia en los algoritmos empleados en la distribución de información. Solo en cuarto lugar, señaló Moret, debe abordarse la regulación y hacerlo siempre teniendo en cuenta que no debe interferir en un proceso tan beneficioso como es el desarrollo de la digitalización e internet. Previamente, el letrado de la Cortes ya había señalado que “lo que no es legal offline no puede serlo online”, pero que para hacer cumplir esto se necesitan más herramientas que nuevas leyes.

Precisamente en la clausura del foro, el secretario de Estado José María Lasalle, volvió a referirse al papel de los ciudadanos y de las plataformas a la hora de combatir un escenario distorsionado por la desinformación deliberada, si bien reconoció que todavía no existe consenso para abordar el problema, debido a la gran cantidad de elementos que hay que considerar. De todas formas, Lasalle destacó que Europa se encontraba bien posicionada para liderar la reflexión sobre el mundo digital y los inconvenientes que le acechan, debido principalmente, a la pluralidad que caracteriza a Europa. Y en cualquier caso, las reformas que se hagan deberán ajustarse al conjunto de la UE, donde se está produciendo el proceso de reflexión y consulta antes mencionado.

Perspectiva DigiMedios

Varios de los intervinientes en el foro “Noticias falsas. Confianza y configuración de la opinión pública en los tiempos de internet” coincidieron al destacar la importancia de la formación de la ciudadanía a la hora de lidiar con el fenómeno de las noticias falsas, en particular, y del comportamiento en el mundo digital, en general.

Se trata de un aspecto más que evidente, aunque las perspectivas no sean todo lo halagüeñas que deberían, dada la ausencia de iniciativas formativas de calado –como campañas de alfabetización digital, por ejemplo-, pero también de debates sociales más amplios, más allá de la convocatoria de foros (sin duda útiles) más o menos especializados.

En el ámbito de la publicidad institucional nacional, por ejemplo, se echa en falta campañas para concienciar a la ciudadanía sobre hábitos sanos en materia de información en el mundo digital, al tiempo que se prevén dotaciones de 7 millones de euros para “informar a la Administración, empresas y ciudadanía de las diferentes acciones que se han puesto en marcha para la transformación digital del país”. En cualquier caso, no es competencia exclusiva de la Administración Central o autonómicas la realización de estas campañas, sino que debería extenderse también a medios y, sobre todo, a plataformas tecnológicas.

En cualquier caso, la experiencia vivida con la televisión, que llegó a tener una penetración prácticamente completa en la sociedad española, y a la que nunca se prestó la debida atención desde un punto de vista formativo  y de su influencia en los comportamientos ciudadanos, hace dudar del interés real de buena parte de los posicionamientos oficiales acerca de la lucha contra las noticias falsas y la necesidad de una ciudadanía más concienciada.

En este contexto no está de más recordar, como se hizo en el transcurso del foro, lo sucedido hace unos años cuando la oficina del Defensor del Pueblo recomendó a las administraciones nacional (entonces con un Gobierno del PSOE) y madrileña (con un Gobierno del PP) que arbitrarán los mecanismos necesarios para que, ante grandes concentraciones humanas y manifestaciones, ofrecieran una información veraz y unificada sobre las cifras de asistentes para evitar la sensación de desconcierto en la ciudadanía al recibir datos radicalmente distintos. Poco antes, un ciudadano había elevado una queja cuando la Delegación del Gobierno comunicó unos datos de asistencia a una manifestación de 76.875 personas, por los 550.000 calculados por la Comunidad de Madrid. La recomendación no tuvo ningún éxito.

One Response to “Un foro de debate pone de manifiesto la necesidad de unos ciudadanos formados para combatir las noticias falsas”


     
    2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 acuerdo AEDE AIMC Atresmedia Axel Springer CMT CNMC compra ComScore digital director EGM España estudio Google Grupo Zeta i2p Informacion informe ingresos internet inversión inversión publicitaria Mediaset Medios Prisa publicidad publicitaria resultados Schibsted Telefónica Televisión Unidad Editorial Vocento Zenith Vigía Zenthinela